Anterior Jose Eduardo Dos Santos asiste a sus últimas elecciones como presidente de Angola Siguiente Las autoridades belgas preguntaron a las españolas por el imán de Ripoll y no constaban antecedentes Arriba Ir arriba
'La doctora de Brest', la historia de David contra el Goliat de la industria farmacéutica

Una heroína contra la industria farmacéutica inaugura San Sebastián

  • La doctora de Brest, de Emmanuelle Bercot, primera directora que inaugura el festival

  • Sidse Babett Knudsen interpreta a la doctora que puso en jaque al estado y a los laboratorios

  • Logró la retirada del Mediator, un adelgazante responsable de al menos 500 muertes

  • RTVE.es entrevista a la directora y a la actriz

|

Una historia de David contra Goliat, encarnados en una combativa doctora enfrentada a los laboratorios farmacéuticos y las autoridades sanitarias, ha inaugurado el Festival de San Sebastián. Emmanuelle Bercot se convierte en la primera directora que inaugura el certamen tras 64 años de historia. Un hito más para San Sebastián que para la cineasta, que en 2015 inauguró el Festival de Cannes con La cabeza alta.

La doctora de Brest recrea el ‘caso Mediator’- bien conocido en Francia- con la actriz danesa Sidse Babett Knudsen (protagonista de la serie Borgen) como Irene Franchon, una modesta neumóloga que alertó, denunció y tumbó un medicamento responsable de más de 500 muertes en Francia. Directora, actriz y doctora se reencontraban en San Sebastián para presentar la cinta y recordar el caso. La doctora de Brest, que ni es cine de autor ni de grandes estrellas, ha dejado un regusto a estreno descafeinado.

Mediator era un medicamento ‘estrella’en Francia: entre 1976 y 2009 se vendieron cerca de 245 millones de cajas que consumieron unos cinco millones de personas. Comercializado por el gigante farmacéutico Servier, estaba indicado para reducir el apetito en diabéticos con sobrepeso, pero fue recetado de forma masiva para gente con kilos de más en general.

Irene Franchon, residente del hospital de la localidad costera de Brest, fue la primera en relacionar el medicamento con graves cardiopatías. Elevó su queja a todos los organismos públicos y chocó contra distintos muros, al mismo tiempo que la industria farmacéutica le hostigaba y desacreditaba.

Lo edificante es que perseveró y triunfó, logrando sentar en el banquillo al mismísimo presidente del laboratorio, Jacques Servier, en 2012. “Lo hizo sola: era una ciudadana corriente luchando y demuestra que todos podemos hacer algo, que no tenemos que esperar, y que podemos hacer frente al poder y a las instituciones sin esperar a que lo solucione el gobierno”, resume Bercot.

La directora y actriz no encontraba una intérprete adecuada para la vivaracha y enérgica doctora, hasta que nada menos que Catherine Deneuve le aconsejó visionar Borgen porque su protagonista, Sidse Babett Knudsen, encajaba en el papel y hablaba buen francés.

Y así, Franchon se transfigura en pantalla en una doctora de origen danés. “Los franceses son muy particulares y nunca podré interpretar a una francesa”, explica la actriz, “pero también es la razón por la que me dieron el papel: hay algo que no encaja y esa vibración conecta con el espectador”.

De Borgen al estrellato

Babett Knudsen ya ganó el año pasado un César (los premios de la Academia francesa) por El juez, y tiene pendiente de estreno dos películas con Tom Hanks (A hologram for the King e Inferno, la adaptación de Dan Brown).

Aquí tiene que lidiar con un personaje carismático, pero complejo por su exuberante personalidad. “Es divertida y con una alegría de vivir increíble: cuando entra en una habitación llama la atención porque es espontánea un poco alocada”, describe la directora.

“¡Irene Franchon es una jodida superheroína!”, exclama la actriz danesa. “Es una mujer alucinante, multitarea, con mucha energía. Es una inspiración: todavía lucha por sus pacientes y la guerra continúa”.

La guerra está viva porque pese a la retirada del medicamento, el proceso legal todavía está empantanado y nadie de la farmacéutica ha sido condenado. Los laboratorios Servier denunciaron en un primer momento el libro-denuncia de Franchon, algo que la cineasta no teme. “Jurídicamente la película es inatacable, porque son hechos contrastados. A priori no se puede atacar por ningún sitio”, concluye.

De hecho, pese a que Franchon ha denunciado en entrevistas que el lobby farmacéutico influye directamente en la administración, Bercot prefiere hablar con pies de plomo: “Nadie dice que las instituciones estén al servicio de los laboratorios, pero hubo algo que no funcionaba y ahora, gracias a ella, creo que el sistema evita que haya esos conflictos de intereses”.

Fuera del Kursaal, un chaparrón descomunal y un goteo de estrellas, con Ethan Hawke ya en la ciudad para recibir mañana el primer premio Donostia de la edición. Y esta noche, a las 21.00 h., la Gala de inauguración (en directo en La 2 y RTVE.es).

La primera jornada del 64 Festival de San Sebastián, en imágenes

anterior siguiente
5 Fotos 1 / 5 ver a toda pantalla ver miniaturas
  • 64 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN

    64 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN

    El actor estadounidense, Ethan Hawke, a su llegada este viernes a la 64 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde recogerá el premio Donostia.

    EFE
  • LLEGADA ACTOR ETHAN HAWKE

    64 FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

    El director de la 64º edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Jose Luis Rebordinos (d), recibe al actor norteamericano Ethan Hawke a su llegada a la capital guipuzcoana donde recogerá el premio Donostia.

    EFE

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente