Enlaces accesibilidad

El ministro griego de Finanzas pide más participación del sector privado en el rescate

  • El primer ministro griego se entrevistará este martes con el presidente de la UE
  • Los inspectores del FMI, la UE y el BCE abandonarán Grecia este martes
  • Tienen previsto concluir su informe sobre los ajustes antes del 24 de octubre

Ver el especial sobre la crisis de deuda pública en Europa

Por

La misión del Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Unión Europea, conocida como 'troika' abandonará este martes Atenas, tras finalizar las negociaciones con los responsables del Gobierno heleno y empezará a elaborar el informe para determinar si el país cumple los ajustes que darán luz verde al siguiente tramo del primer rescate financiero, de 8.000 millones de euros.

El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, mantendrá un encuentro este martes en Bruselas con el presidente del Consejo de la Unión Europea, Hernan Van Rompuy. Precisamente Rompuy ha anunciado este lunes que se retrasa una semana la cumbre de la UE prevista en un principio para el próximo 16 de octubre.

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, ha señalado que su país espera una intervención "mejor" del sector privado en el segundo rescate a Grecia, aprobado por los líderes europeos el pasado 21 de julio y que asciende en total a 159.000 millones de euros (de los que en principio, una tercera parte provendría de los bancos).

Hasta ahora la intervención voluntaria de los bancos alcanza el 21% de la participación sobre los títulos soberanos griegos. Venizelos ha declarado que esperan una participación del sector privado "reforzada, un plan global mejor que el previsto".

Poco antes, el portavoz del Gobierno heleno, Elias Mossialos, había indicado que el Gobierno aceptaría "cualquier propuesta que mejorase las condiciones acordadas el pasado 21 de julio con la condición de que se confirme la participación de derecho de Grecia en la zona euro".

La situación es "insegura"

"Se han cerrado las negociaciones con la troika y quedan pendientes detalles técnicos", ha afirmado el ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, en la comisión parlamentaria de Finanzas.

"La situación es peligrosa e insegura", ha dicho a los parlamentarios tras una reunión de tres horas con los jefes de misión de la Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI), la denominada 'troika', que tienen previsto concluir su informe antes del 24 de octubre.

Venizelos ha declarado que "el nivel de vida y los ingresos, debido a la contracción de la economía en 2012, volverán al nivel de 2004", después de encadenar cuatro años seguidos de recesión.

La 'troika' pide rebajar el salario mínimo

En la reunión celebrada este martes entre los acreedores internacionales y Venizelos, se ha acordado que para 2013 y 2014 se deberá recaudar otros 6.000 millones de euros de forma adicional para cuadrar las cuentas públicas, según han informado fuentes del ministerio de Finanzas.

La troika también ha solicitado que se reduzca el salario mínimo en el sector privado hasta los 500 euros, desde los actuales 750 euros.

Los supervisores internacionales han estado negociando con el gobierno griego durante 12 días después de suspender su examen de las cuentas públicas griegas a principios de septiembre como protesta por la falta de avances en las reformas pactadas.

Un informe positivo por parte de la troika es imprescindible para que Grecia obtenga el sexto tramo crediticio -por valor de 8.000 millones- de la zona del euro y el FMI, que Atenas necesita ya que carece de liquidez más allá de mediados de noviembre.

Previsiones peores

El Gobierno griego ha reconocido, a principios de octubre, que no cumpliría con el objetivo de reducir el déficit este año hasta el 7,6% desde el 10,5% en 2010, y fijó la nueva meta en el 8,5%.

Para poder compensar ese déficit el Gobierno griego ha tenido que aplicar una nueva tanda de recortes públicos, -exigidos por la troika- entre ellos el despido de 30.000 funcionarios, que se sumaran a otros 120.000 empleados públicos de aquí al año 2013.

Además se impuesto nuevos impuestos sobre los bienes inmuebles y los carburantes para aumentar la recaudación fiscal. El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, ha hablado este lunes por teléfono con el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, y han tratado sobre la crisis, según ha informado el despacho del jefe de Gobierno heleno.

Noticias

anterior siguiente