Enlaces accesibilidad

Norma Duval recuerda con dolor la enfermedad de su madre: "Llegó a decir que yo le había echado de casa"

Por
Norma Duval vuelve a 'La Hora de la 1' tras el fallecimiento de su madre

Norma Duval ha hablado por primera vez en televisión tras el fallecimiento de su madre, Purificación Aguilera. Está rota de dolor, pero no quiere “esconderse en su habitación a llorar”, sino todo lo contrario, pretende recordar a su madre como se merece, “con cariño e ilusión” y ocultarse no le vale de nada: “No quiero eso, quiero recordarla como era, una persona maravillosa”, confiesa.

Norma Duval entierra a su madre arropada por los cuatro hombres de su vida: sus hijos y su pareja, Matthias Kühn

La artista no se separó de su madre ni un momento durante todo el proceso de su enfermedad y, a pesar de que la pérdida ha sido dura, ahora siente paz: “Lo mejor cuando pierdes a un ser querido que has hecho todo por él durante tantísimos años, lo que te queda es una gran paz que es la que tengo ahora”, asegura. “Ahora que se ha ido, está descansado. Era ella muy católica, quería estar con su marido y su hija”, añade.

Quien tampoco se separó de ella fue su hermano a quien ha querido lanzar un agradecimiento especial: “Quiero agradecer enormemente la labor que ha hecho mi hermano, que es muy discreto, pero que ha estado igual que yo pendiente de mi madre, al igual que yo no la ha dejado ni un segundo”.

“Estoy segura de que mi madre tenía alzhéimer mucho antes” 

La artista ha confesado que su madre llevaba “11 años diagnosticada de alzhéimer”, sin embargo, está casi segura de que tenía la enfermedad mucho antes, porque, según ella: “Ya hacía cosas extrañas”.Pero, ¿qué tipo de cosas? Según Norma, al principio empezó con cambios en el carácter, luego pensó que “estaba rara”, incluso llegó a decir en una revista que su hija le había echado de casa…: “Mi madre me hacía cosas que yo me preguntaba, pero, ¿cómo me hace esto? Yo creo que mi madre ya con 50 años tenía alzhéimer”, cita. “Llegó a decir que yo le había echado de casa y yo decía, por dios de mi vida, pero esto que es”, añade.

A raíz del diagnóstico la artista empezó a entender muchos comportamientos de Purificación: “Cuando te enteras que todo viene de una enfermedad te echas las manos a la cabeza… dije, ¿cómo he sido tan tonta? ¿Cómo no me he dado cuenta?”, dice. Con esto pretende lanzar un mensaje al mundo: “¿Por qué no hacemos pruebas de alzhéimer antes para ver si podemos atajar un poco la enfermedad?”

Y es que, según ha vivido Norma tras el cuidado de su madre, puede asegurar que es una enfermedad tremendamente dura, tanto para el enfermo, como para las personas que cuidan de ellos. El alzhéimer va evolucionando de tal forma que no sabes lo que te espera de un día para otro. Ha confesado que su madre “tuvo una etapa en la que vivía con su muñeca. Luego tuvo otra etapa en la que repetía las cosas…”.

“Le debo mis comienzos a mi madre” 

Sin Purificación Norma no habría llegado a convertiste en la artista que es ahora: “Yo le debo todos mis comienzos a mi madre, fue mi gran apoyo”, dice. Le llevaba a los castings, a los representantes… Ya que su padre no era muy adepto a ese mundo. Por todo eso y más, Norma ha querido cerrar esta etapa con un mensaje hacía la que hasta ahora era su gran apoyo, su madre: “Yo creo que más no se ha podido hacer, por eso estoy en paz conmigo misma y desde aquí le mando todo mi amor”.

-->