Paquito el chocolatero, la historia del pasodoble más popular

       
  • Se compone para las fiestas de moros y cristianos de Cocentaina
  •    
  • Se creó para ser desfilada no bailada
  •    
  • Los herederos tardaron 52 años en cobrar derechos de autor
       
Ampliar foto Durante la grabación

Durante la grabación

'La mitad invisible' es un programa sobre arte que pretende conocer en cada capítulo una obra de arte y a su autor, si lo tiene

Emisión:
Sábados a las 20h. en La 2

Blanca Flaquer - La mitad invisible 

Hay una música que está en todas las fiestas de nuestro país y como fiesta es cultura dedicamos esta Mitad Invisible al pasodoble Paquito el Chocolatero de Gustavo Pascual Falcó.

Juan Carlos Ortega visita Cocentaina, en la provincia de Alicante, para conocer los orígenes de este pasodoble. Pascual Falcó, un músico de pueblo nacido en 1909, compuso esta canción para las fiestas de moros y cristianos de su pueblo en 1937. Sus hijos, Carmen y Gustavo, nos explican cómo era su padre -“un hombre alegre al que le gustaba vivir, a pesar de su enfermedad”- y la historia de esta música: Paquito el Chocolatero era el nombre de su cuñado, al cual le dio a elegir entre tres composiciones. 
Pascual Falcó murió con 37 años sin conocer el alcance de sus composiciones. Su hijo Gustavo ha luchado durante más de 20 años para recuperar su nombre y que le reconociesen los derechos de autor. Pasaron 52 años hasta que la familia cobró de la Sociedad General de Autores. Una historia invisible y muy emotiva. 

un hombre alegre al que le gustaba vivir, a pesar de su enfermedad

Para entender la importancia y el contexto de Paquito el Chocolatero, Juan Carlos Ortega se adentra en el conocimiento del fenómeno de las bandas musicales en la Comunidad Valenciana. Participa en un ensayo de la Unión Musical Contestana, la banda de Gustavo Pascual; charla con Mario García y Juan Agulló, dos octogenarios músicos alumnos de Gustavo Pascual; conoce los orígenes de la música festera con el compositor y director Jose R. Pascual Vilaplana, y por último se pregunta por el valor social de esta música con el etnomusicólogo Pau Benavent.

Para conocer la fiesta de moros y cristianos asistimos a una embajada cristiana en San Vicente del Raspeig en Alicante con el subdirector de la Unión Nacional de Entidades Festeras de Moros y Cristianos: José Rafael Domene. El valor de la fiesta y la importancia de la música en ella nos acaban de situar en la historia de un pasodoble del que la mayoría de gente desconoce su origen. 

Un pasodoble que “mueve corazones” y “cambia estados de ánimo”, un claro ejemplo de que de la “sencillez puede salir algo grande”.

 

Comentarios

Espacio reservado para promoción
cid:38630