Anterior Ciudadanos apoyaría a otro gobierno del PP en Murcia y el PSOE está "abierto a todo" menos a elecciones Siguiente ¿Con qué sueña el Reino Unido después del 'Brexit'? Arriba Ir arriba
Viñetas de 'Moowiloo Woomiloo', de Molg H. y Néstor F.
Viñetas de 'Moowiloo Woomiloo', de Molg H. y Néstor F. Entrecomics

'Moowiloo Woomiloo', un original cómic interactivo que salta al papel tras su éxito on line

  • Es obra de Molg H. y Néstor F.

  • "El cómic es un campo de experimentación continuo", aseguran

|

Moowiloo Woomiloo es uno de los cómics más originales y sorprendentes de los últimos tiempos. Nacido en Internet como un experimento gráfico, narrativo e interactivo, que nos permitía saltar de las historias de unos personajes a otros, ahora nos llega la edición en papel, a cargo de la nueva editorial Entrecomics. Pequeñas historias entrelazadas y dobles —porque aquí todo tiene su anverso y su reverso—, de aterradora simetría y en las que sus autores demuestran un excelente sentido del humor (negro). Molg H. y Néstor F. nos introducen en este mundo fascinante en el que todo es posible.

"El planteamiento inicial -asegura Molg H.- fue hacer una serie de historias contadas desde dos puntos de vista. No nos propusimos contar nada específico, aunque sí que sabíamos que los guiones tratarían la relación de un autor con su obra, del autor con sus lectores y de los lectores con el autor y todo lo que envuelve a este mundo (crítica, etc.), más que nada porque era lo que nos obsesionaba en ese momento".

"En la versión online, lo que teníamos claro era ofrecer un sistema de lectura diferente -comenta Néstor F.-, mínimamente interactivo, aprovechando las posibilidades de una interface online. El resultado nos quedó un poco caótico, y considero que la edición en papel es mucho más cómoda, al haber un orden de lectura impuesto, además de varios contenidos extra que enriquecen más la obra".

"No sé si Moowillo es políticamente incorrecta -asegura Molg H.-, no nos planteamos eso al dibujar las páginas, ni tampoco quiero planteármelo. Sencillamente salieron así mientras las hacíamos. Lo que sí puedo decir es que contiene bastante humor negro".

Un título enigmático

El cómic nació en internet: "Nació más o menos en diciembre de 2009, en una conversación de Windows Live Messenger -asegura Molg H.-. Luego ya pasamos a Google Wave, donde discutíamos los pormenores de algunas páginas. El recibimiento desde el principio fue muy positivo y el feedback que nos llegaba nos animó a seguir con el proyecto".

"Tenía un dominio que me habían regalado al comprar otro -continúa Molg H.-. Hablando con Néstor, se nos ocurrió que podríamos usar ese nombre (Moowiloo) y su complementario (Woomiloo) para el webcómic que íbamos a empezar, ya que necesitábamos dos caras de una misma moneda. Nos gustó y nos quedamos con eso.

Lo más interesante -según Molg H.- es que las historias tienen dos puntos de vista que solo descubres al pasar la página y que todas ellas están relacionadas entre sí."

Un tebeo experimental

"Hay que tener en cuenta que el proceso de elaboración de Moowiloo Woomiloo ha durado dos años -asegura Néstor F.-, en este tiempo hemos dibujado las sesenta y pico páginas que componen el cómic, y personalmente mi estilo ha ido variando un poco. MW era un proyecto totalmente libre, sin fechas de entrega ni nadie más detrás que nosotros mismos, por lo que era un campo de experimentación continuo, aunque en mi caso he querido seguir ciertas pautas visuales durante todo el proceso".

Néstor también nos ha hablado de su método de trabajo: "Dibujo y entinto a mano, pinto a ordenador. Hace poco más de un año empecé a manejar la tableta gráfica, y ya empiezo a practicar el trazo digital. Pero soy bastante limitado en el plano técnico, de hecho últimamente solo hago comics cuyo resultado final es en lápiz".

"Nuestra principal influencia es la realidad"

"Considero a Paco Alcázar una gran influencia -asegura Molg H.-, pero si te digo la verdad no soy un gran lector de cómics y creo que ni Néstor ni yo nos hemos planteado de forma voluntaria ni un tono ni un estilo determinados a la hora de dibujar. Lógicamente todo te influye, pero más que un cómic o un autor, ha sido la realidad".

"No creo que hayamos tenido ninguna influencia clara haciendo MW -comenta Néstor F.-. Ambos compartimos un mismo sentido del humor y ciertas inquietudes temáticas, simplemente hemos aplicado esto a las historias. Te podría mencionar a Paco Alcázar o Daniel Clowes (siempre queda bien citar a Clowes), pero considero que mi mayor influencia ha sido el propio Molg H..."

"Una de las características que más me gustan del resultado final es esto mismo, cómo se van entrecruzando algunos personajes y elementos en algunas historias -continua Néstor F-. MW se compone de más de una treintena de historias independientes, pero quisimos darle algo de coherencia entremezclando tramas y situaciones".

Trabajando juntos

Al preguntarles por la experiencia de trabajar juntos, descubrimos que ambos también son el anverso y el reverso, aunque no sabemso quién es quién.

"Néstor es una persona bastante peculiar -asegura Molg H.-, por su perfeccionismo insano y por su obsesión por el detalle que roza la demencia, diría yo. Hemos llegado a discutir por cosas tan insignificantes como el color del pelo de un personaje o si en tal calle de no sé qué viñeta debía haber un árbol o no. Como anécdota, puedo contar que un día me llamó por teléfono a las 4 de la madrugada o así (cosa rara, ya que nos comunicábamos principalmente por internet) porque le preocupaba que no se entendiera cierta secuencia de una de las historias y tuvimos una discusión bastante fuerte. Obsesiones aparte, creo que volvería a trabajar con Néstor. Su manía enfermiza por no dejar nada al azar ha mejorado nuestro cómic".

"Apenas conozco a Molg en persona -comenta Néstor F.-, solo nos hemos comunicado por chats y emails, pero es un viva la virgen. Recuerdo que en una de las páginas, debía dibujar un árbol en una calle, ese árbol debía estar ahí por el bien de la historia, pero al final no lo hizo, eso me pone de los nervios. Le insistí en que lo arreglará, pero no me hizo caso. Si el lector encuentra alguna laguna en la novela gráfica, probablemente sea todo culpa de Molg. Dejando un lado estas pequeñas disputas, envidio su aparente espontaneidad en el dibujo y la libertad de su trazo, creo que esto le ha venido muy bien al resultado final".

Proyectos

Tras el éxito de Moowiloo en internet, y el lanzamiento de la edición en papel, ambos autores están enfrascados en nuevos proyectos.

"Estoy empezando a trabajar en un cómic largo de ciencia ficción con toques de thriller, pero aún estoy pensando en el guión y cómo ordenar lo que quiero contar. Preveo que va a ser bastante largo y creo que me lo voy a tomar con bastante calma", -comenta Molg H.-.

"Próximamente saldrá Infame, un cómic de 24 páginas con la editorial ¡Caramba!, aparte de seguir participando en fanzines y alguna que otra publicación online. Tambíen tengo algunos proyectos audiovisuales en mente y ganas de empezar un nuevo webcómic".

Sea lo que sea, esperamos que sea tan inquietante e interesante como este Moowiloo Woomiloo ¿O era Woomiloo Moowiloo?

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente