Enlaces accesibilidad

Curiosidades históricas del capítulo 16

¿Qué medidas tomó Isabel contra los judíos?

Por
Isabel - Las primeras medidas contra los judíos

Es una de las decisiones que más controversia ha creado siempre que se ha estudiado la figura de Isabel: las medidas de la reina contra los judíos. Desde siempre se ha criticado que los Reyes Católicos expulsaran al pueblo que tantas veces había financiado sus grandes logros.

Le preguntamos a nuestros historiadores cómo empezó el acoso a los judíos.

Isabel toma medidas contra los judíos

Los problemas de convivencia en el Burgos que la reina acaba de recuperar sirven de percha para que los guionistas de la serie nos presenten algunas decisiones que Isabel tomó contra el pueblo judío para contentar a los nobles castellanos:

  • Se someterán a tribunales de justicia ordinarios
  • En los contratos de crédito los intereses se limitarán a un 30%
  • No hará falta la presencia un testigo judío para la firma de un contrato, bastarán dos cristianos

Y quizás los siguientes sean los puntos más dolorosos:

  • No podrán vestir ni brocados ni terciopelos ni adornos en oro y plata
  • Y se les señalará con rodela bermeja en la ropa

Sorprende la dureza de Isabel teniendo en cuenta que muchos de sus colaboradores son judíos. En el vídeo principal de esta noticia os presentamos a Abraham Senior, que llegó a ser Recaudador Mayor del Reino. Ángeles Irisarri, autora de Isabel, la reina nos explica lo importante que llegó a ser su figura: "Intervino en muchos asuntos importantes, tanto es así que los RR.CC. le otorgaron una sustanciosa pensión vitalicia, pues les prestó dinero para la guerra con Portugal y para la de Granada. En 1480, fue nombrado juez supremo de la aljama de Segovia y rabino mayor de Castilla, es decir, jefe de todas las aljamas del reino. Antes de la promulgación del decreto de expulsión de los judíos, Senior intentó detener la publicación, pero la decisión de los soberanos era inapelable, y no lo consiguió. Entonces optó por convertirse al cristianismo, siendo bautizado en el monasterio de Guadalupe, en solemne ceremonia, por el cardenal primado y apadrinado por Isabel y Fernando. Entonces adoptó el nombre de Fernando Pérez Coronel".

Entonces, ¿odiaban Isabel y Fernando a los judíos? Teresa Cunillera, asesora histórica de la serie insiste una temporada más: No. "La relación de Abraham Senior e Isabel es también muy interesante para que se rompan un poco los mitos. Puede parecer que tanto Isabel como Fernando odiaban a muerte a los judíos y no es así. La Inquisición es un tema mucho más complejo." Incluso, asegura la historiadora, que algunos escritos aseguran que Fernando podría tener origen hebreo. 

¿Se tomaron estas medidas en las Cortes de Madrigal? En principio no. Óscar Villarroel, profesor de Historia de la UCM nos explica que se trató de un proceso que se desarrolló de manera paulatina. Además no respondía a un deseo únicamente de los Reyes Católicos, los judíos se veían amenazados en toda Europa. "La monarquía castellana con los judíos siempre había tenido una relación un tanto especial. Pero desde el siglo XIV el papado intentó imponer una serie de normas en todo occidente. Como que los judíos tuvieran que llevar una marca especial, que tuvieran que vivir en barrios cerrados, que no conviviesen con cristianos, que no tuviesen negocios financieros... y eso en Castilla siempre había quedado en el aire." Hasta ahora el pueblo hebreo era un protegido, eran súbditos directos del rey. Con Isabel, los privilegios se acabaron, según Teresa Cunillera, por la presión que el Papa ejercía desde Roma.

Atentos a los próximos capítulos porque la maquinaria se ha puesto en marcha si atendemos a las palabras de Villarroel: "Poco a poco se iban a ir aceptando una serie de cambios que acabarán desembocando en la expulsión... o en la conversión."

¿Qué se decidió en las Cortes de Madrigal?

Probablemente en aquella reunión extraordinaria, la primera de Isabel como reina, no se trató el tema hebreo. Pero marcan un antes y un después en la política y el gobierno de Castilla.

Llama la atención, como destaca Manuel Fernández Álvarez en su libro Isabel  la Católica, el lugar escogido por la Reina para celebrar estas cortes: Madrigal de las Altas Torres, la villa donde nació. Isabel quiso darle la mayor solemnidad y significado posibles.

Con Castilla prácticamente en manos de Isabel y Fernando, muy pocos dudaban ya de la legitimidad de la hermana de Enrique IV. Ya se había encargado ella de dejarlo claro: ella era la elegida por Dios para gobernar Castilla. Así lo dicen sus monedas recién acuñadas: Reges Dei Gratia (Reyes por gracia divina).

"En las Cortes de Madrigal - nos explica Teresa Cunillera - ya se vieron las intenciones de estos reyes. Iban a reorganizar todo el sistema gubernamental. Van a crear una monarquía que va a tocar todos los temas de la vida política y social."

Villarroel coincide: "Supone uno de los primeros grandes pasos de la monarquía de los Reyes Católicos. Mostrarán cuál es la línea que van a seguir. Ellos gobiernan. Ellos son los reyes y la nobleza está solo para colaborar con ellos."

Irisarri nos explica algunos de los acuerdos a los que allí se llegó: "Se presentaron 42 peticiones, siendo la mayoría convertidas en leyes. Legislaron las Cortes sobre la seguridad de reino, administración de Justicia, Hacienda real; orden social y religioso; judíos y moros, cautivos, mudéjares y renegados; política mercantil y de comercio (moneda y transacciones; juegos de azar; cultura (libros); hidalguías, etcétera, y dieron la aprobación a la Santa Hermandad, que ya estaba operativa. Además, fue jurada la infanta Isabel como heredera de los reinos de Castilla y de León, a la muerte de su señora madre."

De la Santa Hermandad hablaremos más adelante, dentro de unas semanas, porque merece un capítulo aparte.

¿Por qué era tan importante tomar Burgos?

¿Qué le pasaba a los burgaleses con Isabel? ¿No querían a la de Madrigal como reina? ¿Es cierto que, como vemos en este capítulo 16, montaron una especie de farsa contra la usurpadora?

Según el profesor Óscar Villarroel, en esta época solo hay documentadas dos protestas de este tipo. Se trata de una licencia del equipo de guión, ya que si nos fijamos en las actas municipales de Burgos, vemos que la ciudad siempre estuvo al lado de la reina: "La ciudad permaneció fiel a Isabel y Fernando. Es el castillo que tenían los Estúñiga el que se decanta por Juana."

Teresa Cunillera asegura que fue vital la visita de Isabel a la ciudad: "Ahí fue cuando los indecisos se pasaron a su bando".

¿Pero por qué era tan importante Burgos? Siempre se consideró a esta ciudad como la cabeza de Castilla. De hecho, nos explica Villarroel, en las Cortes, Burgos tenía voto siempre, nunca dejó de ser convocada la ciudad a ellas. "Siempre había peleas en las Cortes para ver quién hablaba primero y Burgos siempre acaba hablando primero como cabeza de Castilla."

Fue una ciudad muy fuerte en cuanto a ganadería y agricultura. Pero en estos primeros años del reinado de Isabel empieza a despuntar como la capital castellana del comercio. La asesora histórica de la serie asegura que en parte  su importancia se debía a su situación: "Estaba cerca de los puertos del norte."

Y es que allí, como apunta Irisarri, se centralizaba todo el comercio de la lana: "Por esta época, en la ciudad de Burgos estaba la sede de la Mesta (del Honrado Concejo de la Mesta), una asociación de pastores y ganaderos, creada por Alfonso X el Sabio, que mantenía muchos privilegios y operaba en los reinos de Castilla y León (en 1480 se sumaría Aragón). Un gremio dedicado a la cría de ovejas (la merina) y a la exportación de la lana en bruto, es decir, sin manufacturar, que es lo que deja más dinero, a Inglaterra y Flandes sobre todo, a través de las siete villas del Cantábrico, entre ellas Bilbao, Laredo, San Vicente de la Barquera, etcétera. Además, Burgos con su singular catedral y sus magníficas iglesias, sus monasterios y sus hospitales, desde tiempos antiguos fue un hito esencial del Camino de Santiago."

Por cierto, aprovechamos la parada en Burgos para hablar de los Zúñiga. Seguro que a más de uno le ha picado la curiosidad y ha ido a buscar a este nuevo personaje. Se habrán fijado las mentes inquietas en que su nombre aparece en diferentes formas: 'Zúñiga', 'Estúñiga' e, incluso, 'Stúñiga' ¿Por qué tantas variaciones?

¿'El Artillero' existió realmente?

Cuando el capítulo 16 cayó en nuestras manos y vimos aparecer en escena a Francisco Ramírez de Madrid, 'El Artillero', no lo pudimos evitar... Nos fuimos directos a Google. Necesitábamos saber si era ficción o realidad... Resultó que la primera entrada que aparecía nos llevaba a Wikipedia...¡Una vez más el equipo de guión nos dejaba boquiabiertos con su rigor histórico! ¡Están en todos los detalles!

Por supuesto no dejamos pasar la oportunidad y les preguntamos a nuestros asesores por él:

Y sí, emparentó más que bien... con un personaje que aparecerá más adelante y que fue muy importante en la vida de Isabel, como nos cuenta Ángeles Irisarri: "Su segunda esposa Beatriz Galindo, llamada “La Latina”, gozó de abundante fama por haber sido profesora de latín de la reina Isabel, y por fundar dos hospitales y un convento en Madrid, además de dar nombre a un barrio en la capital. La notoriedad de Beatriz quizá solape la de Francisco, que siguiendo los deseos de Fernando, que suspiraba por disponer de una artillería como la que mantenían las ciudades italianas, consiguió dotar al ejército real de una potente arma destructiva."

¿Es Beltrán de la Cueva de fiar?

¿A quién no le sorprendió ver a Beltrán de la Cueva hincando la rodilla por Isabel? ¡Si él era el privado de Enrique! ¡Si a Juanita la llaman 'La Beltraneja"! Y ahora lo vemos luchando junto a Fernando en el campo de batalla.

Hemos querido saber si realmente cayó preso del bando portugués y parece ser que se trata de una licencia del guión, pero nos sorprende la historia real de lo que ocurrió con el supuesto amante de Juana de Avis:

¿Apoyó la Iglesia Católica a Isabel en la guerra contra 'La Beltraneja'?

Parece que el Papa no quiere mojarse demasiado y no termina por hacer público su apoyo a Isabel. Prefiere no tomar partido. El responsable de hacérselo saber a Isabel es el nuevo nuncio: Monseñor Franco ¿Quién era? ¿Qué poder tenía?

Roma no se la juega, pero los Jerónimos sí. Fray Hernando de Talavera, que en principio solo iba a ser confesor, se convierte en hombre de estado y consigue los fondos que Isabel necesita para pagar a sus soldados:

Cabrera se siente traicionado por Isabel

En el próximo capítulo veremos que uno de lo hombres de mayor confianza de la reina dudará de ella. Las medidas que Isabel toma traerán consecuencias que nadie se esperaba...