Anterior El compromiso contra la violencia de género de Miss World Spain 2017 Siguiente Kulunka tras las máscaras, Daniela Fejerman y 'Gente estúpida' y una familia ter Arriba Ir arriba
Ilustraciones de 'El yeti', de Dautremer, y 'Alicia', de Lacombe
Ilustraciones de 'El yeti', de Dautremer, y 'Alicia', de Lacombe Edelvives

Dos joyas ilustradas: 'El yeti' de Dautremer y la 'Alicia' de Lacombe

  • En El yeti, Rébecca Dautremer ilustra la búsqueda de un sueño

  • La versión de Alicia, de Benjamin Lacombe, es una de las más hipnóticas 

|

De entre las muchas maravillas ilustradas que se han editado para esta Feria del Libro, os vamos a recomendar las últimas novedades de dos de nuestros autores favoritos: El yeti, de Rébecca Dautremer, y la versión de Alicia en el País de las Maravillas ilustrada por Benjamin Lacombe, por el 150 aniversario de la inmortal obra de Lewis Carrol.  Ambas están publicadas por Edelvives.

'El yeti' de Rébecca Dautremer

Portada de 'El yeti', de Rébecca Dautremer' y Taï-Marc Le Thanh Portada de 'El yeti', de Rébecca Dautremer' y Taï-Marc Le Thanh

El Yeti (Edelvives) es la última obra de la Rébecca Dautremer (Seda, Una Biblia, Alicia en el País de las Maravillas, El pequeño teatro de Rébecca), otra maravilla de la que actualmente es una de las mejores ilustradoras del mundo.

En esta ocasión vuelve a contar con el apoyo del escritor Taï-Mar Le Thanh (su colaborador literario habitual), para narrarnos la historia de una joven que está obesionada con el Yeti y recorre medio mundo para buscarlo; sin saber que, por el mero hecho de iniciar esa búsqueda, el Yeti ya viaja a su lado, dándole fuerza para conseguir su meta.

Un precioso relato que no es sino la búsqueda de un sueño. Y que, como en casi todos los libros de viajes lo importante no es el fin, sino el viaje en sí mismo. Un viaje maravillosamente ilustrado por Rébecca.

En esta ocasión, la ilustradora es un poco más luminosa que en otras de sus obras. Destaca su magistral uso del color, desde los tonos más cálidos e intensos del principio, cuando la joven decide iniciar su viaje, hasta los más blancos, grisáceos y ocres del final, cuando escala una gran montaña en busca del Yeti.

Destacamos el gran formato del libro, que nos permite apreciar las bellas ilustraciones de Rebecca. Aunque también es un poco peligroso porque nos dan ganas de arrancar las páginas para enmarcarlas y colgarlas en la pared.

'Alicia en el País de las Maravillas' de Benjamin Lacombe

Portada de 'Alicia en el País de las Maravillas' ilustrado por Benjamin Lacombe Portada de 'Alicia en el País de las Maravillas' ilustrado por Benjamin Lacombe

Ya dedicamos un completo artículo a la inmortal obra de Lewis Carroll con motivo de la publicación de la edición definitiva de Alicia en el País de las Maravillas, por su 150 aniversario, un libro de lujo que incluía las ilustraciones originales de Sir John Tenniel. Lo cierto es que durante estos últimos años se han publicado un montón de versiones ilustradas del libro, casi todas maravillosas; y destacando algunas muy originales, como la de la mencionada Rébecca Dautremer.

Y ahora se publica otra auténtica joya, la versión de uno de los mejores ilustradores europeos, Benjamin Lacombe, que da una nueva vuelta de tuerca a Alicia, manteniendo el clasicismo de los grandes ilustradores pero, a la vez, dando a los personajes un aire más fresco, actual y original

El extenso prólogo del propio Lacombe demuestra cómo ha profundizado el ilustrador en la obra y la vida de Carroll; una vida y una obra que a veces se confunden porque casi todos los personajes de Alicia están basados en personas reales; y en el libro hay muchas cosas autobiografica.

Siempre se ha destacado la ambigüedad y la polivalencia de la obra maestra de Lewis Carroll. Una ambigüedad que Lacombe explora como nadie en sus ilustraciones, aparentemente inocentes pero con una carga subliminal que les da casi el aspecto de un sueño. Porque Lacombe no adapta en imágenes la prosa de Carroll, sino lo que le suguiere la lectura de Alicia. Por eso sus ilustraciones son tan hipnóticas como algunos de los pasajes más alucinantes del libro.

Lacombe siempre concibe sus libros como un todo y por eso, además de esas impresionantes ilustraciones, la tipografía también parece viva. Las letras crecen, juegan... consiguiendo una de las ediciones de Alicia más frescas y, a la vez, más cercanas al espíritu de la obra original. Un auténtico juego que nos invita a releer la obra y a disfrutar una y otra vez de las ilustraciones de Lacombe.

Destacamos también la inclusión de una sección final con correspondencia del autor con Alice Liddell (la auténtica Alicia) y otras niñas, apuntes a la edición y datos cronológicos y biográficos.Y por supuesto, no podían faltar los queridos perritos de Lacombe.

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente