Mariquita Pérez, la reina de las muñecas

  • Consuelo Yubero colecciona muñecas desde hace más de 30 años
  • Actualmente expone en Madrid su colección de Mariquita Pérez
  • La muñeca fue una auténtica revolución en los años 40 y 50
  • Leonor Coello de Portugal encargó la fabricación de la muñeca a finales de los años 30
alto:396, ancho:'550', flashcontentId:'videoplayer383754', assetID:'383754_es_videos', location:'mmedia', source:'video383754'
Ampliar foto mariquita-perez-2

En la imagen, la primera Mariquita Pérez, presentada a finales de 1939tve

Ampliar foto mariquita-perez-4-marisol

Marisol, con la ropa de Mariquita Péreztve

Irene Mahia Las niñas de Marcelino y Manolita -sobre todo Leonor- suspiran por conseguir una Mariquita Pérez, la muñeca más representativa de la España de los años 40, 50 y 60. La muñeca fue toda una revolución, y prueba de ello no es sólo las múltiples noticias sobre Mariquita Pérez que encontramos en los medios de la época, si no también el hecho de que celebridades internacionales como Grace Kelly, Eva Perón o Gina Lollobrigida no pudieran resistir la tentación de tener su propia Mariquita Pérez.

Aunque han pasado casi 70 años desde que naciera Mariquita Pérez, la muñeca aún sigue levantando interés, como demuestran las cientos de personas que en poco más de una semana se han pasado por la exposición "Mariquita Pérez y sus amigas, 1939-1960", instalada en el Mercado Puerta de Toledo de Madrid y en donde se exhiben más de 100 muñecas de la época, todas ellas pertenecientes a la coleccionista Consuelo Yubero.

Apasionada como pocas de Mariquita Pérez, Consuelo Yubero lleva más de 30 años adquiriendo decenas de modelos distintos de esta muñeca, así como todos sus complementos, cuentos y catálogos. También es autora de "La España de Mariquita Pérez" y "Jugamos a las muñecas", dos de los pocos libros que existen sobre el fenómeno Mariquita Pérez.

El origen de Mariquita Pérez

Mariquita Pérez fue presentada en sociedad a finales de 1939, una primera muñeca de la que sólo se comercializaron 1.000 unidades a 85 pesetas cada una, por lo que, desde sus inicios, fue un artículo exclusivo sólo accesible para las niñas de clase media-alta.

"La primera Mariquita Pérez era muy distinta a las posteriores ya que, entre otras cosas, tenía la boca cerrada, los ojos fijos y las pestañas pintadas -y no de pelo natural como las muñecas que la sucedieron-", afirma Consuelo Yubero.

Leonor Coello de Portugal fue quien encargó la fabricación de esta primera Mariquita Pérez, estableciendo la primera tienda en el actual Paseo de la Castella de Madrid. En todas las tiendas que abrió posteriormente, algo fundamental eran sus escaparates, muy cuidados y siempre acorde a la época del año.

Mucho más que una muñeca

Pero Mariquita fue mucho más que una muñeca.  De ella se comercializaron cuentos, canciones y hasta ropa para niña que reproducía los "modelitos" de la muñeca y que solía lucir la mítica Marisol en sus películas.

En pocos años Mariquita Pérez se convirtió en un símbolo de la España de la época. De hecho, varias celebridades también se hicieron con su propia Mariquita Pérez, como Grace Kelly, que adquirió una para regalarsela a su hija mayor, Carolina.

Eva Perón también fue obsequiada con un lote de varias muñecas, cada una de ellas vestidas con alguno de los trajes regionales de España. Gina Lollobrigida también recibió su Mariquita Pérez de manos de la bailaora "La Chunga", que fue imagen de esta firma durante un tiempo.

Una muñeca exclusiva

Mariquita Pérez era una muñeca exclusiva y accesible para muy pocas niñas. Sin embargo, durante sus años de investigación, Consuelo Yubero ha descubierto que muchas niñas de familias pobres también tuvieron su propia Mariquita Pérez.

"A las niñas les hacía tanta ilusión, que muchas familias recolectaban dinero entre los tíos, abuelos y hermanos y les compraban una", afirma Consuelo.

"Mariquita Pérez es irrepetible"

Para Consuelo, Mariquita Pérez es una muñeca "irrepetible" por su perfección y detalle, así como por la calidad de muchos de sus complementos, ya que había modelos que incluían abrigos de paño o de visón. "Sin duda muchas muñecas tenían abrigos de telas mejores que los abrigos que llevaban los niños de la época", asegura Consuelo.

Tras más de tres décadas de existencia, en el año 1975 la casa de Mariquita Pérez cerró sus puertas para siempre, debido a las desavenencias matrimoniales de la hija de Leonor Coello, creadora de la muñeca. Sin embargo, aún hoy puede adquirirse la auténtica Mariquita Pérez -entre otras, en la web www.elcondeingles.com-, aunque, eso sí, la muñeca a la que tantas niñas jugaron ahora se ha convertido en un exclusivo artículo de coleccionista.


 

Comentarios

Espacio reservado para promoción
cid:'TE_SAMARE'