Enlaces accesibilidad

El FMI rebaja el crecimiento mundial al 3,3% y avisa: "Este es un momento delicado para la economía global"

  • El 70% de las economías se ralentizarán este año, entre ellas las de Estados Unidos, la Unión Europea y Australia
  • El Fondo proyecta que América Latina crezca un 1,4% pero prevé una caída del 25% de la economía en Venezuela en 2019

Enlaces relacionados

Por
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. EFE/ Stephen Jaffe

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado al 3,3% su previsión de crecimiento mundial para este año, dos décimas menos de lo que prevía en enero, por -entre otros motivos- las tensiones comerciales, la incertidumbre política y la crisis que afecta a emergentes como Argentina y Turquía. El organismo, que constata que se vive una desaceleraciónno ve peligro de una recesión mundial pero apunta a varios factores de riesgo, como el Brexit, el comportamiento de la zona euro y China, los movimientos comerciales y la vinculación entre banca y deuda pública.

"Este es un momento delicado para la economía global. Si los riesgos a la baja no se materializan y las políticas puestas en marcha son efectivas, el crecimiento global debería repuntar. Sin embargo, si se materializa alguno de los principales riesgos, las recuperaciones esperadas en economías estresadas, economías dependientes de la exportación y economías altamente endeudadas pueden descarrilar", ha advertido la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, en la presentación del informe Perspectivas Económicas Globales este martes.

"Si bien la economía global continúa creciendo a un ritmo razonable y una recesión global no está en las proyecciones de referencia, existen muchos riesgos a la baja", señala el informe. Entre ellas están la reaparición de las "tensiones en la política comercial" y su desarrollo "en otras áreas (como la industria del motor)" pero también el crecimiento de las economías de la zona euro y de China, que pueden "sorprender a la baja", y los riesgos que rodean al Brexit, que "siguen aumentando".

La economista jefe del FMI ha expresado su confianza en que el cambio en la postura de los bancos centrales de EE.UU., Reino Unido, la zona euro y Japón hacia políticas monetarias más acomodaticias, servirá de apoyo al rebote de la actividad, al mismo tiempo que China ha lanzado un paquete de estímulos fiscales y parecen aliviarse las tensiones comerciales entre el gigante asiático y EE.UU.

De cara al año 2020, el FMI espera que el crecimiento global se recupere y sea del 3,6%, el mismo estimado en enero pero una décima inferior al pronosticado en las previsiones de otoño. La economista jefe del FMI ha señalado que esta recuperación "es precaria y se basa en un rebote de las economías emergentes y en desarrollo", mientras que el crecimiento de las economías avanzadas tenderá hacia su modesto potencial a medida que desaparece el estímulo de la reforma tributaria estadounidense.

La desaceleración afecta al 70% de la economía mundial

El documento señala que la economía se ralentizó en la segunda mitad de 2018, una dinámica que se mantendrá en el primer semestre del actual ejercicio. El Fondo ha rebajado la previsión de crecimiento de este año para el 70% de la economía mundial, un dato que refleja las revisiones negativas para la mayor parte de las principales economías avanzadas, como son las de la zona euro -con Alemania sufriendo un frenazo e Italia estancada-, EE.UU., Reino Unido, Canadá y Australia, así como otras como América Latina y Oriente Medio.

En concreto, el organismo estima que Estados Unidos crezca un 2,3% este año -dos décimas menos de lo que preveía en enero y seis menos de lo que lo hizo en 2018- y un 1,9% el que viene (una décima más de la anterior estimación). "La revisión de 2019 refleja el impacto del cierre del Gobierno federal y un gasto fiscal levemente inferior al anticipado previamente, mientras la modesta revisión al alza de 2020 se debe a una política monetaria más expansiva de lo prevista", recalca el informe.

La primera economía mundial, a ojos del organismo, "sigue siendo robusta ante un mercado laboral ajustado y un fuerte incremento del crecimiento del consumo, pero la inversión parece que se suavizó en la segunda mitad del pasado año".

En el caso de Canadá, el avance del PIB será del 1,5% este año (cuatro décimas menos) y del 1,9% en 2020. América Latina, mientras, crecerá un 1,4% (seis décimas menos) este ejercicio y 2,4% el siguiente (una décima menos).

Entre los emergentes, las nuevas previsiones de la institución contemplan una expansión del PIB de China del 6,3% en 2019 y del 6,1% en 2020, una décima por encima de lo anticipado en enero en el caso de este año, pero una décima menos en 2020, señala Europa Press. La desaceleración de China, la locomotora global en lo que va de siglo, ha conllevado "impactos" en otras partes del mundo como Asia y Europa.

"En China, el necesario ajuste regulatorio doméstico para controlar la deuda, frenar la intermediación financiera en la sombra, y poner el crecimiento en unas bases sostenibles contribuyeron a una menor inversión, particularmente en infraestructura", señala el informe, que también subraya el impacto de "la disminución de los pedidos de exportaciones a medida que los aranceles de EE.UU. comenzaron a aplicarse".

La economía de Venezuela se hundirá un 25%

En el caso de México, el pronóstico para 2019 ha sido rebajado en medio punto porcentual, hasta el 1,6%, mientras que el de 2020 ha sido recortado tres décimas, hasta el 1,9%. El Fondo lo justifica en "el cambio en las percepciones sobre la dirección de las políticas" de la Administración de López Obrador.

Brasil, por su parte, ha visto empeorado en cuatro décimas la proyección de crecimiento para 2019, hasta el 2,1%, aunque la previsión de cara a 2020 mejora tres décimas, hasta el 2,5%. "La principal prioridad en Brasil es contener el aumento de la deuda pública mientras se asegura que el gasto social necesario permanece intacto", subrayan los expertos.

Otro país sudamericano, Venezuela, correrá peor suerte para el FMI,que cree que su economía se contraerá un 25% para 2019 y otro 10% en 2020, un "colapso" que "genera un arrastre considerable en el crecimiento para la región". El país, además, tendrá una inflación de 10.000.000%, un indicador que quedó en el 929.789% en 2018, según el último análisis de la institución recogido por Efe.

Hace un mes, la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, anticipó un "trabajo monumental" para cuando la institución que dirige asista económicamente a Venezuela, aunque no detalló ningún plazo. Lagarde argumentó que desde hace mucho tiempo el Fondo no ha realizado "ninguna de las auditorías" anuales que hace a todos los miembros, por lo que tendrá que abordar una "gran cantidad de diligencias" de manera "muy rápida".

Noticias

anterior siguiente