Anterior Puigdemont cree que la "mejor política social" que se puede hacer en Cataluña es la independencia Siguiente El Madrid suda para llegar a la final del Mundial de Clubes Arriba Ir arriba
Michael Mooney

¿Evitan las caries los chicles con xilitol?

  • Las caries empiezan a formarse a los 20 minutos de la ingesta de los alimentos

  • El xilitol disminuye la cantidad de bacterias de la boca y frena las caries

  • El los países en desarrollo las caries son un grave problema de salud
     

|

El precio inevitable que tenemos que pagar por comer son las caries. Afectan a nada menos que a unos 5.000 millones de personas. Para frenarlas hay que lavarse los dientes tras las comidas con una pasta con flúor. Desde hace unos años también se recomienda comer chicle sin azúcar y en especial con xilitol. ¿Qué tiene este compuesto químico para protegernos de la caries?

Las caries empiezan a formarse a los 20 minutos de la ingesta de los alimentos. Son huecos que se forman en las piezas dentales. Los hacen las bacterias que habitan nuestra boca cuando se alimentan de los restos de comida presentes en nuestros dientes, sobre todo de azúcares.

El esmalte de nuestra dentadura está compuesto en su mayoría por un mineral llamado hidroxiapatita. Es muy duro, pero es soluble en los ambientes ácidos que producen estos microorganismos. En esas condiciones el esmalte de los dientes y las muelas se desmineraliza y aparecen las lesiones.

Al principio el ácido solo estropea el esmalte, pero si no se elimina las bacterias continúan su trabajo destructor en la pieza dental, llegan a la dentina y hacen un orificio por el que acceden a la pulpa, tocan el nervio y provocan un intenso dolor. Si no se trata la pieza dental se cae, las encías se infectan y aumenta el riesgo de infarto e ictus.

El nuevo arma contra las caries son los chicles con xilitol. Este compuesto es un edulcorante que, a diferencia del azúcar, las bacterias no pueden fermentar. Así, dificulta el crecimiento y reproducción de estos microorganismos.

De manera natural se encuentra en bajas concentraciones en frutas y verduras. Su producción industrial se hace a partir de xilano, abundante en la madera.

Aplicar el xilitol en la dentadura como chicle no solo es divertido, también beneficioso puesto que el mismo acto de mascar chicle ayuda a mantener la dentadura limpia porque los restos de comida se quedan pegados en la goma. Además, fomenta la producción de saliva, que ayuda a mantener la acidez baja, lo que dificulta la desmineralización del esmalte.

El xilitol fue descubierto por dos grupos de científicos a la vez. En 1890 el químico Emil Fisher y su ayudante Rudolf Stahel aislaron el compuesto de la corteza de la haya. De manera simultánea el alemán M.G. Bertrand lo extraía de las plantas de la avena y el trigo.

Tras el hallazgo la ciencia no prestó demasiada atención a la molécula hasta que en 1950 se descubrió por casualidad que el cuerpo humano la produce, es un producto intermedio del metabolismo. Pocos años después, la FDA, agencia que regula el uso de fármacos y alimentos en Estados Unidos, autorizó su uso para dietas especiales.

En 1965 comenzó el primer gran ensayo clínico para determinar si el xilitol mejoraba la salud dental. La investigación, hecha por finlandeses, duró diez años. Los resultados fueron positivos y se inventó el primer chicle con xilitol.

En 2008 la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) autorizó su uso y confirmó su impacto positivo sobre la salud oral.

Los estudios se empezaron a suceder para complementar los resultados sobre los posibles beneficios del xilitol para la salud dental, como sustituto del azúcar para diabéticos y en busca de otras utilidades. Algunos estudios han concluido que la cantidad de bacterias disminuye casi 10 veces tras seis meses mascando chicles con xilitol.

Una revisión de los estudios científicos sobre este asunto publicados hasta 2011 hecha por la Asociación Americana de Dentistas concluyó que el xilitol puede ayudar a reducir las caries siempre que esté combinado con los demás métodos, que son una dieta moderada en azúcares simples y el lavado de dientes con una pasta de dientes fluorada. Dejan la decisión de recomendarlo en manos de la experiencia profesional del dentista y según las particularidades del paciente.

La realidad es que los países desarrollados no tenemos grandes trastornos con las caries. Para eliminarlas acudimos al dentista, que elimina la lesión de la pieza dental y rellena el hueco con empaste. Esto evita que la enfermedad prospere y perdamos la pieza. El verdadero problema está en los países pobres. La OMS estima que  allí el 90% de los casos de caries en países en desarrollo están sin tratar. Hay iniciativas no gubernamentales como la Sweet Bite Gum que proponen repartir chicles con xilitol gratis para que la población, sobre todo los niños, los masque después de las comidas y así disminuir la incidencia de caries.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente