Anterior Milhojas de calabacín Siguiente Este verano, sumérgete en la tele de los 90 con el Archivo de RTVE Arriba Ir arriba
La huella del crimen - El caso de las envenenadas de Valencia

El último garrote vil en 'El caso de las envenenadas de Valencia' en La 2

  • El episodio está dirigido por Pedro Olea

  • Pilar Prades ha sido la última mujer en morir por el garrote vil

  • Este martes a partir de las 00.00h en La2 de Televisión Española

|

Dirección: Pedro Olea
Guion: Pedro Costa y Elena del Amo
Intérpretes: Terele Pávez, Susana Canales, Alfredo Lucchetti, María Luisa Rubio, Gabriel Llopart, Estanis González.

'El caso de las envenenadas de Valencia’ está dirigido por Pedro Olea y escrito por Pedro Costa y  Elena del Amo. En el episodio aparecen actores de renombre como Terele Pávez, Susana Canales y Alfredo Lucchetti entre otros.

Sinopsis de “El caso de las envenenadas de Valencia”

Adaptación para televisión de los casos de envenenamiento ocurridos en Valencia en 1955.  Pilar Prades entró como sirvienta en casa de un matrimonio valenciano dueños de una tocinería. La propietaria muere en extrañas circunstancias. Al intentar suplantarla, es despedida. Por mediación de su amiga Amelia, otra criada,  es  contratada  en casa donde ella sirve. Al poco tiempo tanto la señora, Isabel Juncosa, como Amelia caen repentinamente enfermas, lo que levanta las sospechas del esposo de Isabel, médico y militar.  Pilar es detenida e interrogada por la policía que la hace firmar su confesión. Pilar es condenada a muerte a pesar de que no hay pruebas concluyentes. Sería la última mujer ejecutada a garrote vil.

Una mujer que quería tener lo que otros tenían

Pilar Prades vivía en Valencia donde comenzó a trabajar y a vivir en la casa de la familia Vilanova- Pascual. Enrique Vilanova y Adela Pascual eran conocidos en la capital de Turia por regentar una empresa de embutidos.
Mientras el matrimonio trabajaba en su negocio, Pilar pasaba todo el día en casa y en los ratos de soledad comenzó a inventarse una vida y a querer todo lo que Adela Pascual tenía, su marido y el dinero que poseían.
Prades para conseguir el patrimonio de la familia estaba ideando un plan, tenía que envenenar a la esposa de Enrique y para ello echaba unas gotas de mata-hormigas en los platos de comida de la mujer.  El arsénico comenzó hacer su efecto y Adela empezó a sentirse mal, a debilitarse, a faltar al trabajo y permanecer largas temporadas de tiempo enferma en la cama.
El marido llamó a un médico y diagnóstico que la mujer padecía pancreatitis lo que dejó a Pilar fuera de toda sospecha.
Adela falleció y Enrique abandonó la vivienda y cambió de residencia. Pilar se quedó sin trabajo y sin casa.

De nuevo el mismo objetivo

Al poco tiempo, Prades conoció a Aurelia Sanz, una cocinera que servía en la casa del doctor Manuel Berenguer y Carmen Cid, lugar dónde entró a trabajar como asistenta. Aurelia y Pilar se hicieron muy amigas hasta tal punto que conocieron a dos chicos pero ambas se enamoraron del mismo joven.
Entonces retomó de nuevo el plan. Prades comenzó a suministrar gotas de veneno a su amiga y a la dueña de la casa, Carmen Cid. Ambas enfermaron y el doctor Manuel Berenguer no encontraba una explicación al porqué su mujer y Aurelia estaban indispuestas mientras que Pilar no tenía ningún síntoma. Prades estaba en el punto de mira.  
El doctor llegó a la conclusión de que la enfermedad estaba provocada por el envenenamiento y desde ese momento comenzó a investigar y dio con un nombre: Pilar Prades.
Berenguer buscó al antiguo jefe de la mujer, Enrique Vilanova. Cuando lo encontró consiguieron que exhumaran el cadáver de Adela Pascual. Al cuerpo le realizaron una autopsia y encontraron restos del arsénico que Pilar usaba en sus asesinatos, siendo el mismo producto que encontraron en la orina de Carmen Cid.

Pilar Prades es decubierta

Manuel Berenguer ya no tenía ninguna duda, Pilar Prades había envenenado a su antigua jefa, Adela Pascual, Aurelia, su amiga y estaba intentando hacer lo mismo con Carmen Cid.
Pilar fue declarada culpable y condenada a garrote civil, siendo la última mujer en morir de este modo en la época franquista.
Su historia fue conocida fuera de España e inspiró a un programa radiofónico en Argentina que tuvo mucho éxito.