Enlaces accesibilidad

Díaz Canales y Pellejero desvelan el mayor misterio de Corto Maltés

  • Narran por qué Corto aparece, en mitad del mar, al principio de La batalla del mar salado
  • “Nuestra intención con Corto es llevarle siempre un poco más lejos”, aseguran

Por
Detalle de la portada de 'Corto Maltés: El día de Tarowean' Norma

Cuando conocimos a Corto Maltés en La batalla del mar salado (Hugo Pratt, 1967) el personaje aparecía atado a unos maderos y a la deriva, en mitad del océano. Un misterio que Pratt nunca desveló, a pesar de contarnos otras cosas del pasado del personaje. Por eso sus sucesores, Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero, han querido desvelar ese misterio en la nueva aventura de Corto, El día de Tarowean (Norma Editorial), la tercera que realizan tras Bajo el sol de medianoche y Equatoria)

“Tuve una charla con Juan en la que le comenté por qué no contábamos lo que pasaba justo antes de La balada del mar salado y de esa imágen incónica en la que descubríamos a Corto atado a un madero en medio del mar -asegura Pellejero-. Responde a un deseo mío y de muchos lectores de saber más sobre el pasado de Corto y las aventuras que podían haberle llevado a esa delicada situación”.

Había algunos elementos que nos facilitaban la historia pero también nos surgieron complicaciones -añade Juan Díaz Canales-. Lo fácil era que partíamos de un universo ya planteado, con un montón de personajes que podíamos usar y que nos apasionan, desde El Monje, con todo el misterio que lleva detrás, hasta Rasputín, que siempre hace que las historias sean más interesantes y divertidas. Y también el escenario de pre-Primera Guerra en los mares del sur, que combina un toque de exotismo pero también de realismo, por el contexto histórico”.

“Pero -continúa el guionista- al mismo tiempo se nos planteaban dificultades como que el Corto Maltés de La balada del mar salado era primerizo e indefinido… No era el que conocimos y amamos después. De hecho, cuando Hugo Pratt empieza La balada, los protagonistas son los críos, Pandora y Caín, y Corto solo es un personaje secundario que, poco a poco, gana protagonismo”.

Viñetas de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

El Corto primigenio

La historia comienza el 1 de noviembre de 1912, el día de los muertos (o Día de Tarowean), que da título al álbum. “Ya que era una precuela sobre el origen del personaje, me pareció que la historia debía tener una estructura circular –afirma Díaz Canañes-. Y como empezaba el día de los muertos, esa estructura circular apoyaba la historia que queríamos contar y su inclusión en la cronología del personaje”.

“Nuestro mayor desafío –añade Díaz Canales-, ha sido lograr un equilibrio entre ese Corto Maltés que aparece al principio de La balada y el que conocimos después de quince álbumes. Por eso el personaje está entre ese Corto de La balada, que es más pirata, mas cínico, más rudo, menos romántico… porque hemos querido conservar un poco de ese carácter, pero buscando la complicidad del lector que sabe que luego tuvo un desarrollo posterior que lo volvió más matizado, más idealista, elegante, romántico… La clave fue buscar ese equilibrio entre los dos, con la complicidad del lector”.

Viñetas de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

“Hay una parte que no se puede olvidar y es que Corto acabó convirtiéndose en un icono –añade Pellejero-. Por eso, narrar esta etapa requería, a nivel gráfico, mezclar ese personaje por construir, con otros momentos de su trayectoria, de cómo luego adquirirá una cierta actitud y una mayor elegancia. Por eso he querido mezclar este aspecto más iniciático del personaje, con lo que luego se convertiría”

“Por eso –añade el dibujante- la parte más complicada para mí ha sido fusionar el final de nuestro cómic con el comienzo de La balada del mar salado, donde nos encontrábamos a un Corto muy diferente, incluso físicamente, con esa barba con que le podemos ver en la portada. Y es que el Corto Maltés de ese primer cómic todavía no era el personaje que conocemos. He tenido que jugar con ese desequilibrio”.

Corto Maltés evolucionó muchísimo durante los álbumes de Pratt. Y el de Díaz Canales y Pellejero también lo está haciendo. “Es una evolución inevitable –asegura el dibujante-. Creo que hay unos elementos imprescindibles que hay que respetar, porque si no, no sería Corto, y nosotros nos hemos preocupado mucho de conservar su espíritu. Pero nuestro Corto también está evolucionando, como podéis comprobar en los tres álbumes que hemos realizado. No hemos partido de una copia del personaje sino de una reinterpretación; y nuestra intención es que siga evolucionando. Cada vez es más nuestro Corto, y yo me siento más cómodo dibujándolo”.

Viñetas de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

“Nos basamos en las mismas fuentes que Pratt”

Destacar la exquisita documentación del cómic, gracias a la que realizan una fantástica recreación de la época. Y en cuanto a sus influencias, Díaz Canales asegura que: “Rubén y yo siempre hemos intentado evitar ser una referencia directa al Corto de Pratt. Suena paradójico pero para conseguir ir al espíritu, más que a la copia, lo que hemos hecho ha sido ir a las mismas referencias que uso Pratt, en vez de a sus historias”.

“Por eso intento ir a las fuentes de Pratt –continúa Díaz Canales-, usando un libro que escribió (J’avais un rendez-vous), en el que hace un repaso sobre su relación con todo este mundo de los mares del sur. Y eso es lo que me ha servido de base. A lo que he añadido influencias de los relatos de viajes de Stevenson, Conrad, London… y otros tantos. Sin olvidar el cine, porque la imagen de Corto abandonado en mitad del mar, a Pratt se la sugirió una película de John Wayne. Todas estas pistas que tienen que ver con los viajes de Pratt, la literatura que leía, las películas de aventuras que veía, o los viajes que hizo, son las fuentes que he ido a buscar”.

Otra de las inspiraciones de este cómic es La vida es sueño, de Calderón de la Barca. “Me encanta y tarta un tema muy Prattiano, que es la débil frontera entre el sueño y la realidad -asegura Díaz Canales-. Ese juego que Pratt usó mucho, entre el sueño, la realidad, lo vivido, lo contado… que también encontramos en la vida es sueño y con el que hemos trabajado”.

Viñetas de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

“Siempre un poco más lejos”

Además, los autores siguen llevando a Corto Maltés a sitios en los que no ha estado antes, como Tasmania, donde comienza esta aventura. “Esa es una de las cosas que más nos motiva –confiesa Díaz Canales-. Ver a Corto en Tasmania, un sitio tan apartado que define tan bien el espíritu del personaje. Porque a pesar de estar en el fin del mundo te das cuenta de que los conflictos, las ambiciones y anhelos de los seres humanos, son los mismos que en el centro de la ciudad más poblada”.

Juan Díaz Canales asegura que su intención con las aventuras de Corto Maltés es: “Lo que decía el título de uno de los cómics de Corto: “Siempre un poco más lejos”.

“Los escenarios son más exóticos que en nuestros anteriores álbumes –añade Pellejero-. Como Tasmania, Borneo… por lo que el Pacífico vuelve a ser otro de los protagonistas de la historia. Yo parto de los textos, imágenes y referencias que siempre me envía Juan, a los que añado mi propia documentación. La documentación es fundamental porque trabajamos con personajes y hechos que no son muy conocidos., como los indígenas de Borneo, que son fascinantes para el lector, porque son propios de ese concepto de la aventura lejana. Por eso esta historia nos remite tanto a la Aventura, con mayúsculas”.

El cómic también habla de temas actuales como la ecología o la lucha por la igualdad de la mujer. “Sí, pero desde una perspectiva histórica –asegura Díaz Canales-. Aunque Pratt no hablara sobre eso en su época, como Corto es un clásico y se puede adaptar a cualquier era, también permite tratar temas actuales como la sobreexplotación de los recursos naturales. El límite que nos planteamos en tratar estos temas es no caer en el anacronismo. No lo podremos tratar desde el cambio climático, pero sí tenía lógica desde el punto de vista de los indígenas que sufrían la brutal explotación de sus recursos naturales por los europeos, y no estaban preparados para ello”.

Viñetas de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

El Monje y Rasputín

Como decíamos, El Monje y Rasputín, tienen gran protagonismo en la historia. “A Rasputín hay que dejarle actuar -afirma Díaz Canales-. No cambiamos al personaje sino que nos recreamos enfrentándole a Corto. Rasputín no deja de ser el lado sombrío de Corto. Yo siempre lo he visto como dos personajes complementarios, casi como si fueran las dos caras del mismo personaje”.

Tienen una relación de amor-odio fascinante –añade Pellejero-.

“La dificultad que nos encontramos con el Monje -continúa el guionista- es que es un personaje misterioso, pero ese misterio sobre su origen ya quedaba resuelto en La batalla del mar salado. Por eso le hemos tenido que dar una vuelta de tuerca e indagar cómo llega a ser el dueño y señor de aquella zona de los mares del sur”.

Viñetas de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

Siluetas y sombras

Hugo Pratt siempre jugó mucho con las sombras y la silueta de Corto Maltés, algo que Díaz Canales y Pellejero llevan al extremo en este álbum. “Partimos de ese tema de sueño versus realidad y unas cosas te llevan a otras; por eso es inevitable que las referencias se crucen y eso se complemente de una forma gráfica. Si hablas de Calderón también hay que remontarse al Mito de la caverna de Platón. Y si añadimos un personaje real, como Silvia Brett (una aristócrata inglesa que se convirtió en la consorte del rajá de Sarawak, el último de los rajás blancos), que fue amiga de J.M. Barrie (Peter Pan), todo va cogiendo forma y te empuja a una puesta en escena que inevitablemente te empuja a un juego de sombras”.

Un juego de sombras que Rubén Pellejero plasma como nadie: “Dibujar con sombras siempre ha sido un tema que me ha gustado. Jugar con ese contraste entre el blanco y el negro. Pero en este caso, está más resaltado para reforzar ese ambiente de misterio del cómic. Me fascina la facilidad que tenía Pratt para jugar con ese equlibrio entre el blanco y el negro. Cuando lees una historia de Corto Maltés te quedas fascinado por ese dibujo de Pratt que sugería más que mostraba”.

Además el cómic vuelve a lanzarse en dos versiones, una en blanco y negro y otra en color. “Es casi obligatorio lanzar esas dos ediciones, porque la mayoría de la gente prefiere la de color. Pero la de blanco y negro es imprescindible para los fans de Corto. Para mí no es complicado porque cuando dibujo ya pienso en las dos versiones e imagino cómo va a ser el color. La edición en blanco y negro es más directa y nos recuerda más al Corto original, mientras que el color añade otro elemento narrativo. Por ejemplo, las manchas de sangre, las tensiones que pueden subrayar el color… Son dos modos de acercarte a la historia y cada uno que elija la que prefiera”.

Otro de los personajes históricos que aparece en el cómic es August Engelhart. “Es un personaje delirante que parece inventado pero que existió de verdad –nos comenta Díaz Canales. Un naturista que quería que la humanidad se alimentase, única y exclusivamente, de cocos. Creo una secta y acabó un poco malamente. Son personajes muy del universo de Pratt, que no puedes evitar incluir en la historia. Te ayudan a apoyar la idea de que realidad y ficción no son tan diferentes”.

Viñeta de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

Sus proyectos

En cuanto a sus proyectos, Juan Díaz Canales asegura que: “Acaba de salir el videojuego de Blacksad, que amplía el universo del cómic. Y a Guarnido y a mí nos encanta que siga creciendo, como ya pasó con el juego de rol en su día. Además lo han hecho de una forma muy inteligente, no han ido ni a imitar ni a competir con el cómics, sino que han hecho un aproximación en 3D conservando esa atmósfera de género negro, trabajando mucho la ambientación, las luces y las sombras. Creo que funciona bien y casa con el espíritu de Blacksad”.

Además –añade Díaz canales-, ya le he pasado el guion de los dos siguientes álbumes de Blacksad a Juanjo Guarnido, que está dibujándolos. Y está pendiente de salir una historia que escribí con Teresa ValeroGentlemind, que está dibujada por Antonio Lapone, que también es un díptico y que saldrá a finales del año que viene”.

En cuanto a Pellejero: “Tengo varios proyectos, pero lo próximo que saldrá se llamará Barcelonauna historia de serie negra que transcurre en Barcelona después de la Guerra Civil. Es un proyecto que he venido haciendo entre Corto y Corto”.

Portada de 'Corto Maltés: El día de Tarowean'

Noticias

anterior siguiente