Enlaces accesibilidad

Las dietas de las famosas que no debes seguir

  • Algunas dietas que siguen las celebrities pueden perjudicar nuestra salud
  • Los expertos aconsejan que recurramos a un médico si queremos reducir peso

|

Por
Las dietas de las famosas - La mañana de La 1

A diario vemos en televisión y en las revistas a actrices, modelos y demás famosas en inauguraciones, fiestas o alfombras rojas con una característica predominante: una buena forma física. De vez en cuando también vemos o leemos que actrices como Julia Roberts o Jennifer Aniston hacen supuestamente unas dietas milagrosas.

¿En qué consisten estas dietas? ¿Son buenas para la salud? Según afirma la directora médica de la Clínica Sarabia de Bilbao, Rosa Sarabia, quien acudió como invitada a La mañana de La 1: "hay que tener cuidado con las dietas de las famosas". La razón es que seguramente las celebrities tengan un nutricionista que las controla y un entrenador personal.

Dietas perjudiciales para la salud

Sarabia ha explicado que muchas de las dietas de las famosas "eliminan nutrientes y afectan a todo el organismo". La dieta Yin Yang, seguida al parecer, por Julia Roberts, es macrobiótica y en ella predomina la ingesta de cereales integrales. Según manifiesta la doctora Sarabia provoca un déficit de calcio, vitamina D, vitamina B12 y puede provocar anemia por falta de hierro.

Una dieta asociada con la actriz norteamericana Jennifer Aniston, la dieta Detox, evita el consumo de lácteos, carne roja e hidratos de carbono. "Es una dieta muy desequilibrada porque solo se toman jugos de frutas, agua con limón o sirope y no hay ingesta de alimentos", sentencia la especialista.

La actriz de Sexo en Nueva York, Sarah Jessica Parker, sigue supuestamente la dieta Shapiro, un programa dietético en el que no debe superarse la ingesta de 1.800 calorías diarias. La doctora explica que se puede comer lo que uno quiera, pero si se elige comer donuts, por ejemplo, tienen más azúcar.

La dieta Dukan puede causar la muerte súbita

RTVE.es publicó una entrevista con Jean-Michel Cohen, un médico francés nutricionista de Sarkozy y profundo conocedor de las dietas. Sobre la dieta Dukan explicó que más que un régimen hiperproteico, es un régimen disociado a base de proteínas.

Según este doctor, los riesgos físicos de la dieta Dukan pueden ir desde la pérdida del cabello, el mal aliento, el estreñimiento, la fatiga, una bajada de tono muscular o una pérdida de ilusión por la vida hasta la muerte súbita, ocasionada por un déficit de potasio.

¿Qué dieta seguir?

A juicio de Rosa Sarabia, la clave para seguir un régimen y bajar de peso es ponerse en manos de un médico. Un profesional nos puede ayudar a cambiar nuestros hábitos alimenticios y reeducarnos.

También aconseja comer todo tipo de alimentos y hacer ejercicio, eso sí, sin obsesionarse. Si, por ejemplo, queremos ir a un restaurante el fin de semana, no tenemos por qué preocuparnos de lo que comeremos si nos cuidamos el resto de la semana: "De lunes a viernes te controlas con comidas a la plancha y el fin de semana se puede comer una comida rica en el restaurante".

El estudio "Medicina basada en la evidencia. Nutrición en la obesidad", publicado en la web de la Sociedad Española de Endocrinología contiene información detallada de los diferentes tipos de dietas.

El documento, elaborado por los doctores M.A. Rubio Herrera y C. Moreno Lopera, aconseja reforzar los tratamientos de la obesidad con un "programa estructurado de cambios en el estilo de vida y de actividad física". Además, contiene las bases de un programa para perder peso, que enumeramos en el recuadro que sigue.

Características básicas de un programa para perder peso

  • Conocimiento de la composición de alimentos
  • Valor energético de diferentes grupos de alimentos
  • Lectura y comprensión del etiquetado nutricional
  • Nuevos hábitos de comprar, con selección de productos bajos en calorías
  • Cambios en las preparaciones culinarias
  • Evitar el excesivo consumo de alimentos ricos en calorías (grasas o hidratos de carbono)
  • Mantener una ingestión de agua adecuada
  • Reducir el tamaño de las porciones servidas
  • Limitar el consumo de sal y de alcohol
  • Programación de una actividad física aeróbica saludable