Enlaces accesibilidad

Copa del Rey

Las claves del Real Madrid 0 - 3 Barça de Copa

Por
Suárez y Dembélé
Los jugadores del Barcelona Ousmane Dembélé y Luis Suárez se abrazan tras uno de los goles culés en el Bernabéu. AFP AFP

El FC Barcelona disputará la final de Copa del Rey del Benito Villamarín tras imponerse 0-3 al Real Madrid en el Bernabéu en un partido en el que los blancos merecieron mucho más, sobre todo en el primer tiempo, pero que terminaron dejando escapar por no estar atinados de cara a portería. A continuación repasamos las claves del clásico copero.

Vinicius y Benzema, negados de cara a puerta

Tras su buena actuación en el choque de ida, muchas de las miradas estaban puestas en Vinicius Junior. El brasileño fue la principal referencia ofensiva de los blancos pero se mostró negado de cara a portería, fallando hasta cuatro ocasiones claras que hubieran cambiado la película.

Su primera oportunidad, al cuarto de hora, la mandó muy arriba. Cinco minutos después, se topó con Ter Stegen en otra buena ocasión tras la presión de Benzema. A pocos minutos del descanso, el brasileño tampoco acertó a rematar bien y Lenglet le taponó su disparo. Benzema recogió el rechace pero Ter Stegen volvió a salvar al Barça.

Ya en la segunda mitad, con el 0-1 en el marcador, Vinicius dispuso de una buena ocasión para hacer el empate pero Semedo tocó lo justo para evitarlo. Una falta de gol que terminó pasando factura a los blancos.

Un resultado exagerado para el juego del Madrid

Aunque el Barça esté en la final, si nos fijamos en el juego el Madrid jugó mejor en el global de la eliminatoria. Ya lo demostró en la primera mitad de la ida y también en este choque de vuelta.

Los de Solari llevaron el peso del partido, tuvieron más ocasiones y dominaron más la pelota. Sin embargo acusaron la falta de un delantero con pegada y terminaron pagando caro su falta de puntería. Al final, queda un 0-3 que será lo que se recuerde del choque y no que el Madid jugó mejor que su rival.

Ter Stegen y Suárez llevan al Barça a la final

Tras su exhibición liguera en Sevilla la atención barcelonista estaba puesta en Messi. Pero el argentino, que sigue sin marcar en Copa en el Estadio Santiago Bernabéu, no necesitó ser el protagonista.

En su lugar destacó Ter Stegen que salvó a los suyos con sus paradas. El meta alemán fue providencial para mantener al Barça con vida salvando dos ocasiones claras en el primer tiempo y otra más, de Reguilón, ya en el segundo. Con la portería asegurada, faltaba matar arriba y ahí apareció Luis Suárez.

El uruguayo, que llegaba cuestionado por su falta de gol en los últimos choques, no falló y ya suma 11 goles en los clásicos. Esta vez el ‘9’ azulgrana tuvo protagonismo en todas las ocasiones del Barça. Acertó a rematar, tras un pase al espacio de Dembélé, en la primera oportunidad que tuvo su equipo. Presionó bien y terminó haciendo que Varane anotara en propia puerta el segundo y transformó, a lo Panenka, el penalti que Casemiro le cometió. Cerró así las bocas que decían que había partido su olfato goleador.

También destacó Dembélé que, apareciendo por las bandas para desequilibrar, tuvo protagonismo en los dos primeros goles. Suyos fueron los pases que terminaron transformando primero Suárez y después Varane, en su intento de despeje.

100 victorias y solo nueve derrotas

Ernesto Valverde, técnico culé, fue otro de los protagonistas del choque por su planteamiento del partido. Su apuesta, basada en dejar la portería a cero, le salió bien pese a que las sensaciones de su equipo no fueron buenas.

Pero el ‘Txingurri’ sabe lo que tiene arriba y no quiso arriesgar. Durante la primera mitad su Barça ni siquiera inquietó a Keylor. Ya en la segunda, anotaron la primera que tuvieron y el partido se abrió.

Supo leer bien lo que tenía que hacer para ganar este choque y se fue satisfecho tras cumplir su partido número 100 en el banquillo culé, con unos registros espectaculares. El técnico extremeño acumula 68 victorias, 23 empates y solo nueve derrotas desde que dirige al Barça

La sexta final de Copa consecutiva

Con esta victoria en el clásico el Barcelona selló su participación en la final del Benito Villamarín en la que será su sexta final consecutiva de Copa del Rey.

De momento, el Barça acumula cuatro trofeos seguidos (2015, 2016, 2017 y 2018) y aspira a ser el único equipo en la historia que gana cinco títulos de Copa consecutivos. Valencia o Betis, que disputan la otra semifinal este jueves, tendrán ante sí el desafío de acabar con esta hegemonía del Barça en Copa.  [Valencia - Betis en directo, jueves 21:00h]

Un Madrid Herido

Solo tres días después del clásico de Copa llega otro choque Madrid-Barça, pero esta vez en Liga. Solari tiene ahora la misión de recuperar a sus hombres para este encuentro ya que la dura derrota encajada podría pasarles factura el sábado.

Si el Barça sale victorioso también en Liga, los blancos habrán entregado en bandeja la Liga a su ‘eterno rival’. Sin embargo, con las pocas opciones ligueras que tienen los madridistas, Solari podría optar por reservar a algunos de sus hombres ya que ahora todas las esperanzas blancas están puestas en la Champions y el Madrid tiene un trascendental encuentro ante el Ajax el martes.

Deportes

anterior siguiente