Enlaces accesibilidad

Leiva prende la mecha del rock en el primero de sus cuatro conciertos en Madrid

  • El madrileño ha realizado un concierto preparado para improvisar y emocionar
  • Sus fans han llenado una sala madrileña durante cuatro días consecutivos
  • Del 3 al 6 de abril presentará en la capital su segundo trabajo, Pólvora

Por
Leiva en la gira de presentación de su nuevo disco, 'Pólvora', a su paso por Madrid.
Leiva en la gira de presentación de su nuevo disco, 'Pólvora', a su paso por Madrid. J.G.

Abril ha respetado la noche de Madrid y no ha mojado la pólvora en el primero de los cuatro conciertos que Leiva ofrece este fin de semana en la capital, una apuesta por la emoción del directo, que hace escala en La Riviera dentro de una gira por toda España para presentar su nuevo disco.

Grupies, superhermanas, parejas que lo tienen todo, amigos colgados por estrellas, gente de todas las edades y de toda condición. Leiva, con o sin Pereza, pegado a su sombrero y a su telecaster gusta y convence a todos por igual con una interpretación limpia y perfecta que muestra su experiencia sobre las tablas pero también deja espacio para los solos de guitarra y la improvisación.

El cantante presenta Pólvora, su segundo disco de estudio, y no defrauda. Después de pasar por ciudades como Murcia o Málaga y con Barcelona, Zaragoza, Logroño o Bilbao en el horizonte, este fin de semana recala en Madrid donde ha colgado por cuatro días consecutivos el cartel de no hay entradas.

Enciende la mecha

En un concierto de tarde y entre semana siempre hay que poner más empeño para entrar en calor. Por eso el madrileño ha elegido a Los Zigarros, grupo de rock valenciano, divertido y desenfadado, que ha sido la chispa perfecta para encender la mecha del rock.

Envuelto en la inmensidad de la luz blanca de los focos, el cantante ha pisado el escenario y ha tomado la guitarra mientras una primera fila de jóvenes enloquecidas, teléfono móvil en mano, coreaba su nombre.

A su lado, los miembros de la 'Leiband', inseparables cómplices en la carretera del cantante que han empezado a tocar “Los Cantantes” y “Afuera en la Ciudad” y no han parado hasta que no han logrado un aplauso de 10 segundos, con cuenta atrás incluida, que habría sido capaz de incendiar de nuevo el “Windsor”.

Esta noche el de Alameda de Osuna ha jugado en casa, a unos cientos de metros del Calderón de sus amores, para llenar el Manzanares de letras desgarradoras y limpias notas de rock.

Directo medido para improvisar

Que Leiva arrastra una legión de fans desde sus tiempos de Pereza, no es ningún secreto. Poeta inspirado por los versos de Sabina y los riffs de los Stones, todo el mundo ha coreado sus canciones. Antiguas o nuevas, de Aviones, de Diciembre o de Pólvora, lo mismo es. Sus seguidores peregrinan a sus conciertos porque saben lo que quieren ver y él se lo da.

Sin embargo, eso no ha sido inconveniente para que el madrileño llevase al público a su terreno para convencerles de que puede ser un poco menos lo que era y más lo que quiere llegar a ser sin abandonar su esencia.

Las canciones de Pólvora se grabaron en directo para barnizarlas con “un halo de jam” y el concierto no podía ser menos. Solos de guitarra y espacios calculados para improvisar han permitido a la banda sincronizarse sobre el escenario y dejar momentos para el recuerdo.

Reivindicar la emoción

Siguiendo el guión a pies juntillas, y tras un repertorio que ha repasado los grandes temas del cantante, los músicos han dejado el escenario para regocijarse en los gritos que pedían que volvieran, pero al escenario solo ha regresado el cantante.

Despojado de su camisa y con una guitarra acústica en la mano, Leiva se ha colocado en el centro del escenario para hacer aflorar las emociones y alguna que otra lágrima con “Vis a vis”, uno de los éxitos más rotundos de su primer disco en solitario.

Pero esto no queda ahí, la 'Leiband' ha vuelto para apoyarle en el cierre del concierto en el que ha retornado el sonido de la eléctrica con “Terriblemente cruel” y se ha logrado un record, al menos personal, con el mítico “Lady Madrid” para el que el cantante ha pedido a todos sus seguidores que enfundasen el smartphone para poder disfrutar con las manos en alto de la magia de la música.

Pólvora es el segundo disco en solitario de Leiva desde que se separara de Rubén Pozo en 2009. Un trabajo más cuidado, con el apoyo de Carlos Raya en la producción y la guitarra, que se puso a la venta el pasado 28 de enero.

Tras su paso por Madrid, el cantante visitará Massanassa, en Valencia, Barcelona, Zaragoza, Bilbao y Vitoria, Logroño, Cáceres, Elche y Murcia, únicas ciudades para las que todavía quedan entradas. 

Noticias

anterior siguiente