Anterior El presidente de la Eurocámara, el primero en oficializar la factura del Brexit para Londres: más de 50.000 millones Siguiente Puigdemont asegura que si el Gobierno activa el 155, levantará la suspensión de la declaración de independencia Arriba Ir arriba
Rossy de Palma, estrella del desfile de Palomo Spain. EFE
Madrid Fashion Week

Palomo Spain, el huracán imparable que azota la moda

  • El cordobés Alejandro Gómez Palomo causa sensación en Madrid

  • Rossy de Palma y Samantha Vallejo-Nájera desfilan para él

  • Pedro Almodóvar: "Estoy maravillado, no tengo palabras"

  • Todos los desfiles de la Madrid Fashion Week

|

"Estoy maravillado, no tengo palabras", decía Pedro Almodóvar tras el desfile de Palomo Spain en el que han participado Rossy de Palma y Samantha Vallejo-Nájera. Un espectáculo, puro espectáculo. Había expectación, mucha expectación y Alejandro Gómez Palomo no ha defraudado, al contrario. 

"¡Qué maravilla!", "¡Bravo!,"Qué locura!"... el público gritaba enloquecido con cada salida y el frenesí ha ido en aumento. En las primeras filas, en las que se mezclaba el entusiasmo con el asombro, apladían Alba Galocha, Blanca Suelves, Francis Montesino, Juan Vidal, Hiba Abouk (que desfilará para Andrés Sardá), Alfonso Bassave, Topacio Fresh, Javier Maroto y, por supuesto, Pedro.

En poco tiempo Palomo ha logrado que su firma sea una de las más conocidas dentro y fuera de España y que su nombre corra de boca en boca entre un público joven y moderno ávido de nuevas sensaciones. Almodóvar es uno de sus incondicionales y Beyoncé viste sus creaciones. ¿Se puede pedir más?

 Hotel Palomo, lo nuevo de Palomo Spain. EFE

“No intento pararme a digerir todo lo que me pasa, las cosas salen así porque lo que hago está funcionado”, señala.

Mi meta es ambiciosa, quiero ser un diseñador conocido mundialmente e inspirar a las generaciones que vengan después y dejar huella”.

La misma que dejaron en él grandes agujas como Galliano, Lacroix, Guesquière, Balenciaga y Karl Lagerfeld, al que adora. 

Ha presentado sus colecciones en Nueva York y París, siempre con gran revuelo mediático, y ahora salta del OFF al calendario principal de la Pasarela Cibeles.

Para este desfile tan especial, y esperado, ha escogido el Hotel Wellington, el hotel en el que se visten los toreros. “No ha sido algo premeditado pero nosotros también toreamos la situación”, dice, “y además tiene casta y es muy español, como lo es Palomo Spain”.

 Vestido sábana de Palomo Spain. EFE

Habla de su firma casi en tercera persona y parece que no le da importancia a todo lo que se escribe de él.

Asegura no estar más nervioso de lo normal y no sentir presión. Da la impresión de tener madurez y de saber lo que quiere.

Primero quiero posicionar la marca y hacer la empresa. Hemos crecido de forma tremenda en la cadena de producción. Vendemos en Estados Unidos, Japón, China, Australia, Reino Unido y Francia. No tengo miedo a ser flor de un día, ni me lo planteo, este es el inicio de mi carrera y mi deseo es seguir más y más”.

Su colección se llama Hotel Palomo y tanto la colección como el desfile, que se ha teatralizado, se articulaba recreando un día cualquiera en un hotel de lujo. Así hemos visto a los modelos y las modelos (pocas, pero ahí estaban) dando los buenos días con un batín hecho de tejido de toalla y a otros con un vestido que parece haberse improvisado envolviéndose en una sábana blanca.

 Diseños para hombre de Palomo Spain. EFE

A recepción, mientras, van llegando los clientes ricos, marqueses de rancio abolengo y cuenta tiesa, pero también nuevos ricos que exhiben su poderío. Todos se visten con prendas en punto, material que Palomo utiliza por primera vez, y llevan camisas y vestidos de llamativos estampados de cadenas que recuerdan a los pañuelos de Hermés.

Vestidos.Sí. Palomo, dicen, se caracteriza por feminizar la moda masculina pero en realidad propone tejidos y prendas que historicamente han pertenecido al armario masculino y a las que el hombre, a través de los siglos ha ido renunciando: el encaje, las ligas, el vestido, los tacones...

Y tacones llevaban algunos de sus modelos, del mismo estilo que los que se pusieron de moda en la corte francesa en el XVII y XVIII, perfectos para acompañar trajes de seda, vestidos y sastres de silueta ambigua. 

 Diseño nupcial para hombre de Palomo Spain. EFE

Palomo no hace un vestido de mujer para un hombre. Palomo viste a los hombres con lo que quiere, sin concesiones al género y mucho menos al protocolo o a los dictados de una sociedad que, quizá por estar demasiado uniformada, no entiende su concepto de moda.

Y para entender a Palomo hay que entender, al menos de moda. 

El terciopelo, tejido estrella de esta temporada, entra en su bandera de tejidos en la que vemos lentejuelas, piedras y flecos de cristal que se utilizan en las prendas más festivas, algunas decoradas con enormes estampados setenteros que se llevan con zapatillas Converse.

Las últimas salidas son un desenfreno, pura extravagancia, una exagerada locura de transparencias y sedas que acarician el cuerpo o directamente lo enseñan. Piezas de glamur canalla para un cóctel que comienza en el salón de baile y termina, seguramente, en una cama. “Es mi colección más ambiciosa, y la más cara”, dice sobre los tejidos utilizados ahora.

 Traje de Palomo Spain que ambienta su desfile en un hotel. EFE

Tiene 25 años y quiere comerse el mundo. Pero no se olvida de su cuna, de sus raíces. Por eso sigue viviendo en Posadas (Córdoba).

Allí está su familia, su refugio. “Me influye mucho lo que me rodea y claro que me inspira mi tierra pero si yo hago un volante no lo hago de lunares, prefiero hacerlo de lúrex, ¡más loco!”.

Una locura sana que quiere contagiar a todo el planeta. Palomo quiere derribar barreras, las de los armarios y las de la sociedad.

Y quiere hacerlo buscando el equilibrio entre la extravagancia y la ropa más fácil de llevar, hacer fantasía pero también moda digerible.

Muchos chicos me dan las gracias porque lo que hago les hace soñar y me dicen que soy un soplo de aire fresco en la moda”, comenta casi con timidez. La misma con la que ha salido a saludar tras el desfile, un momento festivo que nos ha recordado a otros tiempos de la pasarela Cibeles y que hoy han vuelto de la mano de Palomo. 

 Rossy de Palma y Pedro Almodóvar arropan a Palomo.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente