Enlaces accesibilidad

Rusia levanta el veto a las importaciones de verduras desde Holanda y Bélgica

  • Rusia exige certificado de origen y de no contaminación por E.coli
  • En la lista de espera: España, Polonia, Dinamarca, Chequia y Lituania

Por
Los productores de pepino son los que más están sufriendo esta crisis
Los productores de pepino son los que más están sufriendo esta crisis. PEDRO L. MANJÓN

Rusia ha levantado la prohibición de las importaciones de hortalizas desde dos países de la Unión Europea, Holanda y Bélgica. Un veto que impuso Moscú tras la crisis del pepino por la bacteria E.coli.

El anuncio lo ha realizado el jefe del Servicio Epidemiológico de Rusia, Guennadi Oníschenko en declaraciones a la prensa, con lo que confirmaba las expectativas de la Comisión Europea.

"Tras una evaluación de los expertos hemos permitido las importaciones desde Holanda y Bélgica", aclara el responsable sanitario ruso, citado por la agencia oficial rusa RIA Novosti.

España en la lista de espera

Las primeras importaciones autorizadas proceden de los países con los que Rusia ha mantenido conversaciones bilaterales sobre la seguridad de su producción. Según Oníshenko, en la "lista de espera" se encuentran otros cinco países: España, Polonia, Dinamarca, República Checa y Lituania.

El responsable ruso explica que la decisión de permitir la entrada de productos de Holanda y Bélgica obedece a la "confianza que infunden sus laboratorios".

El acuerdo marco para levantar el veto fue alcanzado el pasado 10 de junio, en la cumbre de los líderes de Rusia y la Unión Europea celebrada en la ciudad rusa de Nizhni Nóvgorod, donde se precisaron las condiciones que debían cumplirse para que se levantara la prohibición impuesta el pasado 2 de junio.

Rusia pone dos condiciones: el certificado de origen de cada cargamento y la lista de entidades reguladoras nacionales que certifiquen que los productos no están contaminados con la bacteria E.coli.

Primera estimación

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, en una valoración inicial ha estimado que las pérdidas ascienden a 51 millones de euros y se muestra dispuesta a "dar batalla" en el próximo Consejo de la UE para que se amplíen las ayudas.

En concreto, España pedirá ayudas para la zanahoria, la cebolla, la col y la berenjena, además de frutas de temporada como la sandía y el melón. Actualmente, el paquete de 210 millones es para los productores de lechuga, pimiento, tomate, pepino y calabacín.

La cotización de pepinos y otras hortalizascayó un 42%, en la primera semana de la crisis, tras laacusación infundada de las autoridades de Hamburgode que el origen del brote infeccioso estaba en unos pepinos españoles. Semanas más tarde se descubrió que la causa eran unosbrotes germinadosde soja deuna granja de Baja Sajonia.

Los alemanes se han mostrado muy críticos ante la gestión de la crisis de la variante agresiva de la E.coli que ha provocado ya 38 muertos y 3.082 afectados, según los datos del Centro Europeo de Control de Enfermedades. Todas los fallecimientos se han registrado en Alemania, menos el de una mujer en Suecia.

De todos los afectados, 795 han desarrollado el peligroso síndrome urémico hemolítico (SUH). En total hay 13 países en los que han aparecido casos, entre ellos España, pero todos están relacionados con personas que son de Alemania o han pasado por el país.

Noticias

anterior siguiente