Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Ana María Matute vivió casi noventa años (1925-2014), pero le gustaba decir que no pasó de los doce. Ocupó un sillón de la Real Academia Española. Fue una de las voces más singulares de la narrativa española del siglo XX, recibió los premios más importantes de la literatura en castellano y fue varias veces candidata al Nobel.

Decía que escribir era para ella una forma de ser y de estar en el mundo. Por eso, su vida y su obra no pueden separarse. Su infancia, que en alguna ocasión dijo que es más larga que la vida, fue fundamental. Por eso, muchos de sus protagonistas eran niños, o los adultos que recuerdan su niñez.

Ana María Matute nació en una familia burguesa de Barcelona, de madre riojana y padre catalán. Una torre de marfil, un mundo lleno de convenciones y de hipocresía que poco tenía que ver con la vida, y donde, desde pequeña, supo que no encajaba. Se sintió mucho más cómoda en Mansilla de la Sierra, el pueblo de su madre, donde conoció unos niños más pobres y más auténticos. Y donde conoció en profundidad el bosque, ese paisaje que también formó parte de muchas de sus obras.

Pronto la literatura fue para ella un refugio ante la extrañeza de un mundo que no entendía. Su primera novela, Pequeño teatro, la escribió a los 17 años, con la que doce años después ganó el Premio Planeta. Quedó semifinalista del Premio Nadal en 1947 con Los Abel, la primera novela que publicó y que había escrito con 19 años.

Su vida atravesó el éxito profesional en paralelo a algunos sufrimientos personales, como su doloroso fracaso matrimonial. En 1971 entró en una depresión que la apartó de su actividad, cuyas causas, según reconoció años después, tenían que ver con todas las malas experiencias de los años anteriores. Pero en 1996 llegó el resurgimiento definitivo con una novela de casi mil páginas que llevaba 25 años sin terminar: Olvidado rey Gudú. Recibió el Premio Cervantes en 2010 como culminación de toda su obra.
 

  • Carmen da la vuelta al seudónimo femenino, pero a lo largo de la Historia las mujeres tuvieron que usar un nombre masculino para publicar
  • Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero desvelaron que estaban detrás del seudónimo Carmen Mola tras ganar el Premio Planeta 2021 
  • Desde las hermanas Brontë a Mary Anne Evans (George Elliot) muchas escritoras han ocultado su identidad para evitar la discriminación

Carmen Mola ha ganado este viernes el 70º Premio Planeta, dotado por primera vez con un millón de euros -el premio literario más alto del mundo-, con la novela La bestia y ha desvelado su verdadera identidad. Eran tres hombres bajo el mismo seudónimo: Jorge Diaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero. Gracias a su obra Últimos días en Berlín, Paloma Sánchez Garnica ha quedado finalista del galardón. RTVE ha entrevistado a los premiados. FOTOGRAFÍA: EFE/Quique Garcia.

Eva García Saenz de Urturi hace justicia a Leonor de Aquitania. De hecho para la escritora Leonor fue la primera influencer de la Historia occidental, ya que en el siglo XII influyó en numerosos campos tanto de la cultura como de la legislación.
Con Aquitania ha conseguido el Premio Planeta 2020.
Viajamos a Olmedo y entramos en la Librería La tienda de Lope
Abrimos Las inseparablesla novela inédita más íntima de Simone de Bouvard.
Conocemos la editorial La biblioteca de Carfax.
Leémos a Leila Guerriero y Frutos extraños, su primera antología publicada en España
Nuestro @icarobooks nos habla de la colección de poesía Mitades de una gota editados por @somoslibros_ed. Y nos recomienda la cuenta @lectorascotorras

La escritora alavesa, creadora de la Trilogía de la ciudad blanca (más de un millón de ejemplares vendidos) ha ganado el galardón por 'Aquitania', novela que mezcla el thriller característico de su saga más reconocida y la intriga de la vida de una mujer de la nobleza francesa del siglo XII. Sáenz de Urturi recibirá los 601.000 euros de premio tras imponerse a los otros 582 aspirantes, entre los que se encuentra la otra mujer finalista del premio: Sandra Barneda, con 'Un océano para llegar a ti', obra que le ha valido los 150.250 euros del segundo lugar.

Cada año más de 3.000 personas se quedan ciegas por cuestiones de edad, enfermedades oculares y accidentes. Para ellas el acceso a la lectura, la cultura y la educación son claves de inclusión y entretenimiento. Este lunes, el grupo Planeta y la ONCE sellan un acuerdoo para la adaptación de libros y audiolibros dirigidos a personas ciegas. Irache Llarena está con Jesús Badenes, director de la División de Libros del grupo Planeta y Carmen Bayarri, directora del Servicio Bibliográfico de la ONCE. 

Santiago Posteguillo se ha alzado con el LXVII Premio Planeta 2018 con la novela 'Yo, Julia', una obra basada en la historia de la emperatriz romana Julia Domna, y recibirá el premio de 601.000 euros. Ayanta Sánchez Barilli ha sido la finalista con su obra 'Un mar violeta oscuro' y percibirá 150.250 euros, según se ha anunciado en una ceremonia celebrada en Barcelona en la que ha destacado la ausencia del líder de la Generalitat, Quim Torra, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o el rey Felipe VI.

Planeta decidió cambiar su sede de Barcelona a Madrid el pasado miércoles. "Fue una decisión dolorosa porque nosotros nos sentimos parte de Barcelona, Cataluña, España y Europa", ha dicho el presidente de Planeta, Josep Creuheras. Este sábado la compañía ha asegurado que a pesar de esa decisión el premio se seguirá fallando y entregando en Barcelona.