Anterior Carlos, ganador de MasterChef 3 Siguiente El arte de lo imposible Arriba
Repor - Furtivos en la Ría

Furtivos de la Ría

  • La cámara de Repor sigue la ruta del marisco ilegal

  • El furtivismo se extiende como una plaga por las rías gallegas

  • El marisco furtivo deja grandes beneficios: No hay impuestos ni deja rastro

|

Las rías gallegas andan revueltas. La crisis ha disparado el número de mariscadores furtivos, gente sin licencia para trabajar en el mar, que tanto de día como de noche andan a la caza de este preciado producto. En este reportaje, la cámara de Repor sigue la ruta del marisco ilegal por las rías altas.

Mariscar entre cloacas para sobrevivir


Marco y Ana son furtivos en la ría de Ferrol, ellos faenan en el peor lugar de la ría, donde se vierten las aguas sucias de la ciudad. Rebuscan entre barro contaminado para sacar algunas almejas y berberechos. Nadie puede mariscar legalmente en ese lugar ya que un 75% de la ría está catalogada como zona C, es decir contaminada y por tanto tiene prohibido el marisqueo. La pareja de furtivos lo sabe pero reconocen que están desesperados, no tienen otros ingresos y deben mantener a una familia. No son los únicos porque furtivar sólo está penado con una sanción.

Acompañamos a Javier, el guardapescas de la Cofradía, en su patrulla de vigilancia; en el trayecto se topa con más de una docena de furtivos, algunos son viejos conocidos, de tanto tiempo como llevan yendo al marisco ilegal.


A pocos quilómetros, se levanta el poblado chabolista de la Conservera Celta. Cuando la marea baja, buena parte de las familias salen a mariscar de manera ilegal. Temen a las patrullas costeras que hacen guardia nocturna para apresarles, pero más peligrosa es la precariedad con la que trabajan con artes pesqueras rudimentarias y casi sin saber nadar.

Blanquear el marisco antes que llegue a la mesa

 

¿Pero quién puede estar interesado en un marisco que tal vez esté contaminado?. En las Cofradías de pescadores lo tienen claro: el marisco furtivo está libre de impuestos y es mucho más competitivo que el legal. Seguir su ruta es complicado: Hay un intermediario que compra directamente a los furtivos y luego lo distribuye entre depuradoras, restaurantes o conserveras….al final ese marisco puede acabar en mercados o mesas de restaurantes sin que el consumidor sepa que está consumiendo un producto ilegal.

El marisco furtivo está libre de impuestos y es mucho más competitivo que el legal


El marisco furtivo por tanto se blanquea de la misma manera que se hace con otras sustancias ilegales. ¿Pero es realmente un producto apto para el consumo? La veda en la ría de 0’Burgo ha estado cerrada durante unos días a causa de un vertido de queroseno. Los pescadores se resignan y dejan de faenar en las mejores fechas del año, las cercanas a la Navidad. En cambio de madrugada los furtivos salen al marisco, ellos dicen que lo hacen porque no tienen otra opción: quieren trabajar legalmente pero la Xunta no concede más licencias. Nadie quiere que le pongan puertas al mar.