Enlaces accesibilidad

España despide a Adolfo Suárez

  • La capilla ardiente ha quedado instalada en el Congreso de los Diputados
  • Los reyes, los príncipes y la infanta Elena han visitado el velatorio institucional
  • Estará abierta a los ciudadanos hasta la mañana del martes
  • El entierro será en la catedral de Ávila y el funeral en La Almudena 

Por
España despide al expresidente Adolfo Suárez

España despide este lunes a Adolfo Suárez, al primer presidente de la democracia tras la muerte de Franco, un actor clave de una época histórica que puso fin a cuatro décadas de dictadura. El arquitecto de la Transición falleció este domingo tras una década luchando contra el alzheimer que borró de su memoria quién fue y qué hizo.

Miles de ciudadanos están dando su último adiós a Súarez en la capilla ardiente que ha quedado instalada esta mañana en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados, por donde han pasado los reyes, los príncipes de Asturias y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, entre otras autoridades del Estado.

La capilla ardiente, que se ha abierto al público al mediodía, se ha cerrado a las 02:18 de la madrugada por expreso deseo de la familia, una vez que entró la última persona de las largas colas que esperaban para rendirle homenaje.

Volverá a reabrirse a las ocho de la mañana y permanecerá abierta hasta las 10:00 horas para que el público pueda aún darle su último adiós, y una hora después será despedido con honores de Estado en la plaza de Cibeles y trasladado a la catedral de Ávila, donde será enterrado  en la catedral de la capital abulense.

El féretro de Adolfo Suárez, cubierto con una bandera de España, ha sido trasladado en un coche fúnebre a primera hora desde la clínica Cemtro, donde el expresidente ingresó el pasado lunes por una neumonía, hasta la Carrera de San Jerónimo.

Diez soldados del Regimiento Inmemorial del Ejército de Tierra han portado el féretro a hombros hasta la Puerta de los Leones, que se abre solo en ocasiones solemnes, bajo el redoble de los tambores de la Guardia Real y acompañado de los hijos y los nietos del artífice.

En la escalinata, flanqueados por las esculturas de bronce que dan nombre a este acceso a la Cámara baja, esperaban el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y los expresidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. También estaban presentes el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, el presidente del Congreso, Jesús Posada, el del Senado, Pío García Escudero, del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

El féretro de Adolfo Suárez llega al Congreso de los Diputados

Visita de la familia real

Los reyes y la infanta Elena han visitado la capilla pasadas las diez y media de la mañana. Don Juan Carlos ha colocado a los pies del féretro, sobre una almohada, el Collar de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, que le ha otorgado un Consejo de Ministros extraordinario que se ha celebrado en la Cámara baja a las nueve y media de la mañana. En otra almohada estaba el Toisón de Oro, que el monarca otorgó al expresidente en 2008.

El rey ha manifestado sentir "una gran pena" por la muerte de Suárez tras rendir homenaje al primer presidente de la actual democracia y consolar a sus familiares, a los que les ha entregado la caja con las insignias de Carlos III.

Los príncipes de Asturias han visitado la capilla ardiente a primera hora de la tarde, después de regresar a Madrid del funeral del alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna. Don Felipe, con gesto emocionado, ha asegurado al abandonar el Congreso que hay que "agradecerle todo" al primer presidente de la Transición.

El Salón de los Pasos Perdidos se ha quedado pequeño para acoger las coronas de flores, que llenan también el vestíbulo de Isabel II, donde cuelga un retrato de Suárez junto al del último presidente de la II República, Manuel Azaña, según informa Efe.

Sus ministros le dan el último adiós

Por la capilla ardiente han pasado también algunos de los ministros de Adolfo Suárez, que han subrayado su capacidad para fraguar acuerdos. Entre ellos, han estado Landelino Lavilla, Federico Mayor Zaragoza y los padres de la Constitución Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez Llorca.

Herrero y Rodríguez de Miñón, secretario general técnico del Ministerio de Justicia cuando se aprobó la Ley para la Reforma Política y la primera amnistía, ha afirmado que "las figuras históricas no desaparecen nunca" y ha destacado que tenía una "gran empatía personal" que le permitía "fraguar acuerdos y consensos de todo tipo de adversarios políticos que nunca consideró rivales", sino individuos con los que había que "pactar y consensuar", según recoge Europa Press.

El exministro de Justicia y expresidente del Congreso Landelino Lavilla ha subrayado que Suárez era "mucho más cabal de lo que se pueda pensar" y ha elogiado su forma de "dirigir" el país y resolver los problemas.

Pujol celebra la "adhesión sincera"

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol ha celebrado este lunes la "adhesión sincera" que ha suscitado Adolfo Suárez, incluso entre quienes "en su día" no le valoraron, y ha subrayado que "es bueno para el conjunto del país tener un referente" en la "memoria", informa Efe.

Al salir de la capilla ardiente el expresidente del Gobierno, Pujol ha destacado que siempre valoró de Suárez su "valentía, su audacia y su buena fe" y ha dicho que aunque tenía sus "argucias" como todo buen político ellos siempre se tuvieron consideración y respeto, "incluso en el desacuerdo".

"Les puede sorprender pero este es un día muy positivo", ha dicho Pujol a los periodistas, para explicar después que es bueno para la sociedad y para el país que una persona, en el momento de su muerte, "suscite tanta adhesión sincera".

Entre los presidentes autonómicos que han visitado la capilla ardiente de Suárez está el catalán, Artur Mas, que ha elegiado su coraje y valentía. Dos cualidades que el presidente de la Generalitat echa en falta hoy en día.

"No solamente se atrevió [Suárez a restituir la Generalitat como institución], sino que actuó con valentía, arriesgó, ganó y se quemó, o le quemaron, pero hizo todo eso y en momentos como los actuales gente con esa visión hacen especialmente falta", ha dicho en declaraciones a los medios recogidas por Efe.

También han pasado por la capilla los presidentes de Valencia, Alberto Fabra; de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal; de Madrid, Ignacio González; Extremadura, José Antonio Monago; Castilla y León, Juan Vicente Herrera; y Aragón, Luisa Fernanda Rudi.

Homenaje público en la plaza Cánovas del Castillo

La capilla ardiente estará abierta hasta las diez de la mañana del martes. Una vez cerrada un piquete de honor portará el féretro hasta el final de la escalinata de la Puerta de los Leones, donde Mariano Rajoy presidirá los honores militares con el himno nacional.

Después, el féretro será depositado sobre un armón de artillería y, seguido a pie por la familia y las autoridades, hasta la plaza madrileña de Cánovas del Castillo. Tras una despedida del duelo con toque de oración, descarga de fusilería de la guardia de honor y desfile ante el féretro, este será introducido en un furgón que le transportará hasta la Catedral de Ávila, donde los restos mortales del ex presidente Suárez recibirán sepultura tras la celebración de un funeral previsto a la 13.00 horas.

Suárez será enterrado a unos diez metros de Claudio Sánchez Albornoz, presidente del Gobierno en el exilio entre 1962 y 1971. Los restos de Amparo Illana, la mujer de Suárez, serán exhumados para que descansen junto a los de su marido.

El funeral de Estado se celebrará en la catedral de La Almudena, en Madrid, el próximo lunes 31 de marzo a las 19.00 horas.

Una década luchando contra el alzheimer

Adolfo Suárez falleció este domingo tras una semana ingresado por una neumonía. Según explicó el equipo médico que le ha atendido en los últimos años ha sido "la evolución natural de la enfermedad [de Alzheimer] la que ha llevado al desenlace final".

El rey, que nombró a Suárez como presidente del Gobierno en 1976, ha expresado este domingo una "honda y permanente" gratitud hacia el político abulense. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el principal líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, también han destacado el papel que jugó Suárez en la Transición.

Pero no siempre Suárez fue elogiado. Criticado desde su elección por el rey por provenir del franquismo [en 1976 era ministro del Movimiento] fue atacado por todos, incluso por los suyos, hasta su dimisión en enero de 1981.

Cuando su figura empezó a ser rehabilitada, él empezó a olvidar.

Noticias

anterior siguiente