Anterior La Guardia Costera italiana rescata a cerca de 1.800 inmigrantes y cinco cadáveres frente a la costa libia Siguiente Evacúan a los pasajeros del AVE Marsella- Madrid por un incendio en la locomotora de cola Arriba

Obama y Romney miden sus fuerzas en la votación para destituir al gobernador de Wisconsin

  • El gobernador republicano Scott Walker es una estrella ascendente del partido

  • Los demócratas quieren destituirle por la ley que limita los derechos sindicales

  • Wisconsin es un estado clave de cara a las presidenciales de noviembre

|

Los votantes del estado de Wisconsin, en el centro de Estados Unidos, deciden si destituyen a su gobernador, Scott Walker, en una inusual consulta popular forzada por la oposición demócrata debido a su iniciativa de reducir los derechos de los sindicatos, en una votación que se considera un test tanto para el presidente Obama como su rival republicano, Mitt Romney, a cinco meses de las presidenciales.

La historia de Wisconsin ilustra en buena medida la evolución política que ha vivido Estados Unidos en cuatro años: si en 2008 este estado del centro vecino de su feudo de Illinois ayudó a Obama a conseguir la victoria sobre John McCain, con un triunfo de más de catorce puntos, dos años después dió la espalda a la Administración demócrata colocando a Walker con gobernador, quitando el escaño en el Senado al demócrata Feingold y otorgándole la mayoría en ambas cámaras estatales a los republicanos.

Entonces Walker se convirtió en el abanderado de la reducción del déficit -como la Cámara de Representantes, que pasó a manos republicanas- y escogió como objetivo prioritario a los sindicatos de la Administración pública, un sector fuertemente vinculado al Partido Demócrata.

Se desataron manifestaciones masivas de protesta y finalmente los opositores a la medida consiguieron el millón de firmas necesarias para votar la destitución de Walker, un tipo de votación que solo se ha producido en otras dos ocasiones en la historia de Estados Unidos, aunque en ambas los gobernadores censurados perdieron en las urnas y dejaron el cargo.

Consecuencias nacionales

Ahora, sin embargo, los sondeos dan a Walker varios puntos de ventaja sobre el hombre que le sustituiría si fuese destituido, el alcalde demócrata de Milwaukee, Tom Barrett, al que ya venció hace dos años.

"Esto va a ser un primer indicio de cuál es el viento político que está soplando en Wisconsin", considera Steven Schier, analista político del Carleton College en Northfield, Minesota.

"Tiene implicaciones para la carrera presidencial y la política nacional. Wisconsin puede ser un estado clave", añade.

Y es que si Walker gana, Schier cree que los analistas podrán prever las opciones republicanas en las elecciones del 6 de noviembre comparando su margen de victoria con el 6% que consiguió Walker sobre Barrett en 2010.

Walker se ha recorrido el país para conseguir financiación para su campaña y ha conseguido hasta 30 millones de dólares, más de la mitad de fuera del estado, incluyendo los hermanos David y Charles Koch, los dueños de las industrias Koch. Barrett apenas ha conseguido cuatro millones.

Este apoyo nacional muestra que el resultado será reclamado como propio tanto por el candidato republicano, Mitt Romney, como por el presidente Obama.

"Mañana hay elecciones en Wisconsin y yo apoyo a Tom Barrett. Sería un fantástico gobernador", ha tuiteado Obama. Mientras, Romney ha calificado de "héroe" a Walker, una estrella ascendente en el Partido Republicano que incluso suena como su vicepresidente.

Polarización estatal

Con todo, dentro del estado la votación refleja también la profunda polarización entre las partes enfrentadas, los sindicatos y los grupos conservadores, han puesto mucho dinero en la campaña.

Los que se oponen a la reducción de los derechos sindicales acusan a Walker de reducir los derechos de los trabajadores, en un debate encendido en el que se le oponen los seguidores republicanos de Walker, que creen que los cambios son necesaros para reducir el déficit presupuestario y atajar el poder de los sindicatos de la función pública.

La votación ha comenzado este lunes en un día apacible, con colas en las urnas del estado entre un cierto sentimiento de alivio entre los votantes, cansados con una dura lucha política que se ha extendido durante seis meses.

"Estoy muy excitado. Estoy rezando y esperanzado, rezado y esperanzado", ha declarado Willy Franklin, de 65 años, seguidor de Barrett.

Por contra, Roberta Komor, de 53 años, ha votado en el barrio de Milwaukee de Wauwatosa por Walker, pese a que hace dos años lo hizo por Barrett.

"Les han dado todo en bandeja de plata. Tienen que estar a la par con el resto de nosotros", ha declarado Komor respecto a los derechos de los sindicatos.

Pero los sindicatos no son de la misma opinión y forzaron fuertes protestas que incluso llegaron a ocupar el Capitolio estatal en Madison mientras Walker y los congresistas republicanos ponían en marcha la ley para recortar sus ayudas y derechos en marzo de 2011.

La ley fuerza a la mayoría de los funcionarios estatal, incluidos los profesores, a pagar más por su seguro de salud y las pensiones, limita sus aumentos salariales, hace voluntarios los pagos a los sindicatos y obliga a los sindicatos a conseguir una autorización cada año.

"Para nosotros, creo que la participación es clave hoy", ha declarado Walker tras votar en Wauwatosa poco después de que abriesen los colegios.

El gobernador de Wisconsin considera que muchos votantes han apreciado "que alguien este dispuesto a tomar decisiones duras".

Pero aún es posible que se produzca un resultado mixto: que gane Walker pero los republicanos pierdan la mayoría en el senado estatal, lo que podría bloquear la ley.

La vicegobernadora de Walker, Rebecca Kleefisch, y tres senadores estatales republicanos también tienen que hacer frente a elecciones de destitución. Un cuarto senador estatal cuya destitución también se votaba ya ha dimitido y un candidato de cada partido se disputan su escaño vacío.

"Realmente no creo que Barrett gane, pero creo que el senado estatal cambiará de signo", ha asegurado uno de los seguidores de Barrett, Andrew Karls, tras votar en Milwakee.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente