Enlaces accesibilidad

El presidente del Eurogrupo niega que la eurozona esté en recesión y sufra una crisis

  • Jeroen Dijsselbloem confía en el crecimiento europeo, aunque sea más lento
  • El Eurogrupo incide en la inversión además de las reformas y la disciplina fiscal

Por
El Eurogrupo apuesta por la inversión para impulsar el crecimiento

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha afirmado que la zona del euro no sufre una recesión y no está en crisis, al tiempo que muestra su confianza en que se mantenga el crecimiento económico, aunque sea a un nivel menor del deseado.

"No estamos en una recesión, no estamos en una crisis", ha asegurado Dijsselbloem a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro.

"Déjenme decir que no creo estas historias sobre la recesión en Europa", declara el también ministro de Finanzas de Holanda, quien apunta que las cifras de crecimiento económico de este año "son mejores" que las de 2013.

Tras el Eurogrupo, Dijsselbloem ha insistido en que es clave seguir con las reformas estructurales, consolidar las finanzas públicas y crear un entorno favorable para la inversión. Ha propuesto una facilidad de inversión extra, que podría vehicular el Banco Europeo de Inversiones, para apoyar las reformas estructurales en los países miembros.

En la misma línea, el vicepresidente de la Comisión, Jyrki Katainen, ha señalado que hay que "priorizar la inversión en el gasto público" e invertir "tanto dinero público como sea necesario y tanto dinero privado como sea posible".

El crecimiento "sigue hacia arriba"

Recalca que las instituciones internacionales, "incluido el Fondo Monetario Internacional" (FMI), prevén que la mayoría de los países europeos crecerá más el próximo año que éste. "Por supuesto, (el crecimiento) no es lo bastante fuerte como nos gustaría que fuera, pero sigue hacia arriba, por lo que no tengo ningún pensamiento sobre la recesión", recalca.

Dijsselbloem indica que, en cualquier caso, los Estados deben mantenerse en el "camino de la consolidación fiscal a un ritmo sensato, permitiendo a los países tener más tiempo cuando se necesita más tiempo, y esto depende mucho de la situación económica".

El presidente del Eurogrupo se refería así a las dificultades de países como Francia para cumplir con sus objetivos de reducción del déficit público, dado que París ha anunciado que no lo situará por debajo del límite europeo del 3% hasta 2017, dos años después de lo previsto, debido al empeoramiento del contexto macroeconómico.

Análisis de los presupuestos

Las cifras que "estamos oyendo en París no son muy esperanzadoras", señala Dijsselbloem, quien admite que hay "ciertas preocupaciones" al respecto, pero precisa que, antes de que el Eurogrupo analice en detalle la situación, la Comisión Europea tiene que estudiar el proyecto presupuestario de 2015 de Francia.

Todos los países deben mandar sus borradores presupuestarios antes del próximo miércoles a Bruselas, por lo que el mandatario opina que es "demasiado pronto" para hacer comentarios al respecto.

Katainen ha considerado una "especulación prematura" la posibilidad de que Bruselas rechace el presupuesto francés. "En estos momentos no se ha tomado ninguna decisión".

Por su parte, el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, ha sugerido que la evaluación de Bruselas no tiene en cuenta el impacto presupuestario de decisiones como la reducción de las cotizaciones sociales y ha admitido que todavía se pueden incluir recortes adicionales durante la tramitación parlamentaria.

Sapin ha defendido que la flexibilidad prevista en el Pacto de Estabilidad "no se aplica por razones políticas sino por razones económicas". "Utilizar la flexibilidad por motivos económicos -el débil crecimiento, la baja inflación- y aplicarla a todos los Estados miembros", ha reclamado.

Noticias

anterior siguiente