Enlaces accesibilidad

París y Londres pedirán ante la ONU una zona de exclusión aérea en Libia esta semana

  • Aceleran el proyecto de resolución ante los bombardeos contra civiles
  • "No podemos permitir que se masacre a la población", dice un diplomático
  • Rusia insiste en que está en contra de toda intervención extranjera
  • La Liga Árabe da su visto bueno a la zona de exclusión

Por

Diplomáticos franceses y británicos trabajan a contrarreloj para presentar esta semana un proyecto de resolución ante el Consejo de Seguridad de la ONU en el que establezca una zona de exclusión aérea en Libia, según han adelantado fuentes de Naciones Unidas.

"Los franceses y los británicos están trabajando en un texto. Se presentará a los quince países del Consejo de Seguridad lo antes posible. Hay un sentimiento de urgencia. No podemos permitir que se masacre a la población sin hacer nada", ha añadido la fuente diplomática.

"Se espera que haya algo de Libia (la zona de exclusión aérea) esta semana", ha recalcado.

Las partes lo confirman

El ministro de Exteriores francés, Alain Juppé, había declarado el sábado que trabajaba "con los británicos por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU crear una zona de exclusión aérea para evitar los bombardeos" en Libia.

Su homólogo británico, William Hague, ha confirmado que su país estaba trabajando en un proyecto de resolución, pero ha hecho hincapié en la necesidad de apoyo local y regional a la misma.

"En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas estamos trabajando estrechamente con los socios sobre la posibilidad de la zona de exclusión aérea", ha declarado ante la Cámara de los Comunes en Londres.

"Muchas condiciones se deben cumplir para tratar de implementar una zona de exclusión aérea", ha matizado de inmediato.

"Debe haber una necesidad demostrable (para establecer una zona), que sea percibida por el mundo. Tiene que haber una base legal clara y debe haber un claro apoyo en la región de Oriente Medio, la región del norte de África y el pueblo libio sí mismo ", ha recalcado.

Complicado debate

El Consejo de Seguridad ya ha adoptado una resolución, la 1970, en la que impone sanciones a Gadafi y su entorno y pide al fiscal de la Corte Penal Internacional que investigue posibres crímenes contra la humanidad en Libia, algo por lo que ya se inesvtiga al líder libio.

Sin embargo, la adopción de una nueva resolución es delicada, sobre todo por el derecho de veto que tienen dos países reticentes a cualquier intervención occidental, Rusia y China.

En este sentido, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, ha advertido de que su paús no considera la intervención extranjera, "especialmente la militar", como una solución a la crisis libia.

El secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, también ha advertido que cualquier opción militar tiene que tener el respaldo internacional de la ONU.

Apoyo árabe

La Liga Árabe ha dado su apoyo al proyecto de crear  esa zona de exclusión, según el portavoz del Ministerio francés de Asuntos Exteriores tras un encuentro el pasado domingo entre el jefe de la diplomacia francesa y el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, durante una visita de aquel a Egipto.

"El señor Musa ha confirmado el apoyo de la Liga Árabe a una zona de exclusión aérea", ha indicado el portavoz del Ministerio de Exteriores a la prensa.

El portavoz ha asegurado que Francia "evalúa todas las opciones que se pueden poner sobre la mesa para hacer frente a la evolución de la situación sobre el terreno".

"Apoyamos todo lo que pueda contribuir a salir de la crisis en Libia y trabajamos en coordinación con nuestros socios, los países implicados y el conjunto de instancias internacionales y regionales", ha añadido.

La Liga Árabe ya había adelantado tras su reunión el pasado miércoles que podría apoyar la puesta en marcha de una zona de exclusión aérea en Libia, aunque se opone a una intervención militar en el país.

"Los ministros de los países árabes han decidido seguir sus consultas sobre los mejores medios para proteger a los ciudadanos libios y de asegurar su seguridad y eso comprende el recurso a la imposición de una zona de exclusión aérea", decía el comunicado de su reunión.

Por su parte, el gobierno de Emiratos Árabes Unidos ha pedido a la ONU que cumpla sus "responsabilidades históricas de proteger al pueblo libio".

Esta decisión llega después de que las fuerzas leales a Gadafi hayan retomado los bombardeos sobre la ciudad petrolera de Ras Lanuf y de otros enclaves del este del país.

Los rebeldes piden la zona de exclusión

Los rebeldes del este de Libia, con el que varios países europeos, incluidos Francia, Italia y Reino Unido, han mantenido ya los primeros contactos diplomáticos, ha pedido a Occidente que intervenga con "bombardeos áereos tácticos" de formar urgente.

"Occidente tiene que moverse o si no este tipo loco -Gadafi- hará algo a los pozos petrolíferos. Es como un lobo herido", ha añadido Mustafá Geriani, portavoz de prensa del movimiento rebelde a la agencia Reuters.

Presión en Estados Unidos

Mientras, en Estados Unidos crece la presión del Congreso sobre la Casa Blanca para que se dé el apoyo militar necesario a los rebeldes libios.

La Administración Obama se ha mostrado prudente y ha asegurado que examina "todas las opciones" y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, reconocía que se estaba "lejos de una decisión" sobre una zona de exclusión aérea.

Sin embargo, el influyente senador republicano, John McCain, urgía este domingo a Obama a impulsar una zona de exclusión aérea, petición a lo que se ha sumado el senador demócrata John Kerry, presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado.

"La última cosa que queremos es una intervención militar pero no considero que una zona de exclusión aérea constituya una intervención", ha asegurado Kerry a la CNN.

Noticias

anterior siguiente