Enlaces accesibilidad

F1 2012 | GP DE EE.UU.

Fernando Alonso salva el 'match ball' en el circuito de Austin

  • Vettel es segundo en Estados Unidos y Alonso finaliza tercero
  • Lewis Hamilton se impone en el circuito de Texas
  • El título mundial se decidirá en la última carrera: Brasil
  • Así ha sido la narración del GP de EE.UU. en RTVE.es

Por
El piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso rueda sobre el circuito de Austin.
El piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso rueda sobre el circuito de Austin. REUTERS REUTERS

El piloto alemán Sebastan Vettel no ha podido certificar matemáticamente el título mundial de Fórmula 1 en el GP de Estados Unidos, después de finalizar segundo y, Fernando Alonso, tercero. El vencedor de la cita de Austin, la penúltima del calendario, ha sido el piloto británico Lewis Hamilton. [Así ha sido la narración del GP de EE.UU. en RTVE.es].

Con este resultado, Vettel solo ha podido recortar 3 puntos al piloto asturiano de Ferrari, que llegará al Gran Premio de Brasil, la última cita del calendario, con 13 puntos de desventaja. El líder del Mundial ha desaprovechado una buena oportunidad para dejar el título visto para sentencia, ya que salía desde la 'pole' y Fernando Alonso lo hacía desde la séptima posición.

Hamilton ganó una prueba muy vistosa, en un circuito espectacular -que vivió un ambiente sensacional durante todo el fin de semana- y repitió en Estados Unidos el triunfo que logró en 2007, en Indianápolis, la última vez que hubo un Gran Premio en ese país.

El inglés perdió un puesto en la salida, cediendo el segundo al Red Bull del australiano Mark Webber que se colocó justo detrás de Vettel. Alonso salió séptimo, al ganar un puesto por la sanción de cinco que sufrió su compañero brasileño Felipe Massa -cuarto hoy- al haber sustituido la caja de cambios de su Ferrari.

No dudó en arriesgar y en los primeros compases, con una curva ciega a la izquierda tras una fuerte subida, avanzó tres puestos, al superar a los alemanes Michael Schumacher (Mercedes) y Nico Huelkenberg (Force India) -octavo hoy- y al finés Kimi Raikkonen (Lotus) -sexto en Austin-.

Hamilton recuperó la segunda plaza al adelantar a Webber en la quinta vuelta y se lanzó a la caza de Vettel, que se defendía sin grandes problemas en esos momentos, aunque en la 17 el inglés rodaba a menos de un segundo del alemán. En el mismo giro en el que el australiano se retiró, por problemas en el alternador, cediéndole la tercera plaza a Alonso.

Susto para Alonso

En una carrera en la que se fue a una parada y en la que al de Oviedo le pegaron un buen susto en su entrada en garaje, en la vuelta 21 -la misma en la que paró Hamilton-. Fernando cambió de neumático medio a duro, y tardó más de lo previsto al atascarse en la operación el neumático trasero derecho. Vettel entró un giro más tarde y sus mecánicos bordaron el cambio.

A la larga fue intrascendente esa operación, por fortuna para Alonso, que tardó en coger ritmo, pero logró salvar la 'bola de partido' al firmar un nuevo podio -el 85 de su carrera en F1-, sacando de nuevo el mejor resultado posible en una carrera en cuyo ecuador -tras la vigésima octava de las 56 vueltas posibles- ya se vislumbraba que a la victoria optaban sólo dos.

Hamilton presionaba marcando vueltas rápidas provisionales y en el giro 42 superó a 'Seb', que contraatacó en el tramo final de la prueba, pero no logró recuperar la primera plaza y entró a seis décimas del inglés en la meta de Austin.

Vettel se tuvo que conformar con la decimoquinta vuelta rápida de su brillante carrera, al parar el crono en la última en un minuto, 39 segundos y 347 milésimas. Aumentó su ventaja, pero salió menos contento de Texas que Alonso, a pesar de que le valdría con ser cuarto en Brasil para festejar su tercer título seguido.

Las cuentas de Sao Paulo

Fernando intentará evitarlo en la pista de sus mayores éxitos, en la que, sin embargo, nunca ganó una carrera. Para que el asturiano celebrase un tercer título en Interlagos tendría que subir a lo alto del podio y que Vettel no mejorase un quinto puesto; ser segundo y que el alemán no supere la octava plaza; o acabar tercero y que el 'pequeño Kaiser' no supere el décimo.

Una vez más, el título se decidirá en Brasil, en una carrera en la que las condiciones meteorológicas también pueden jugar un papel importante y aumentar la presión sobre los contendientes. El suspense está servido en Sao Paulo.



Deportes

anterior siguiente