Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

No es Hawai ni Australia. Es Getxo, donde también hay olas gigantes. Tres años después vuelve el Punta Galea Challenge, uno de los campeonatos de surf más importantes de España. 24 surfistas, 13 de ellos españoles como Aritz Aranburu o Natxo González, pelean por el triunfo con maniobras espectaculares surfeando las olas del Cantábrico.

Foto: Un surfista en acción en el Punta Galea Challenge de 2022 (ANDER GILLENEA / AFP)

Poco podían sospechar los pescadores de estas islas tropicales que el carácter de su mar, esas duras olas que a menudo complican la faena a bordo de sus bangkas, acabarían colocándolos en el mapa de los mejores destinos del mundo para practicar surf. La isla de Siargao, el malecón Cloud 9 y el pueblo de General Luna se han transformado en una meca de la tabla encerada. Pero hay mucho más: los primeros turistas internacionales comenzaron a divulgar los encantos naturales de Caraga, una de las regiones más inexploradas de Filipinas. El coordinador cultural de su embajada, Joshua Miguel Hermosa Orille, nos invita a practicar island hopping; es decir, a navegar saltando entre islitas como Guyam, Dako o Naked Island. Contamos también con la compañía de Ane Corta, donostiarra residente desde hace varios años en Siargao y gran conocedora de la escena surfera de esta provincia al noreste de Mindanao. El guía Patrick June Ceniza, natural de Caraga, y la propietaria de la agencia de viajes Kara Tours, Jennifer Nanayakkara, nos permiten descubrir otras partes de la región como la ciudad de Surigao, la marisma de Agusan y los paisajes del archipiélago de Dinagat. Laura Pascual, directora de Woola Filipinas, nos muestra algunas de sus mejores playas blancas, lagos turquesas y montes tapizados de vegetación, incluido un bosque de bonsáis. La coautora de la web ViajarPorFilipinas.com, Claudia Rodríguez, completa nuestra ruta con estimulantes visitas: las cataratas Tinuy-An, el río Encantado o los pueblos costeros de Salvación y Lanuza. Recogemos también las impresiones de una viajera, Lola Sánchez-Infante.

Leticia Canales, que el verano pasado estaba recuperándose de una complicada lesión en la cadera, es la nueva campeona de Europa de surf. La vizcaína, ocho veces campeona de España, ha logrado su primer título continental. "Hay mucho trabajo atrás. Han sido meses que teníamos también otros objetivos, que no se han cumplido" como la clasificación para los Juegos de Tokio, ha dicho Canales. "Siendo campeona de Europa entro al circuito mundial y eso para mí es mi sueño. Nada, ahora a por los 'challengers', y a comerme el mundo", ha añadido.

Esta ola gigante surfeada en Nazaré por el surfista portugués Antonio Laureano de 18 años podría convertirse en el nuevo récord guiness del mundo: 30 metros de altura. Hasta ahora el récord lo tenía un brasileño con una ola de 24 metros y ha sido el profesor Miguel Moreira de la facultad de motricidad humana de Lisboa quien trabaja en homologar su medición con imágenes y fotografías...Un algoritmo que permite ir midiendo a diferentes escalas. La gran duda para la medición ha sido saber dónde estaba la cresta de la ola...Laureano se tiró al agua en plena temporada de olas gigantes de Nazaré en octubre del año pasado y ahora aguarda que la organización de la liga mundial de surf le dé su aprobación…Esta es la mayor de todas es la que tiene el récord sin duda de los 30 metros nos cuenta el profesor… Porque además en el momento de surfear estas olas es difícil percatarse de la proeza los sufistas pueden ir más de 80 kilómetros por hora.

El coronavirus ha azotado el mundo y ha alterado el deporte mundial. Las pérdidas —entre ellas económicas— son incalculables. Sin embargo, ha habido un selecto grupo de actividades que han logrado salir a flote. Son los deportes 'outdoor' o deportes al aire libre.

Surfciclismoesquí, triatlón, senderismo, entre otros... Todos ellos permiten seguir las medidas básicas de sanidad: con distancias de seguridad, en espacios abiertos e, incluso, sin mascarilla. Las federaciones y tiendas especializadas han notado el auge.

Con deportistas como Aitor y Carmen, España es la nueva campeona del mundo de surf adaptado. Lo ha conseguido dando la sorpresa a Estados Unidos y en aguas californianas, en San Diego. En esta modalidad el surf es trabajo de equipo: los invidentes llevan guías para entrar en el agua y seleccionar las olas, pero una vez arranca el movimiento sí que son solo ellos y el mar.

Estos días de invierno son los mejores para surfear en la costa Atlántica. Y no cualquier ola, sino las gigantes. Y las más altas y peligrosas se dan en Nazaré. Hemos hablado con el surfista que ahí logró el récord mundial de la ola más alta: 25 metros.

O lo que es lo mismo, la altura de un edificio de ocho plantas. Es lo que hizo en 2018 el brasileño Rodrigo Koxa, un récord Guinnes que según él, era la consecuencia de un camino elegido.

El kitesurfista, Jerome Clotens, ya se encuentra en Dakhla, (Marruecos) donde practicará todas las disciplinas de este deporte. Kite-Freestyle, Wave, Big Air, Wing Foil, son algunas de las modalidades que Clotens, campeón de Europa y del mundo junior a los 16 años viaja por todo el mundo para mostrar sus experiencias.

Fotos (créditos: @julien_leleu): http://bit.ly/JeromeDakhlaFotos

La surfisa vizcaína Leticia Canales ha recibido con "sorpresa" el positivo por coronavirus que ha arrojado el resultado de la prueba PCR a la que fue sometida el pasado fin de semana, antes de una operación de cadera a la que iba a ser sometida este lunes en Barcelona.

"El positivo me ha pillado totalmente por sorpresa ya que estoy asintomática, me encuentro bien y tengo especial cuidado para evitar el COVID. Es más, a menudo he tenido que recordar a varias personas la importancia de mantener distancias y utilizar la mascarilla", comenta la deportista en declaraciones difundidas por su equipo.

Con la fase 2, los deportistas pueden ir al agua en grupos, con actividades colectivas. Siempre con un protocolo de actuación establecido, con información para los usuarios, formación para los trabajadores y con medidas preventivas. Por ejemplo, la distancia con el resto, en la arena y en el agua tendrá que ser de cuatro metros, eso siempre que el viento no sea muy fuerte.

[Coronavirus: última hora en directo]