Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Movimiento Sáhara Euskadi ha reclamado, durante las movilizaciones convocadas en las tres capitales vascas, la mediación "con iniciativa" por parte del Gobierno español en el conflicto del Sáhara Occidental y ha criticado que "se subordina" a los deseos de Marruecos. Cientos de personas han participado en la manifestación de San Sebastián convocadas por esta plataforma que agrupa a 35 asociaciones vascas de apoyo al pueblo saharaui, con el apoyo de la delegación del Frente Polisario en Euskadi.

La situación de la  inmigración ilegal en Canarias, con africanos que entran en España desde Marruecos, la ha abordado la editoria del diario 20 hora fin de semana, Ana Marta Ersoch con la embajadora de Marruecos Karima Benyaich en su residenciacuando se está detectando una disminución de los cayucos que llegan al archipiélago y después de la visita del ministro del Interior, Grande-Marlaska a Marruecos: "No es la primera vez que hay una crisis en Canarias, en 2006 fue mayor aún, puesto que llegaron más de 30.000 personas. A nivel de la relación entre Marruecos y España, es una cooperación que no se limita a los contactos entre los ministerios del Interior, es una relación excelente a todos los niveles". La embajadora marroquí con datos nos habla del número de inmigrantes que han pasado a España, de la colaboración para frenar desde su país las rutas de la inmigración irregular, pero añade que son rutas que cambian y la alta capacidad de las mafias para adaptarse.  

Asegura que cuando encontraron difícil continuar con las rutas del Mediterráneo optaron por el Atlántico "utilizando unas tarifas más bajas y poniendo en peligro a estos pobres jóvenes, porque en su mayoría son jóvenes de diferentes países no solamente de Marruecos". Sobre la visita de Grande-Marlaska recuerda que es su séptima visita a Marruecos "seguiremos trabajando por la seguridad y contra estas mafias que es un desafío para todos". En cuanto a las repatriaciones Karima Benyaich nos dice que lo primero "es identificarlos paso previo para poder enviarlos de nuevo a su país y es verdad que en esta època de pandemia las cosas están más difíciles para todos, pero tenemos que identificarlos antes de realizar cualquier operación de repatriación"  la colaboración diplomática y entre fuerzas de seguridad es esencial. 

La reactivación del conflicto en el Sáhara Occidental, también la embajadora recuerda que no es la primera vez que el Polisario incumple el acuerdo de alto el fuego "en más de 53 ocasiones el Polisario utilizando a niños y mujeres como escudos humanos y llevarlos a la zona tampón para exponerles y para provocar, estamos acostumbrados a la información falta, las faje news, a la propaganda que hacen", porque como no son un estado legal no tienen responsabilidad, ellos no respetaron el alto el fuego, dice la embajadora, para añadir que "agotamos las vías diplomáticas, y una vez comprobado que no han respetado las medidas nosotros teníamos la obligación de establecer un cordón de seguridad para garantizar el tránsito de civiles y el transporte comercial diario en ese puesto fronterizo entre Marruecos y Mauritania". Es una zona no militar pero es el Paso de Europa a África y se actuó ccon las fuerzas de Naciones Unidas en la zona, asegura la embajadora. 

El Gobierno impulsa los contactos diplomáticos con Marruecos por la crisis de los migrantes en Canarias. Según la corresponsal de RTVE en el país africano la mayoría de los inmigrantes que intentan alcalzar la península lo quieren hacer ahora y por la frontera del Sáhara occidental, más amplia y con menos vigilancia marroquí. Las mafias también han bajado precio y la ruta atlántica se antoja mucho más peligrosa para los que quieren llegar a Europa, por las fuertes corrientes y el viento. En su mayoría los que esperan son jóvenes en paro por causa de la pandemia. En la misma situación se encuentran cientos de subsaharianos que esperando su oportunidad malviven realizando chapuzas en las ciudades en las que esperan. Algunos de ellos han pagado a las mafias hasta 4.000 euros por el viaje precario que pone en riesgo sus vidas, pero la mayoría también afirman que prefieren vivir morir en la mar que volver a sus lugares de residencia. Desde Dakhla informa la corresponsal Ana Jiménez 

En el popular barrio de Djala, en el Sáhara Occidental, malviven decenas de africanos. Aquí hemos quedado con Elhajd, un senegalés de 27 años, que llegó hace 10 meses. Estaba empleado como mecánico. Salió con lo puesto desde Senegal y cruzó Mauritania hasta llegar aquí. "La vida que vivía allí no era vida, no hay trabajo, no puedes vivir sin trabajar", cuenta a un equipo de TVE.

A veces solo puede comer una vez al día y echa de menos a su hija de 3 años y a su hermana pequeña, pero Elhajd está harto de llevar una vida clandestina, solo espera a que, en cualquier momento, le avisen para subirse a una patera y cumplir su sueño: Una vida digna en España.

Las ONG denuncian una emergencia humanitaria en Tigray, región al norte de Etiopía donde la guerra ha agravado la situación de cientos de miles de personas que ya dependían antes de la ayuda humanitaria. Más de 30.000 personas, la mayoria mujeres y niños y tambien victimas de los combates se refugian en Sudán, donde en los campamentos no hay suficiente agua, ni comida, ni sanitarios, ni tiendas de campaña. Los refugiados llegan sin parar y podrian huir hasta 200.000 a este pais vecino que ya alberga a un millón de refugiados de otros países. La ONU pide la ayuda urgente de 200 millones de dolares para responder a la situación.

Bernabé López García, profesor honorario de Historia Contemporánea del Mundo Árabe en la Autónoma de Madrid y experto en el Magreb, ha explicado en el informativo 24 horas de RNE que el crecimiento de la ruta entre África y Canarias en este momento responde a varias hipótesis: “Las personas proceden principalmente de Marruecos, donde hay una crisis prolongada y una fuerte sequía que provoca desesperación, sobre todo, en los jóvenes”.

El experto ha indicado que está llegando un desbordamiento “tremendo” de inmigración a Canarias que se ha multiplicado por dos en los últimos 30 días y ha considerado que Marruecos podría estar “prestando menos atención a bloquear la salida de personas”. “Marruecos está subarrendado para controlar la inmigración y parece que en este momento está haciendo la vista gorda por su situación interior y por las relaciones con España”, ha señalado López García.

“La cuestión de las fronteras con Ceuta y Melilla, donde Marruecos pretendía suprimir el contrabando que se producía porque le supone un contrarresto importante para su economía, y también para replantear la reclamación de las propias ciudades”, son hipótesis que plantea el profesor para explicar la postura de Marruecos. “Se añaden pequeños problemas como la tasa sobre el gasoil que se impone a los camioneros que van entre Marruecos y Europa, que España ha prohibido que lleguen a territorio español con determinados litros, y, sobre todo, que Marruecos subordina toda su política exterior al Sahara y estamos en una coyuntura en la que en España se oyen voces de solidaridad con el Frente Polisario”, ha sostenido.

El ministro de Interior, Fernando Grande- Marlaska, ha descartado el traslado de inmigrantes irregulares desde Canarias hacia la Península y ha justificado esta decisión en que las políticas migratorias “son del conjunto de la UE, no sólo de España”.

“Luchar contra la inmigración irregular es también es vitar que se establezcan unas vías de entrada irregular en Europa”, ha manifestado.

Informa Laura Alonso

En Uganda, las manifestaciones se han sucedido en todo el país desde la detención el pasado jueves del líder opositor y cantante Bobi Wine, que competirá en las presidenciales del próximo mes de enero contra el presidente Yoweri Musevini, en el poder desde el año 1986. Cerca de 40 personas han muerto en las protestas, que analizamos con Omer Freixa, historiador africanista.  

Tensión máxima en el Sáhara Occidental, la excolonia española que Marruecos y el Frente Polisario se disputan desde hace 45 años.

Lo llaman el Kahandar del Sáhara, como la ciudad afgana. Unos pocos kilómetros en una única carretera, en tierra de nadie, entre el sur del Sahara Occidental y Mauritania, que los saharauis reclaman como suyos.

El Rey de Marruecos ha asegurado al Secretario General de la ONU que su país mantiene el alto el fuego, pero que seguirá tomando medidas para garantizar el orden y la circulación de personas y mercancías por esta zona y que reaccionará con firmeza contra "cualquier amenaza a la seguridad del país".

Ana Jiménez, enviada especial de TVE.