Enlaces accesibilidad

Sanidad recomienda a embarazadas y niños no comer atún por su alto contenido en mercurio

  • La AESA ha actualizado sus recomendaciones sobre este tipo de consumo
  • Antes aconsejaban 100 gr a la semana, ahora recomiendan no comerlo
  • Sanidad recuerda que es una recomendación y anima a comer atún "con todas las garantías"
  • El mercurio puede alterar el desarrollo neuronal del feto y de niños de corta edad

Por
Ni atún, ni espinacas

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria recomienda a las mujeres embarazadas, mujeres en fase de lactancia y a los niños de entre 1 y 30 meses evitar consumir atún rojo, pez espada y tiburón por el alto contenido de mercurio que tienen este tipo de pescados.

Desde el Ministerio de Sanidad, no obstante, quiere mandar un mensaje de tranquilidad a los consumidores, asegurando que pueden comerlo "con todas las garantías", puesto que se trata de una "recomendación que se ha actualizado", no de una alerta.

No es ninguna alerta sino una recomendación

"Hace tres meses la cantidad recomendada de consumo de ese pescado para embarazadas y niños menores de tres años era de 100 gramos semanales y ahora se ha actualizado la recomendación para que se evite totalmente el consumo", informan desde Sanidad a RTVE.es.

La ministra, Leire Pajín, reconoce que los niveles de metales presentes en algunos alimentos son "una preocupación constante" frente a la que Sanidad está "en constante alerta". Sin embargo, puntualiza que los ciudadanos pueden consumir todos estos alimentos, ya que la recomendación de la AESAN solo se dirige a "determinadas poblaciones" -como son niños y embarazadas-, que deben ser más cuidadosos en su alimentación para evitar riesgos.

Recomendaciones

Las recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria para consumir estos pescados se filtran según las edades.

Deberán evitar su consumo las mujeres en edad fértil, embarazadas o en período de lactancia. Tampoco deberán consumir atún rojo, tiburón o pez espada los niños menores de 3 años. Los niños entre 3 y doce años deberán limitar el consumo de este tipo de pescados a 50 gramos por semana o 100 gramos cada quince días. Además no deberán consumir ningún otro de los pescados de esta categoría en la misma semana.

Una mujer embarazada que pese por ejemplo 60 kg y que ingiera una ración (100 gr) de este tipo de pescado a la semana superaría la ingesta máxima tolerable de metil-mercurio.

Un niño de una edad entre 7 y 12 años que pese por ejemplo 35 kg podría consumir solo media ración (50 gr) de pez espada, atún tojo o tiburón a la semana y ningún otro de estos pescados en esa misma semana. Por todo esto la Agencia de Seguridad Alimentaria ha actualizado las recomendaciones realizadas a los grupos de población considerados vulnerables.

Otra de las recomendaciones que hace la Agencia es respecto a otro metal que también afecta a la salud. El nitrato se encuentra principalmente en las verduras y hortalizas y es especialmente absorvida por las espinacas y las acelgas. Por ello aconsejan evitar de la dieta de los bebés estas verduras.

¿Dónde se encuentra el mercurio?

La toxicidad del mercurio depende de su forma química, tipo y dosis de exposición y edad del consumidor. Su forma orgánica posee una elevada toxicidad, se disuelve fácilmente en la grasa y atraviesa la barrera hemato-encefálica y la placenta pudiendo provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en niños de corta edad.

El metil-mercurio se encuentra mayoritariamente en pescados y mariscos, donde puede llegar a representar más del 90% del mercurio total.

Derivado de la contaminación medioambiental, los peces acumulan mercurio en su organismo a lo largo de su vida y esto ocurre especialmente en aquellas especies de gran tamaño como los grandes depredadores. El hecho de que suelen ser migratorios, hace que no sea posible excluir los pescados de las aguas menos contaminadas.

Aún con estas recomendaciones la Agencia Española de Seguridad Alimentaria quiere dejar claro que el pescado es una parte importante para una dieta equilibrada y sana. Esto se debe a la calidad de su proteína y su grasa, con aminoácidos esenciales en una cantidad  adecuada, escasa cantidad de grasas saturadas y una importante proporción de ácidos grasos omega 3 y de vitaminas A, D, E, B6 y B12.

¿Cómo afecta a la salud?

La toxicidad que tiene el mercurio en altas cantidades puede provocar daños progresivos en los pulmones, diarrea, cambios en la piel, temblores o alteraciones del sueño. Debido a las altas temperaturas, el mercurio se volatiliza y eso hace que llegue a muchos lugares, por lo que se extiende rapidamente por el ambiente.

Lo más grave es el daño que puede producir al feto

Como explica la doctora Carmen Gómez Candela, responsable del departamento de nutrición del Hospital La Paz de Madrid, lo más grave es "el daño que puede producir en el feto". "Puede afectar al desarrollo neurológico de su cerebro, lo que podría provocar retraso mental o ceguera", explica la experta en nutrición a RTVE.es.

En opinión de la doctora estas recomendaciones no hay que venderlas como una alerta, ya que "el pescado es fundamental en la dieta y contiene ácidos grasos omega 3 que es básico para el desarrollo de los niños".

"Estas recomendaciones no significan que no haya que comer pescado, sino que en ciertos grupos de riesgo hay que hacerlo con moderación", concluye.

Noticias

anterior siguiente