Anterior La DGT aclara que el director vive en un hotel y que propuso una permuta de instalaciones a petición de la Guardia Civil Siguiente El Comité de Inteligencia del Senado interrogará al yerno de Trump sobre sus contactos con Rusia Arriba Ir arriba
Tiras de 'Edén', de Kioskerman
Tiras de 'Edén', de Kioskerman Sins Entido

'Edén', un cómic argentino que triunfa en internet

  • Es el primer libro del argentino Pablo Holmberg

  • Sus tiras han sido traducidas al inglés, francés y portugués

|

KIOSKERMAN (Pablo Holmberg)

Nacido en Buenos Aires, en 1979, comenzó a publicar sus comics en Internet, en 2004. Eligió el formato "tira de diario" para desarrollar dos tipos de historias: unas relacionadas con el humor y el absurdo (Señor del Kiosco, 2004-2006) y otras con la experimentación y la creación de mundos (Edén y Lú) Edén es su primer libro y ha sido traducido al inglés, francés y portugués.Actualmente se encuentra preparando tiras para un segundo volumen de Edén. Más tiras en: www.kioskerman.com

Todos los lunes miles de personas reciben una invitación para entrar en el  Edén, que no es precisamente el paraíso, sino un lugar que nos invita a pensar y reflexionar sobre nosotros mismos. Y es que reciben por internet esa tira, obra del argentino Kioskerman (Pablo Holmberg). Una obra que, más que leerse, se siente. Y que ahora la editorial Sins Entido publica en un álbum recopilatorio. 

"Edén, asegura el dibujante argentino, es el caos de mi mente representado en un espacio visual concreto, que luego vuelve a ser caos, en otra mente, cuando alguien lo lee. Al mismo tiempo, no siempre lo sé. Ya que, si tengo suerte, me supera y solo lo siento, sin entenderlo demasiado".

"No es el Jardín del Edén de la Biblia, pero al ser mi mundo interno, con sus virtudes y defectos, es una suerte de utopía: el lugar donde quiero estar muchas veces, adentro mío. Nació como una evolución personal desde mi tira anterior, que se llamaba Señor del Kiosco. Nació como un experimento, en mis cuadernos y luego fue tomando posesión de mi cuerpo. Estoy poseído por Edén"

Una invitación a "sentir"

"Las tiras de Edén, asegura Kioskerman, Invitan a sentir. Me gustaría lograr un espacio que movilice al lector, despertando sentimientos. Porque eso es lo que me gusta que me suceda a mi cuando leo un cómic".

"A veces me salen tiras que son humorísticas, pero son las menos. Trato de callar mi razón y dejar que salga lo que salga. Trató de dejar la edición para el final. A veces me peleo con el humor. Otras veces me peleo con mi aspecto sentimental. Calculo que de esa lucha salen hijos, algunos medio extraños. Trato de quererlos a todos".

"No tengo la menor idea de dónde vienen las ideas. Me concentro en generar un estado mental que me permita cazarlas. Trato de estimular mi mente con un conjunto de diferentes estímulos, que luego mezclo. Pero hay un momento determinado en que se producen las conexiones, donde las cosas bajan. No tengo idea de dónde bajan. Sospecho que somos “radioheads” y que si la antena está bien ubicada la cosa sucede: La magia".

"Soy feliz compartiendo mi tira"

Aunque otros autores cobran por ver sus tiras en internet, todos los lunes Kioskerman envia Edén, gratuitamente, a todos los que lo soliciten en su página.

"Tengo un sponsor que me ha ayudado mucho en estos 7 años. Podría cobrar la tira, muy barata inclusive, pero la verdad es que mucha gente se quedaría afuera por no tener tarjeta de crédito o por no usarla en Internet. Y no quisiera que esa sea la razón".

"Me encantaría poder vivir de mi tira y concentrarme solo en ella. Pero soy feliz compartiéndola en forma gratuita también. Muy pocas veces me viene a la cabeza la idea de cobrarla. Además el hecho de que sea gratuita me ha abierto muchas puertas, sobre todo me ha dado conexiones con otros seres humanos. De alguna forma, recibo mi paga".

"Edén existe ahora. Y es todo lo que puedo saber. Sinceramente no tengo la menor idea de qué sucedería sin la tremenda ayuda que ha sido Internet".

"El protagonista de 'Edén' son mis miedos, mis esperanzas"

"El mundo es el protagonista de Edén. Es una tira de “no-personaje”. Y el mundo es el caos de mi mente reflejado en un espacio. Por lo cual, en realidad, el protagonista es mi ensalada mental. Mis contradicciones, mis deseos, mis miedos, mis esperanzas"

"Quiero que el lector se vea movilizado a nivel de sus sentimientos. Quiero compartir mis sentimientos con el lector. Y quiero devolver un poco de lo que me han dado a mi John Porcellino, George Herriman, Chris Ware, Alan Moore, Osamu Tezuka, Charles Schulz, Anders Nilsen, Hergé... Autores de comics que transformaron mi sentir y mi experiencia en este mundo, de una manera positiva, llena de energía".

"Más que nada quiero devolver. Necesito devolver todo esa energía que me dieron. Creo que no podría leer comics y luego no hacer nada con todo lo que me generan. Probablemente me pondría muy molesto con la gente".

De momento lo está consiguiendo, porque la tira se ha traducido ya al inglés, al francés y al portugués. "Eso lo logró Edén mismo, comenta Kioskerman, porque, salvo el caso de las ediciones de Brasil y de España (que han sido las últimas), yo no busqué que me tradujeran, sino que los mismos editores de Drawn and Quarterly y La Pasteque se pusieron en contacto conmigo. Gracias a Internet también, claro.

"Me conecto con el mundo desde el sentimiento"

"Yo ya no creo que el mundo “real” sea absurdo, asegura Kioskerman, Para mi el mundo es absurdo solamente si lo observo desde la razón. Pero si me conecto con el mundo desde el sentimiento, todo tiene mucho sentido".

"Por ejemplo, hay una mujer que es todo para mi. La razón real de mi vida es lo que siento por ella. Y eso le saca mucho de absurdo a mi percepción del mundo. Por otro lado el mundo “real” también me hace sufrir muchísimo".

"De hecho Edén es producto de una época de mi vida en la que me la pasé sufriendo. Cuando eso sucede, el mundo de Edén se transforma un poco en resguardo. Es un lugar donde yo puedo ser. O al menos donde estoy cerca, muy cerca, de ser. Hay veces que uso el mundo de Edén para canalizar mis frustraciones del mundo “real”. Entonces los mundos se conectan y se potencian".

"Otras veces, si tengo suerte, puedo directamente huír mentalmente a ese mundo y desaparecer de mi espacio físico. Siento una paz extrema, intransferible. En esos momentos el mundo “real” desaparece y Edén deja de ser un resguardo para transformarse en el lugar donde verdaderamente existo".

"Me gustaría mucho que mi segundo libro de Edén sea publicado, porque allí estoy tratando de volcar esos sentimientos. Si el primer libro fue el mundo de Edén canalizando mi experiencia en el mundo “real”, el segundo libro va a ser el mundo de Edén hablando por si solo".

Estamos deseando volver a Edén, que no es el paraíso, sino un mundo mucho más interesante.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente