Enlaces accesibilidad

Cómo ser otra persona con unas gafas Oculus Rift, un brazo robótico y cámaras de vídeo

  • Un proyecto artístico basado en neurociencia facilita 'meterse en otra piel'
  • Lo impulsa un colectivo de artistas basados en Barcelona
  • Han presentado sus experimentos en el festival Fun & Serious de Bilbao

Por

Ponerse en el lugar de otra persona de forma literal sería una forma sencilla de explicar la propuesta del colectivo de artistas basado en Barcelona Be Another Lab.

Uno de sus miembros, Daniel González Franco, ha acudido a la cuarta edición del festival Fun & Serious de Bilbao para explicar un experimento en el que con unas gafas Oculus Rift, un brazo robótico o unos guantes y unas cámaras de vídeo, el usuario 'se puede meter en la piel' de otra persona.

En el experimento artístico The Machine to be another (La máquina para ser otro), el usuario se pone las gafas y unos guantes.

Tecnología para 'meterse en la piel' de otro

"Cuando te miras las piernas te das cuenta de que no son tuyas. Pueden ser las de un niño o de alguien mayor y tienes la posibilidad de explorar tu cuerpo. Si alguien te da la mano lo sientes y al mismo tiempo escuchas la narrativa de la persona en la que te has encarnado", explica González Franco.

Alrededor de la persona hay un sistema de cámaras que se mueven al compás del usuario y que están conectadas con los sensores de las Oculus Rift.

"Este sistema de vídeo, audio y tacto es suficiente para engañar al cerebro y hacerle creer que estás en el cuerpo de otra persona", indica el artista, que subraya: "Creemos que al entender mejor a la otra persona puedes entenderte mejor a ti mismo y ser conscientes de que formamos parte de la humanidad".

Al entender mejor a la otra persona puedes entenderte mejor a ti mismo

El proyecto, que empezó en 2012 en el seno del Máster de Artes Digitales de la Universitat Pompeu Fabra, está impulsado por artistas y profesionales de las ciencias cognitivas. Asimismo, están colaborando con neurocientíficos, psicólogos y personas del campo de la rehabilitación.

El colectivo ha realizado experimentos con personas que van en sillas de ruedas, que, al ponerse la equipación pudieron experimentar que bailaban de pie. Como señala González Franco, también se puede emplear para ejercitar las conexiones neuronales en pacientes de Alzhéimer o párkinson, entre otros.

El experimento permite realizar una conexión 'real' con otras personas

Gender Swap es otro de los experimentos que ha llevado a cabo Be Another Lab, que consiste en intercambiar el punto de vista de un hombre y una mujer. "Es un proceso de explorar las sensaciones de otras personas, su narrativa, su historia personal y entrar en esa conexión", indica el artista.

Proyecto de código abierto

The Machine to Be Another es un proyecto autofinanciado por los artistas, pero que, sin embargo, se ofrece de forma abierta a través de su web. En ella explican qué tecnología es necesario adquirir y ofrecen el código para programarla.

"El proyecto es low cost es porque nos basamos en experimentos de neurociencia que trabajan con tecnología muy costosa que nosotros hemos abaratado", subraya González Franco.

Actualmente el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), se ha interesado por el proyecto de Be Another Lab y lo va a incorporar en una iniciativa que intenta llevar la cultura de Oriente Medio a Estados Unidos. Así incorporarán la tecnología a una caravan que recorre el país y que comparte la cultura y obras de arte de esos países. Ahora, los artistas residentes también podrán ponerse en la piel de un creador de Oriente Medio.

Noticias

anterior siguiente