Hay cielo más allá de las Perseidas

  • Huir de las luces de la ciudad y las autopistas es un requisito básico
  • Se deben evitar las noches de luna llena...si quieres ver algo distinto al satélite
  • Con unos simples prismáticos se pueden apreciar fenómenos de gran belleza
Ampliar fotoMeteoro cruzando el cielo

Imagen de un meteoro cruzando el cielo de Tenerife.CESTOMANO / FLICKR

Ir a fotogaler?a Eclipse solar

Los cuerpos celestes visibles durante los meses de veranoRTVE.ES

ALBERTO FERNÁNDEZ - MADRID 

Noche del once al doce de agosto. Un lugar apartado de la ciudad y de las grandes autopistas, en la montaña o en la costa. Está a una altura suficiente para evitar las brumas y las turbulencias provocadas por el calor. Unos prismáticos colgados al cuello, una manta por si refresca y un planisferio para saber dónde mirar.

Éste es el escenario ideal de una observación astronómica veraniega, una de esas actividades de ocio que permiten los días de vacaciones en verano, con el cielo despejado, las buenas temperaturas y, sobre todo, el tiempo necesario para dedicarse, simplemente, a mirar.

La noche es posible que no empiece demasiado bien. Pese a que las conocidas Lágrimas de San Lorenzo se pueden apreciar a simple vista, la Luna está casi llena y su excesiva luminosidad no permitirá apreciarlas por el momento.

Triángulo de verano

Sin embargo, antes hay muchas cosas que ver. En primer lugar, en el cénit del cielo, el triángulo de verano, formado por las constelaciones de la Lira, con su estrella brillante Vega, la del Cisne, con Deneb y, más abajo, al sureste, el Águila, con Altair.

Este triángulo isósceles traza las líneas maestras del cielo de verano, visible toda la noche, en un cielo presidido por la constelación de Sagitario, ubicada en el centro de la Vía Láctea, un enjambre de estrellas que, si se utiliza telescopio, muestra bellas nebulosas y cúmulos.

Huir de la ciudad

Para llegar a este punto hay que cumplir un primer requisito: dejar atrás una interminable sucesión de asfalto, ladrillo y luminarias que habrían hecho imposibles los hallazgos astronómicos de Galileo y Copérnico debido a la iluminación excesiva del cielo.

En ciudades medianas, como Valencia, esta distancia ronda los 30 kilómetros. En Madrid, algunos astrónomos aficionados se marchan más allá de Segovia.

Como muestra, la Agrupación Astronómica Madrileña ha invitado a sus socios a disfrutar de las Perseidas en Bonilla, una localidad conquense a 150 kilómetros de la capital de España.

Evitar la Luna

El segundo enemigo de la observación es, paradójicamente, uno de los astros más bellos y que mejor se aprecian a simple vista: la Luna. Los días de Luna llena o plenilunio son los peores para apreciar la riqueza del Universo, ya que oculta las estrellas débiles y los objetos del cielo profundo.

Otro elemento que se debe tener en cuenta es la altura, que aleja las brumas y hace el cielo más claro para la exploración. A cambio, el observador tendrá que tener en cuenta que las temperaturas descienden de forma brusca, por lo que es necesaria ropa de abrigo y cubrirse los pies y las manos, que se pueden resentir ante la falta de movimiento.

Una vez llegados a este punto y antes de empezar a observar, se debe dejar que los ojos se adapten a la oscuridad durante unos 15 minutos sin utilizar una linterna de luz blanca durante el mismo periodo, ya que se requeriría una nueva adaptación.

Con unos prismáticos

En cuanto al material, unos prismáticos, especialmente los del modelo de 7x50 milímetros, son suficientes para visualizar algunos objetos, desde la propia Luna hasta los satélites de Júpiter y se puede hacer un recorrido por la franja estrellada que constituye la Vía Láctea.

Como guía, mapas de estrellas y listas con los horarios de los fenómenos previstos son esenciales, sobre todo en días como el de las Lágrimas de San Lorenzo, cuya cercanía con la Luna llena hará que no se hagan apreciables hasta bien entrada la madrugada.

Y, mientras tanto, esperar con una buena bebida caliente sentado en una silla plegable de madera sin despegar el ojo del telescopio, de los prismáticos, o de quien nos acompañe en este viaje 'low cost' a las estrellas.

­ ­ ­ ­
Una mujer camina junto a una pintada de dos corazones con los colores del arcoíris en Dublín

Irlanda legaliza el matrimonio gay, según los datos provisionales

En Dublín el apoyo podría acercarse al 60%, frente al 40% del "no". Los resultados definitivos se conocerán esta tarde.

­ ­ ­ ­
Programas para todos los públicos

Más de 90.000 agentes velarán por el buen desarrollo de las elecciones

El presupuesto de las municipales asciende a casi 128 millones de euros. Se estiman resultados fidedignos a las 22:30 horas.

­ ­ ­ ­
Programas para todos los públicos

El adiós a la Liga, entre Europa y la salvación

El Atleti, a sellar el tercer puesto ante un Granada en busca de la salvación. El Valencia debe ganar para que el Sevilla no le arrebate la cuarta plaza. Almería, Eibar, Deportivo y Granada buscan firmar la permanencia. Athletic y Málaga lucharán por asegurarse la última plaza europea.

­ ­ ­ ­
Protestas de los trabajadores de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada el pasado 15 de enero

Coca-Cola reabre la planta de Fuenlabrada como centro de operaciones industriales y logísticas

Los sindicatos rechazan la reapertura si no es en las mismas condiciones. Hasta 250 trabajadores tendrán la posibilidad de reincorporarse a ese centro, según la compañía.

­ ­ ­ ­
Programas para todos los públicos

Alicia, 150 años en
el País de las Maravillas

JESÚS JIMÉNEZ.- La famosa novela de Lewis Carroll cumple 150 años. Se reedita una versión ilustrada por Rébecca Dautremer.

­ ­ ­ ­
Programas para todos los públicos

Un tetrapléjico usa su pensamiento para mover un brazo robótico

Controla el brazo robótico con su pensamiento e imaginación. Tiene microelectrodos implantados en el córtex parietal posterior.

Espacio reservado para promoción
cid:1012