Enlaces accesibilidad

Premios Goya 2017: Mejor cortometraje de ficción

Cortos que llegan al corazón

  • Graffiti, Timecode, Bla, bla, bla, La invitación La azotea, los rivales
  • Graffiti y Timecode luchan además por una nominación en los Oscar
  • Los cortos están rodados en castellano, inglés y catalán

Por
 Nominados Goyas 2017 cortometrajes de ficción
noticias

El cortometraje de ficción en España sigue en inmejorable forma. Algunos de los trabajos más premiados internacionalmente en este campo vuelven corresponder a españoles y las nominaciones a los Goya los han tenido en cuenta. Así lucen los trabajos de Juanjo GiménezPalma de Oro al mejor cortometraje en Cannes en 2016 con Timecode; Graffiti, de Lluis Quílez, Premio Méliès de Plata al mejor cortometraje fantástico europeo (y reciente Premio Forqué); La invitación de Susana Casares, premiada en la última Seminci; y Bla, Bla, Bla de Alexis Morante uno de los grandes triunfadores del Notodofilmfest. Completando el listado de nominados, En la azotea, dirigido por Damià Serra, premiado también en la pasada Seminci

Aunque en este edición la diferencia de producción y de temática es notable entre ellos, la selección refleja un denominador común: las ganas de emocionar, enamorar y, por qué no decirlo, de golpear el corazón del espectador.

Graffiti, de Lluis Quílez

En un desolador mundo postapocalíptico cubierto de nieve y donde nada parece sobrevivir, aún hay tiempo para encontrar el amor. Así Graffiti se acerca al espectador alejándose de los tópicos del género de catástrofes. Una gran producción de carácter internacional donde todo se ha cuidado al mínimo detalle, destacando no solo su diseño de producción (rodado en Pripyat, Ucrania, ciudad abandonada tras la explosión de la Central Nuclear de Chernóbil), sino también una excepcional partitura musical a cargo de Arnau Bataller, que construye toda la atmosfera del corto durante sus casi 30 minutos. Multipremiado en más de 35 festivales, y con serias opciones de representar en los Oscar a España, es quizá el favorito de esta edición

Timecode, de Juanjo Giménez Peña

De una gran belleza visual, Timecode también nos habla de que la atracción y por qué no, del amor, que puede surgir en cualquier circunstancia, incluso vigilando un párking. El cortometraje juega con las normas que se imponen a los vigilantes de comunicarse mediante notas y presenta una original narrativa donde las cámaras de vigilancia se convierten en los ojos del espectador para descubrirnos la peculiar manera de relacionarse de los dos protagonistas. Una relación casi surrealista construida sobre una gran coreografía diseñada por la actriz Lali Ayguadé. Esto le aporta al corto su mayor peculiaridad, ya que lo convierte en una pieza de vídeo-arte en determinados momentos, especialmente en su precioso final. Su director, Juanjo Giménez, el más veterano de esta edición, consiguió la primera Palma de Oro del Festival de Cannes para un corto español (y la segunda en toda su historia contando con Viridiana, de Buñuel) y también puede hacer historia al poder representar a España en los Oscar.

Bla, Bla, Bla, de Alexis Morente

Con una notable mala uva y un peculiar sentido del humor Bla, Bla, Bla nos adentra en las consecuencias de la crisis a través de un conductor de un supuesto servicio de transporte colaborativo. Sus tres ocupantes con síndrome de Down le llevarán a un destino que nunca imaginó. En 3 minutos y medio el corto nos produce tensión, incomodidad y risa. Un corto que quiere romper con los tópicos y los falsos estereotipos de las personas con discapacidad. Un trabajo nacido y multipremiado en el Notodofilmfest que se ha convertido en una marca de calidad cortometrajista y, lo que parecía más difícil: una puerta para llegar a los Goya.

La invitación de Susana Casares

Con la crisis económica como telón de fondo, La invitación nos narra una historia de amistad y complicidad entre dos niñas. Un corto de temática social donde las interpretaciones de sus jovenes protagonistas hacen creíble la historia. Producido por Avalon, la directora y guionista Susana Casares, que actualmente vive en Los Ángeles, fue galardonada con el Emmy de estudiantes por su anterior trabajo, Tryouts.

En la azotea, de Damià Serra

Quizá es el corto más modesto de esta edició,n pero es el prometedor debut del joven Damià Serra (el benjamín de la edición, con 24 años). En la azotea, nos habla del despertar de la condición sexual y sus contradicciones entre un grupo de chavales de barrio. Una realización costumbrista y las ágiles interpretaciones de sus jóvenes intérpretes son lo mejor de la propuesta. Un trabajo que está recorriendo los principales festivales LGTB internacionales. Con este trabajo la ESCAC sigue demostrando de manera eficaz que está en la vanguardia de la producción cinematográfica por encima de otras escuelas y que es una gran cantera de jóvenes cineastas.

Noticias

anterior siguiente