Enlaces accesibilidad

Luis Royo ilustra 'El Dragón de hielo', de George R.R. Martin, el preludio de 'Juego de Tronos'

  • “Es un cuento que ya presagiaba ‘Juego de tronos’, asegura
  • Los originales podrán verse en el Salón del Cómic de Barcelona

Por
Luis Royo y fragmento de la portada de 'El Dragón de hielo'
Luis Royo y fragmento de la portada de 'El Dragón de hielo' Norma

Luis Royo es uno de los mejores ilustradores del mundo y sus pinturas aparecen en numerosos libros, aparte de ser codiciados objetos de coleccionista que se pasean por las galerías y las casas de subastas más importantes. Estos últimos años ha estado volcado en su proyecto más ambicioso, la trilogía de ciencia ficción Malefic Time (Norma) que ha creado junto a su hijo Romulo. Pero ha sacado tiempo para ilustrar El dragón de hielo (Norma), un precioso cuento de George R.R. Martin, el autor de Juego de Tronos.

“Podríamos decir que la historia de este cuento -nos asegura Luis- es casi el preludio de juego de tronos. George la escribió en 1980 y en ella ya figuran muchos de los elementos de la saga: dragones, una ciudad muy parecida a la del trono de hierro, las disputas entre los reinos, los dragones… y la familia de las tierras del norte, a la que pertenece la joven protagonista”.

“Lo que más me gusta de este cuento -comenta el artista- es que es muy breve y George casi no te cuenta nada; te plantea un universo muy atractivo con pinceladas muy breves, muy poéticas, de forma que siempre te va dejando puertas abiertas para que ejercites tu imaginación. Es un relato muy poético que creo que dedicó a su mujer”.

Una niña y un dragón

Desde hace  uchos años Luis trabaja directamente para el mercado norteamericano, y fue su editorial de EE.UU. la que le propuso este trabajo. “Llevo mucho tiempo haciendo portadas para ellos y acepté la propuesta porque era un cuento que trataba la extraña amistad entre una niña y un dragón, en un bonito mundo fantástico. Tenía todos los elementos que siempre me han gustado”.

“Es un cuento muy cortito, con una historia muy simple, pero que abre muchas incógnitas –continúa el autor-. La protagonista es Adara, una niña muy extraña, que está distanciada de su familia, porque su madre murió cuando ella nació y siempre la ha echado en falta. Algo que su padre no hay podido remediar, aunque le haya dado mucho cariño. Lo más interesante es que es una niña de lo más normal, no es una princesa ni una guerrera, ni siquiera se dice que sea muy bella”.

“Su único amigo –continúa- es el dragón. Un dragón que causa terror en los humanos con su mera presencia, y eso que en ese mundo están acostumbrados a la presencia de dragones. Pero este deja helados a los soldados con su aliento. Es una especie de versión de La Bella y la Bestia pero con elementos muy alejados de los típicos cuentos infantiles”

“George me dijo que los dragones tenían que tener dos patas”

Luis confiesa que no domina el inglés, pero que a pesar de ello mantuvo correspondencia (a través de su agente) con George R. Martin: “Le mandé los bocetos previos de los dragones para que nos fuéramos poniendo en sintonía en los diseños. No quería que los dragones fueran los de un cuento infantil. Quería que tuviesen un aspecto muy agresivo”.

“Mis dragones tenían cuatro patas, que es como siempre los he dibujado -continúa Luis-. Pero George me dijo que el se los imaginaba con dos. Así que tuve que adaptarme. Ese fue el principal cambio que introdujo”.

En el libro aparecen varios tipos de dragones: “Están los que sirven de montura a los jinetes del rey –nos comenta Luis- que son como tanques, elementos de guerra muy potentes. Hay otros más agresivos que son los que montan los enemigos del reino. Y por último tenemos al dragón de hielo, que es como salvaje. Se sale de la norma, no se le puede domesticar y es muy temido por todos”.

“Físicamente está lleno de espinas de hielo y de dientes. Tiene un aire muy agresivo y causa mucho temor. Ese dragón es el que conecta con la niña y entre los dos surge una amistad muy especial. Es la parte bonita, casi lírica” –concluye el autor-.

Adaptando su estilo

Luis es famoso por sus espectaculares ilustraciones en las que el óleo tiene gran protagonismo. Pero para este cuento ha cambiado radicalmente de estilo. “Quería que este trabajo tuviese un aire muy de cuento. Yo hago ilustraciones más coloridas, pero he bajado mucho la paleta de colores para que las ilustraciones pareciesen grabados antiguos”.

Y sobre todo –continúa- he intentado simplificar mi técnica manteniendo el lápiz, cosa que nunca hago en mis ilustraciones en las que suelo taparlo con el óleo. Pero esta vez he renunciado al óleo porque no quería una textura de pintura, sino de grabado. Por eso he usado aguadas y acuarelas muy suaves. También he empastado con masilla para dar efectos de volumen y he rematado el trabajo con aerógrafo. El cambio más importante ha sido ese, eliminar el óleo y usar el lápiz para que tuviese ese toque de grabado o dibujo antiguo”.

Lo curioso es que hace más de diez años que no dibujaba dragones. “Yo he hecho muchas portadas para novela fantástica y de ciencia ficción con dragones y lagartos de todo tipo. Es un mundo que me sigue resultando muy cercano y no he necesitado documentarme. Aunque hacía más de una década que no dibujaba ningún dragón”.

Los originales podrán verse en Barcelona

Los originales de El dragón de hielo podrán verse en el Salón del cómic de Barcelona. “En la exposición hay páginas interiores y la portada del libro –asegura Royo-. No todos porque tiene unas cuarenta imágenes pero hay una buena muestra, unos diez. Y en otra de las exposiciones, la de Ciencia ficción y fantasía, hay otros originales de portadas mías, de hace diez años, en los que también aparecen dragones. Estas realizadas al óleo. Así que podréis comparar”.

En cuanto a si le gustaría ilustrar alguna novela de Juego de Tronos, Royo asegura: “Lo que ya se ha adaptado a la televisión no, porque ya está muy visto. Pero me encantaría dibujar cosas de la sexta novela de la serie. En la que podamos ilustrar mundos y personajes nuevos. Es un universo muy rico en elementos y deja muchas puertas a la imaginación para que los artistas podamos fantasear”.

Pero, de momento, su proyecto más inmediato es terminar su trilogía de Malefic Time (Norma). “Es la culminación de la saga –asegura- la culminación de todas las intrigas que hemos abierto en los otros libros. Incluyendo una espectacular batalla final. En los dos primeros tomos la protagonista estaba llena de dudas y ahora las resolverá y sabrá perfectamente hacia dónde tiene que ir”.

Sin duda uno de los mejores ilustradores del mundo, capaz de asombrarnos con cada uno de sus nuevos trabajos.

Noticias

anterior siguiente