Anterior El PP pide "seriedad" a Sánchez y acusa a Puigdemont de llevar a Cataluña a un "callejón sin salida" Siguiente París vive otro nuevo episodio de la era Chris Froome Arriba Ir arriba
David Bowie, como icono inmortal, decora un mural en Brixton, en Londres. REUTERS/Stefan Wermuth

David Bowie, el gran icono de la moda

  • Su estética es una fuente inagotable de inspiración para la moda

  • Fue rebelde y osado e hizo de la ambigüedad su propio sello

  • Todo sobre la muerte de David Bowie en el especial de RTVE.ES  

|

Hizo de la osadía su marca personal y su estética ha sido, y es, una fuerte influencia para diseñadores de todo el planeta. David Bowie era único, especial y tenía algo que solo está reservado a los grandes: estilo.

En el escenario, en un videoclip, en la calle… su vestuario nunca pasaba desapercibido y por muy extravagante que fuera -y solía serlo- él lo llevaba con absoluta naturalidad. Hay muchos adjetivos que sirven para calificar su estilo, aunque algunos puedan parecer contradictorios. Era un dandi pero también hacía su feminidad. 

Su carrera despega a finales de los 60, cuando la moda está en pleno proceso de experimentación y cambio. La psicodelia, el poder de la calle, la antimoda van dejando paso a nuevas formas de expresión, como el punk, quizá el movimiento cultural con mayor poder de transformación.

 Imagen de la exposición 'David Bowie is' , en el museo Groningen de Holanda.

En los 70 conviven varios estilos, desde el hippy al glam rock, pero la estética de grupos como los Sex Pistols, Roxy Music, Alice Coop o Iggy Pop era el fiel reflejo de una nueva forma de entender la vida, de reaccionaria, provocativa.

El código de la moda era la libertad. Cada uno podía escoger entre el pelo largo y el corto, entre los pitillos y los bombachos, entre las minifaldas y los leggins, los zapatos de tacón o las Doctor Martens, entre la cazadora de cuero o el chaleco de ante.

David Bowie lo probó todo, y siempre acertó. Lo mismo que otro icono casi tan atrevido como él: Mick Jagger. Dos hombres que supieron impresionar con elegancia y a la vez jugar con la ambigüedad, tanto en su carrera profesional como en su vida privada. 

 Exposición dedicada a Bowie en el museo Groningen, Holanda

]Hacer de lo irreverente algo cool fue tarea fácil y las estrellas de la música contribuyeron a cambiar la forma de vestir. Los cantantes sobre el escenario hacían gala de una libertad total para combinar prendas, independientemente de si eran de hombre o mujer, y su influencia fue brutal en sociedad.

Un concierto de rock tenía casi la misma reacción en el público como un desfile. Moda y música van de la mano. Vogue, por supuesto, se adelanta y fotografía a David Bowie para promocionar el disco 'Pin Ups'. Un disco que salió en 1973 y que llevaba en portada a la modelo Twiggy.

En la gira de ese álbum Bowie lució un mono con pantalones bombachos que es uno de los grandes iconos de la moda, un diseño de Kansai Yamamoto que se mostró al público en la exposición que se hizo sobre el cantante en el Victoria&Albert.

 Estilo dandi, en un concierto en Manchester en 2003

El glam rock no se entiende sin tachuelas, correas, hebillas e imperdibles que decoraban cazadoras de cuero, camisetas rotas, leggins y zapatos de tacón. Parece que estamos hablando del armario de una mujer, pero no. Muchos chicos rompieron tabúes llevando prendas que antes solo lucían las chicas. Y Bowie lo hizo con elegancia y mucho glamour.

Fue un arma de destrucción masiva contra lo que hasta entonces se entendía como masculinidad. Rompió moldes a lo largo de toda su carrera, tanto con el vestuario como con el maquillaje, y dejó imágenes impactantes – casi personajes- que hoy siguen asombrando y siendo una referencia para la moda.

 Diseño de Kansai Yamoto para David Bowie

La moda, ese animal salvaje que todo lo devora, ha revisitado los armarios y el estilo de David Bowie en varias ocasiones. La primavera del 2015 fue testigo del revival del glam rock y el otoño de la exaltación de la ambigüedad, del desprecio por distinción de géneros.

Las colecciones de Hedi Slimane para Saint Laurent beben de la estética del cantante y se nota tanto en la ropa como en el culto a la delgadez que en los setenta era casi una declaración de principios.

Pero antes fueron John Galliano, Thierry Mugler, Jean Paul Gautier y Vivenne Westwood los creadores que reinterpretaron el estilo Bowie. La carrera de David Bowie ha sido la enciclopedia con la que han estudiado muchos artistas, incluso los españoles, desde Alaska o Tino Casal hasta Miguel Bosé. 

 El estilo más clásico de Bowie en un concierto en París en 1983

En el libro 'Irresistibles', Vicente Gallart destaca que esa ambigüedad sexual fue probablemente “el mejor imán para una serie de mujeres sexis y chispeantes que, en mayor o menor medida, se aprovecharon de su éxito para darse a conocer y adentrarse en el mundo de la moda a través de las revistas más importantes”.

Destaca Gallart a su primera esposa, Angela Bowie y a it girls como Ava Cherry, Bebe Buell o Amanda Lear. Aunque el gran amor de Bowie fue Imán, la modelo y actriz -enternecedora en Memorias de África- con la que se casó en 1992, una mujer pionera, luchadora incansable por la igualdad y una fuerte guerrera en la batalla que mantiene la moda con las modelos negras.

 El 9 de enero de 1997 en el Madison Square Garden

Ahora Imán llora su muerte pero nos queda su legado musical y estético que seguiremos viendo, temporada sí, temporada no, en la moda. Si en 1973 Bowie posó para Vogue, la revista año tras año le ha tenido como fuente de inspiración.

Juan Gatti fotografió a Bimba Bosé en 1999 vestida al más puro estilo Bowie y también hizo una editorial con Eva Herzigova metida en la piel del cantante. Hasta Vogue París llevó en portada a Kate Moss interpretando el estilo de Ziggy Stardust.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente