Enlaces accesibilidad

El Gobierno griego supera la votación decisiva para aprobar los recortes

  • Papandréu ha obtenido finalmente el apoyo de todos sus diputados
  • El Gobierno aprobará ahora más ajustes para lograr otro rescate

Por
Yorgos Papandréu obtiene, por sólo seis votos, la confianza de su Parlamento

El primer ministro griego Yorgos Papandréu ha superado esta noche una crucial moción de confianza en unos momentos en que su Gobierno está bajo enormes presiones opuestas de los mercados y de los ciudadanos griegos ante la gravísima crisis financiera y económica que atraviesa el país.

La votación se ha celebrado al filo de la medianoche del martes al miércoles y ha salido adelante por 155 votos sobre 298, lo que significa que finalmente han respaldado al Gobierno todos los diputados del Pasok, el partido socialdemócrata en el poder, a pesar a pesar de que los nuevos planes de ajuste abrieron grietas en el seno. Toda la oposición ha votado en contra (143 votos), excepto dos diputados que se han ausentado.

Papandréu ha insistido en que el Parlamento heleno aprobará antes de final de junio el nuevo plan de ajuste que el país necesita para recibir la ayuda del Eurogrupo y del Fondo Monetario Internacional (FMI) y evitar así la bancarrota.

Carrera de obstáculos para evitar la quiebra

Papandréu y su nuevo titular de Finanzas, Evangelos Venizelos, tienen por delante una carrera de obstáculos y contra el reloj para eludir la quiebra.

Superada la moción de confianza, este mismo miércoles el Gobierno ha convocado una reunión del Consejo de Ministros en la que espera aprobar el armazón legal necesario para aplicar el nuevo paquete de recortes.

El segundo reto consiste en lograr que el Parlamento apruebe antes de finales de mes el nuevo plan de austeridad que los países del euro y el FMI reclaman a Grecia para entregarle el quinto tramo, por importe de 12.000 millones de euros, del programa de rescate aprobado hace más de un año por un total de 110.000 millones.

Los fondos del quinto tramo son imprescindibles para que Grecia pueda atender sus pagos más urgentes y para que la Unión Europea y el FMI tengan tiempo de poner en pie un segundo plan de rescate por un importe de entre 90.000 y 120.000 millones de euros.

"La oposición comprende" los recortes sociales

El nuevo plan de ajuste griego, con el que se esperan ahorrar 78.000 millones hasta 2015, incluye subidas de impuestos, cierre de empresas estatales, privatizaciones, despidos y reducción de sueldos y pensiones.

Venizelos ha asegurado que los dos partidos de la oposición conservadora griega están dispuestos a no boicotear la adopción de las nuevas medidas, aunque tampoco las apoyarán. "Coincidimos al menos en que yo vaya el 3 de julio al Eurogrupo con el paquete de medidas a medio plazo ya aprobado por el Parlamento", ha dicho antes de la votación.

Ese conjunto de medidas ha levantado las protestas de los sindicatos y del millón de desempleados (un 15,9%) del país.

Más manifestaciones

También protestan los funcionarios públicos que ven peligrar sus puestos de trabajo a raíz de las previstas privatizaciones, así como los empresarios y comerciantes que no tienen trabajo, y los asalariados y jubilados que sufrirán nuevos recortes en sus ingresos.

Durante los próximos diez días, los sindicatos han anunciado diversas jornadas de protestas hasta que se someta a votación el paquete de nuevas medidas. Se sumarán a las acciones de los empleados de la empresa de electricidad que ya llevan a cabo apagones por horas en diversas ciudades del país.

Algunos de las decenas de miles de indignados que se han vuelto a congregar esta noche frente al Parlamento han reaccionado con gritos de "¡Ladrones!" y burlas al conocer el resultado de la votación.

Venizelos ha reconocido que con las medidas ya adoptadas en los últimos 19 meses por el gobierno para reducir el enorme déficit fiscal de Grecia, el mayor de la zona del euro, "hay un problema de injusticia social" y para solucionarlo ha prometido una reforma del sistema de impuestos progresiva.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea ha dicho en Bruselas que entiende el sufrimiento de la población griega, pero ha recalcado que las políticas de austeridad son imprescindibles. Además, José Manuel Durao Barroso ha propuesto

facilitar a Grecia el acceso a fondos de cohesión ya existentes

.

Entre tanto, el Tesoro griego ha logrado colocar 1.625 millones de euros en letras a tres meses, pero ha tenido que elevar el interés hasta el 4,62%, más de medio punto por encima del registrado en la anterior, celebrada en mayo (4,06%).

Noticias

anterior siguiente