Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Con el apoyo mayoritario de militantes, simpatizantes y sindicatos, Keir Starmer se ha hecho con el liderazgo del Partido Laborista Británico. Su predecesor, Jeremy Corbyn, y sus seguidores avisan de que vigilarán la acción de Starmer para que mantenga el rumbo de izquierda que llevaba la formación en sus 4 años y medio de mandato. Se estrena en plena crisis del coronavirus, para el que ha prometido tener una posición constructiva con el Gobierno pero sin dejar la crítica cuando sea necesaria. Boris Johnson le ha propuesto una reunión la semana que viene para ponerle al día. Informa Jordi Barcia, corresponsal.

Tras la debacle electoral del Laborismo, Jeremy Corbyn ha anunciado que no repetirá como candidato del laborismo y ha abierto la puerta a un cambio de liderazgo y una reflexión sobre el programa de futuro del partido. Hablamos con David Mathieson, antiguo asesor del ex ministro de exteriores laborista Robin Cook.

El primer ministro británico Boris Johnson ha comparecido esta tarde desde su residencia oficial en el 10 de Downing Street para valorar su clara victoria electoral y con la vista puesta en la culminación del brexit.

El líder conservador no ha explicado cuándo dará los primeros pasos en esa dirección, pero ha aprovechado su discurso para enviar varios mensajes.

Johnson se ha dirigido a los ciudadanos hartos con tres años de bloqueo político y ha asegurado que "este país merece un descanso de las riñas, de la política, y un descanso permanente de seguir hablando del brexit".

El ganador de las elecciones se ha comprometido a tener en cuenta los sentimientos de los proeuropeos y ha llamado a todos los británicos a cerrar un capítulo político y sanar las heridas. 

Jeremy Corbyn ha cosechado la mayor derrota laborista desde antes de la Segunda Guerra mundial. Las encuestas que auguraban una remontada han resultado ser el canto del cisne, el preludio del mayor batacazo desde 1935. El propio Corbyn ha anuciado un proceso de reflexión sobre los resultados y las políticas a seguir para recomponer el partido y su intención de liderarlo en ese periodo. Nada puede maquillar esta derrota y tras nueve años alejado del poder el laborismo está en shock. Muchos responsabilizan a Corbyn por su giro a la izquierda, su abmigüedad frente al 'Brexit' o su supuesto antisemitismo.

El perfil del primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, ganador por mayoría absoluta en las elecciones del Reino Unido, con 364 escaños, un resultado que le permitirá llevar adelante el Brexit, contrasta con el de su oponente en esta cita electoral, Jeremy Corbyn. El primero se ha caracterizado por su perfil mediático y el segundo, que ha anunciado que no seguirá al frente del Partido Laborista tras la derrota electoral. 

Las elecciones en el Reino Unido han otorgado la victoria al primer ministro conservador, Boris Johnson, que ha logrado recuperar la ansiada mayoría absoluta del Partido Conservador que perdió Theresa May con la que, en principio, podrá ejecutar el Brexit a finales de enero.

A falta del recuento de todas las circunscripciones, el Partido Conservador ha logrado 355 escaños, 29 por encima de la mayoría absoluta, frente a los 202 del Partido Laborista, los 48 de los nacionalistas escoceses del SNP -los otros grandes vencedores de la noche, que se hacen con el monopolio de Escocia- y los 10 escaños del Partido Liberal-Demócrata. El Partido del Brexit de Nigel Farage no ha logrado ni un solo escaño en todo el Reino Unido.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, ya ha anunciado que no encabezará otras elecciones. 

En el Reino Unido, han vuelto este jueves a las urnas por la crisis política que ha provocado el 'Brexit'. El bloqueo en el Parlamento obligó a adelantar las elecciones y ahora todo el mundo mira a esa Cámara. El primer ministro, Boris Johnson, que busca la mayoría absoluta que le permita llevar adelante el Brexit que ha pactado con Bruselas, ha ido a votar con su perro Dilyn en un colegio electoral junto a su residencia oficial, no en Uxbridge, donde es candidato, a más de una hora de Downing Street. Su principal escollo es el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, que sí ha votado en el colegio electoral que le corresponde en un barrio obrero de Londres. El Partido Laborista ha crecido en las encuestas en los últimos días y confía en el voto joven -tres millones de nuevos votantes menores de 34 años no detectados por los sondeos- para, si no ganar, al menos evitar la mayoría conservadora.

Boris Johnson encabeza los sondeos, pero necesita mayoría absoluta para llevar a cabo su plan de divorcio de la Unión Europea el próximo mes de enero. Al otro lado, Jeremy Corbyn aspira a dar un volantazo izquierdista al Reino Unido y a replantearse el Brexit, pero sus opciones parecen mínimas. Además, estas elecciones se ven con perspectiva distintas según el territorio.

En Irlanda del Norte hace tres años los norirlandeses votaron por quedarse en la Unión Europea y con ese mismo sentimiento han acudido hoy a las urnas la mayoría de electores. 

Otro territorio con sus propias claves es Escocia donde el independentismo se mezcla con el rechazo al Brexit, y donde los nacionalistas aspiran a forjar un frente común con Corbyn que fastidie los planes de divorcio de Boris Johnson.

Jordi Barcia está en Londres, Aurora Moreno en Belfast y Víctor Paredes en Edimburgo completando el despliegue especial de RNE en estas elecciones decisivas en Reino Unido. 

Con motivo de las elecciones general del Reino Unido, nos desplazamos a Londres para contar la última hora de esta jornada electoral y lo hacemos a pie de calle en la capital británica, Belfast y Edimburgo y en Bruselas donde se celebra un Consejo Europeo y, además, hablamos con el ex eurodiputado conservador Charles Tannock, el historiador norirlandés Henry Patterson, el economista Enrique Feás y el profesor Chris Tullock.

La jornada electoral se ha desarollado con normalidad en Irlanda del Norte, aunque las dudas por las consecuencias que tendrá el Brexit sobre todo para los intercambios con la República de Irlanda han marcado la campaña. Habrá que ver si las fuerzas unionistas del DUP se resienten o no tras la firma del acuerdo con Bruselas. Nuestra compañera Aurora Moreno nos cuenta cómo ha transcurrido el día y escuchamos a Henry Patterson, profesor emérito de la Universidad del Ulster.

En el Reino Unido continúa la jornada electoral después de que los dos principales candidatos, el conservador Boris Johnson, y el laborista Jeremy Corbyn, hayan sido madrugadores a la hora de votar. A partir de ahí la campaña se ha trasladado a las redes sociales, donde los candidatos siguen pidiendo el voto.

Todo en medio de los posibles escenarios que se van a abrir tras los comicios. Johnson encabeza los sondeos y una posible mayoría absoluta sería lo único que haría avanzar el plan del Brexit del tory para el 31 de enero: en un primer escenario porque no hay partidos que quieran pactar con Johnson. En segundo lugar, porque siempre hay riesgos de disputas internas en los conservadores.

El otro escenario sería que Corbyn obtuviera unos resultados que le permitieran gobernar en minoría, algo que implicaría un cambio brusco en el Brexit: un nuevo referéndum.

La tercera vía, la que nadie desea, es que Johnson se quede cerca de la mayoría absoluta, pero sin conseguirla, y a la vez, que Corbyn no pueda gobernar. Eso haría que el bloqueo sobre el Brexit continuara en el Reino Unido y acabaría, probablemente, con una salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea dentro de unas semanas.

Los británicos votan este jueves en las terceras elecciones generales en menos de cinco años, unos comicios que marcarán el futuro del Brexit. Los centros de votación han abierto a las 7 de la mañana, hora local (8 de la mañana en la España peninsular) y cerrarán a las 22:00 horas. Los primeros datos comenzarán a llegar a partir de las 23:00 horas y el resultado definitivo probablemente no se conocerá hasta bien entrada la madrugada.

El actual primer ministro y candidato conservador, Boris Johnson, parte como favorito. Johnson busca lo mismo que su predecesora en el cargo, Theresa May: la mayoría absoluta de 326 escaños que le permitan gobernar cómodamente y, sobre todo, consumar la salida de la Unión Europea el 31 de enero.

Por su parte, el líder opositor, el laborista Jeremy Corbyn, quiere negociar un nuevo pacto, que posteriormente sometería a una votación ciudadana en otro referéndum, con la opción de continuar en el bloque europeo.

Johnson ha sido el primer líder político en votar, acompañado de su perro, en el distrito de Westminster (centro de Londres). A media mañana lo ha hecho Corbyn, en el distrito de Islington, también en la capital.

Continúa la jornada de elecciones generales en el Reino Unido. Los dos principales candidatos ya han votado. El primer ministro, Boris Johnson, lo ha hecho en el distrito de Westminster, en pleno corazón de Londres. El líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, ha depositado su voto minutos después. Corbyn no ha hecho declaraciones a la entrada al colegio electoral. El líder laborista tiene difícil evitar la mayoría absoluta de Johnson, pero hasta el último momento ha estado intentando movilizar a las bases de su partido. Todo con la esperanza de poder conformar un gobierno de coalición para poder renegociar el acuerdo del Brexit y convocar un segundo referéndum.

El líder opositor británico, el laborista Jeremy Cobyn, ha votado en Islington (Londres), en unas elecciones generales en Reino Unido que serán clave para el Brexit

Los británicos votan este jueves en las terceras elecciones generales en menos de cinco años. Los centros de votación han abierto a las 7 de la mañana, hora local (8 de la mañana en la España peninsular) y cerrarán a las 22:00 horas. Los primeros datos comenzarán a llegar a partir de las 23:00 horas y el resultado definitivo probablemente no se conocerá hasta bien entrada la madrugada.

El actual primer ministro y candidato conservador, Boris Johnson, parte como favorito. Johnson busca lo mismo que su predecesora en el cargo, Theresa May: la mayoría absoluta de 326 escaños que le permitan gobernar cómodamente y, sobre todo, consumar la salida de la Unión Europea el 31 de enero.

Por su parte, Corbyn, quiere negociar un nuevo pacto, que posteriormente sometería a una votación ciudadana en otro referéndum, con la opción de continuar en el bloque europeo.