Enlaces accesibilidad
España Directo

¿Qué ver en El Pirineo de Lleida?

  • El gran atractivo turístico que esconde esta región redunda de su abundante patrimonio natural que cuenta con siglos de antigüedad
  • El Parque Nacional de Aigüestortes, el Valle de Arán y el Alt Urgel son visitas obligadas si viajas al Pirineo de Lleida. 

Por
España Directo - De ruta por el Alt Urgell (Pirineo de Lleida)

El Pinero de Lleida está situado al noroeste de Cataluña, y está formado por las comarcas de Val d’Aran, Alt Urgell, Alta Ribagorça, Cerdanya, Pallars Jussà, Solsonès y Pallars Sobirà.

El gran atractivo turístico que esconde esta región redunda de su abundante patrimonio natural que cuenta con siglos de antigüedad y que ha pintado el paisaje de una verde y frondosa vegetación salpicada por un gran legado de monumentos milenarios.

Dependiendo de la estación del año en la que se encuentre, los planes para visitar el Pirineo de Lleida pueden variar, pero de cualquier forma, haga sol o nieve, visitar este entramado natural es sin duda todo un acierto y un regalo para la vista.

Se puede disfrutar del placer de vivir en casas de campo, hacer un bonito y divertido paseo de trineos con Huskies (en invierno) e incluso esquiar si eres amante de los deportes de invierno, en verano es muy recomendable a la vez que reconfortante, hacer un paseo a caballo para disfrutar de las vistas desde otra perspectiva, aunque igual de recomendable es hacerlo en bicicleta o a pie y en compañía de los animales y la naturaleza. En cuanto a la gastronomía, hay platos que no te puedes perder, tanto, que degustar algún plato tradicional del Pirineo de Lleida es algo obligatorio.

¿Qué visitar en Lleida?

  • Val d´Aran

El valle de Arán es sin duda un lugar único en el mundo. Su belleza y personalidad hacen de este lugar uno de los más visitados del Pirineo de Lleida y quizá más conocidos de estas singulares montañas.

Además de contar con una de las mejores y más conocidas estaciones de esquí de España, la de Baqueira Beret, también alberga increíbles y encantadores pueblos de montaña, como el mismo Baqueira, Salardú o Artiés, caracterizados por casas de piedra y madera con techos de pizarra e increíbles iglesias de estilo románico, cuya fachada parece estar sacada de un cuento.

Es un destino ideal para los senderistas, que podrán hacer un sinfín de impresionantes rutas, entre ellas la Ruta Protectora de las 6 Ermitas, el Lavadero y el Castillo medieval de la Soala de Casteràs.

 Getty Images/iStockphoto cropper

  • Parque natural de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici

Siendo uno de los 14 parques nacionales de España, y el único de Cataluña, El Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, alberga una excelente representación de los principales ecosistemas que podemos descubrir en la alta montaña catalana.

Para muchos es considerado como el país del agua por sus más de 200 estanques de todas las formas y colores, con cascadas que bailan al son de los sonidos de los animales que viven en el parque, con cumbres que llegan a superar los tres mil metros de altura y enormes barrancos e impresionantes ciénagas que hacen de este parque nacional un lugar de cuento.

Haga frío o calor, este espacio natural protegido único, ofrece en todas las estaciones del año una gran variedad de actividades entra las que se incluyen guías, jornadas naturalistas, paseos con raquetas de nieve (en invierno), charlas, concursos, cursos y exposiciones, todas con el fin dar a conocer la importancia de la conservación y protección de los espacios naturales.

 Getty Images/iStockphoto cropper

  • Pallars Sobirà

Con un encanto especial, Pallars Sobirà cuenta con varios pueblos que parecen estar salidos de un cuento. Éstos están caracterizados una arquitectura tradicional, cuyo ingrediente protagonista es la piedra, la pizarra y la madera (algo parecido al Valle de Arán). 

La mayoría de los pueblos se encuentran situados al lado de valles y ríos, que además de embellecer sonorizar el ambiente con el sonido del agua, hacen que el clima sea más suave y agradable. 

A medida que subes la montaña, los pueblos son más pequeños y tienen un mayor desnivel, pero son escenarios perfectos para la fotografía ideal, con miradores excelentes. 

 Getty Images/iStockphoto cropper

  • Vall de Boí

El Valle del Bohí es otro de los lugares mágicos del Pirineo de Lleida. Es un conjunto de sierras y valles situados en la Alta Ribagorca. Ocupa la cuenca principal del río Noguera de Tor, que limita con los municipios de La Torre de Cabdella, Sarroca de Bellera, El Pont de Suert, Vilaller, Naut Aran y Espot.

Una de las visitas más importantes de estos pueblos, son sus iglesias románicas, declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

En el valle se encuentra también la estación de esquí de Boí-Taüll Resort, que dispone de la cota más alta de todas las situadas en los Pirineos.

 Getty Images/iStockphoto cropper

  • Alt Urgell

El Alt Urgell tiene un pasado histórico muy rico que ha dejado un importante patrimonio monumental. Cuenta con increíbles monumentos románicos y colecciones de pintura, escultura y orfebrería del Diocesano, además de una buena gastronomía y oferta hostelera, de camping y de residencias rurales que potencian el turismo nacional y extranjero.

Hay múltiples rutas, a cada cuál más bonita, entra las que debemos destacar la Ruta de los Oficios. El Museo Diocesano de la Seu, también es otro de los atractivos del Alt Urgel, puesto que conserva un patrimonio artístico de primera orden, todo ello procedente del tesoro de la catedral.

Si eres amante de la aventura, y los paisajes de cuento, el Alt Urgel es una parada obligada si vas a viajar por el Pirineo de Lleida.

 cropper

-->