Enlaces accesibilidad

Joan Mundet: "En 'Best seller' intento explicar la relación del arte con el poder"

  • El dibujante presenta su obra más personal: ‘Best seller’
  • Un juego literario, visual y autobiográfico con el 11-S de fondo

Por
Fragmento de la portada de 'Best seller', de Joan Mundet
Fragmento de la portada de 'Best seller', de Joan Mundet Amaníaco ediciones

El catalán Joan Mundet es uno de los dibujantes más destacados de los últimos años, gracias a trabajos como la saga de El capitán Alatriste (2005), Gari Folch (2008), Limpieza de sangre (2008), 11-M, la novela gráfica (2009) o Mil vidas más (2010), con el que consiguió el Premio Nacional de Cómic de Cataluña. Y en los últimos años ha ilustrado los guiones de Robin Wood para el famoso personaje, Dago, que se publica en Italia.

Pero ahora publica su obra más personal: Best seller (Amaníaco ediciones), en la que ha invertido nueve años, y en la que su vida y su obra se mezclan para crear una historia absorbente que mezcla elementos autobiográficos y un acertado análisis de la sociedad actual tras el 11-S.

Best seller –asegura Joan- es un álbum o novela grafica corta en la que intento explicar dos puntos de vista sobre la vida y también la relación de la obra artística con el poder y el valor del arte, si lo tiene, para cambiar cosas en la sociedad”.

“Por eso hay cosas que uno se pregunta, piensa o discute y que siente la necesidad de explicarlas para compartirlas con los demás. Porque sobre estas cosas gira mas o menos mi vida” –comenta-.

“Nacemos solos y morimos solos”

Best seller es una historia con un gran componente autobiográfico. “Creo que casi toda la novela pero más por ideas que por hechos concretos –asegura-. Yo no he escrito ningún best seller”.

El cómic narra la relación, con sus hijas, de un escritor que acaba de escribir una novela relacionada con los atentados del 11-S. Y cómo a veces es complicado separar realidad y ficción.

Pero también se mezcla la historia de esa novela, la de un hombre que busca a una de las desaparecidas en el atentado. “La obsesión de Héctor Servando buscando a Graciela (un joven que se niega a creer que su novia muriese en el atentado del 11-S pese a todos los indicios) tiene un paralelismo con la obsesión del artista en la creación de una obra” -asegura Mundet-

“En cuanto al mundo real ¿Quién lo controla? Según en que manos este, así nos luce el pelo. Miedo al mundo real no tengo, nacemos solos y morimos solos y en medio compartimos lo que podemos, el único miedo si acaso es a la barbarie que rompe ese compartir”.

En el libro también se refleja la relación de Joan con sus hijas: “Somos de dos generaciones diferentes y ellas me han dado pie a mejorar y a saber” -confiesa-.

El 11-S y el 11-M están muy presentes en la historia

El 11-S está muy presente en esta historia, desde esa impactante portada en la que vemos el avión a punto de impactar contra la primera de las torres, justo en el piso donde se encuentra Graciela.

“Yo buscaba un punto de partida para la novela dentro de la novela –asegura Joan- y pensé que el 11-S podría ser uno de ellos. Cuando ocurrió estaba de vacaciones y lo oí por la radio, no vi imágenes hasta el día siguiente, se desato la barbaridad, que tres años después golpeo en Madrid el 11-M que también lo oí por la radio, y la barbaridad continuaba y continua siempre en nombre de algo… casi siempre falso y podrido”.

“Después vino la realización de la novela grafica 11-M con Toni Guiral y Pepe Gálvez. Qué, evidentemente, me afectó más, por saber más, y por conocer a familiares de victimas. El 11-M fue una de las consecuencias del 11-S”.

“Realizar un cómic es un acto dual”

Las dos caras de las cosas, también son fundamentales en esta obra. “La dualidad es un aspecto que me interesa porque sirve narrativamente –afirma Joan-, de hecho realizar un cómic es un acto dual, por un lado esta el guion y por el otro el dibujo, a veces se compenetran del todo y otras incluso se contradicen, ese juego es el que me interesa a la hora de realizar una historia”.

“En Best seller hay una parte narrativa literaria y otra narrativa con imágenes y cada una explica historias diferentes pero convergentes, la carta por un lado y las peripecias de Servando buscando a Graciela”.

Casi nueve años para terminarla

Al ser un trabajo tan personal, Joan ha tardado nueve años en acabarla, “Es mucho tiempo para hacer una historia de solo 48 páginas, pero la he realizado en medio de otros trabajos de encargo. Al principio disponía de un guión realizado con cuatro trazos con textos anotados como un storyboard”.

“Entre lapsos de trabajo –continúa- me di cuenta de que cuando retomaba la historia para trabajar en ella, me perdía, no recordaba quien era ese muñeco boceto realizado con cuatro trazos. Así que lo siguiente que hice fue escribir el guión y darle vueltas y vueltas hasta que conseguí encajar toda al historia, a partir de ahí ya tenia una referencia concreta que podía ir mejorando conforme encontraba tiempo para trabajar en ella”.

“Después, hice un storyboard más trabajado con los textos incluidos lo que me permitió ajustar y retocar, cuando pude estudie los personajes, y luego realice el lápiz de todo el libro. Al cabo de más tiempo conseguí pasar a tinta las 48 páginas a razón de tres o cuatro cada semana fuera de horas de trabajo ajustando y arreglando la historia. En otra oportunidad entre trabajos, coloree la historia completa y ahí se terminó Best seller”.

“No creo que denunciar las cosas sirva para cambiarlas”

Sobre su admirado estilo, Joan asegura que “Es un dibujo clásico que coloco al servicio de la narración, en este caso al ser una historia contemporánea intente jugar con el blanco y el negro, y que fuese de fácil lectura gráfica. En cuanto al color busque unas gamas de colores de photoshop que no se comieran le dibujo, pero que sirvieran para dar tono a la historia, para recrear ambientes y realzar momentos de la narración”.

En cuanto a las conclusiones que ha sacado de dibujar esta historia, Joan confiesa que no cree que denunciar las cosas sirva para algo: “Denunciar artísticamente no creo que sirva para cambiar nada, y me duele porque me gustaría creer que si, que gracias al arte podríamos tener un mundo mas cultivado y menos bárbaro”.

Pero confiesa no saber hacia dónde se dirige la humanidad: “No tengo ni idea, pienso que a la humanidad ni siquiera le interesa vivir, solo busca sobrevivir a costa de todo y de todos sin un fin concreto… por seguir la inercia del planeta”.

“La conclusión mas clara que he sacado de este trabajo es que tengo que dibujar más historias y no tardar nueve años en terminarlas, creo que aún tengo cosas que decir y comunicar”.

En cuanto a futuros proyectos: “Acabo de terminar una novela grafica titulada Looking for Nobody. Y ahora estoy con la escritura final del guión y el diseño de personajes de una novela gráfica de época”, concluye.

Noticias

anterior siguiente