Enlaces accesibilidad

España Directo

La Vijanera, la tradicional fiesta de Silió

  • Se celebra el primer domingo del año en la localidad cántabra
  • Consiste en una mascarada de invierno cargada de simbolismos

Por
España Directo - La Vijanera, la seña de identidad de Silió

El primer domingo del año tiene lugar una fiesta muy tradicional en Silió, localidad de Cantabria. Se trata de La Vijanera, una mascarada de invierno declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. 

Aunque en un principio La Vijanera se festejaba en los valles de Iguña, Anievas, Toranzo, Cieza, Luena y Cinco Villas, Silió es la única localidad que continúa con la tradición. Se trata de un rito de solsticio de invierno en el que alrededor de 75 personajes diferentes participan en una mascarada colorista, donde conviven trajes más arcaicos con otros de porfesiones que datan de comienzos del siglo XX.

Los personajes

Los personajes son encarnados por los vecinos y se pueden encontrar a la madama, el mancebo, el marquesito, los trapajones o naturales, los traperos, el oso y su amo, el pasiego y la pasiega, el caballero, la Pepa o Pepona, el médico, la preñá, el húngaro y las gorilonas, el viejo y la Vieja, los danzarines blancos y negros, el caballero, las giraldas, las jilonas, la zorra, el zorrocloco, el ojáncanu, los guardias, los guapos, el afilador, la pitonisa, la bruja y el diablo, entre otros. Todos ellos van vestidos de una manera muy vistosa y poseen una función y un simbolismo propio. Las figuras de animales constituyen principalmente la tradición prerromana local.

A pesar de la numerosa cantidad de personajes, los verdaderos protagonistas son los zarramacos debido a que poseen un papel muy importante. Son personas vestidas con pieles de oveja y sombreros picudos. Llevan la cara tiznada de negro y hacen sonar los varios campanos que llevan atados al cuerpo para ahuyentar los malos espíritus del año que comienza. Su misión es bailar constantemente y producir un ruido atronador para expulsar a dichos espíritus del pueblo.

Los actos principales

El deseo de esta fiesta es desterrar el año que acaba de finalizar para preparar el camino al entrante con ilusión y buenos augurios. El rito comienza las 6 y media de la mañana, estando Silió aún sumado en la oscuridad. Los más jóvenes vijaneros recorren el pueblo con uno o dos campanos cada uno. Son los encargados de despertar al pueblo y prepararlo para lo que será el sonido ambiente durante el resto de la jornada. A partir de ese momento, la gente comienza a llegar a los distintos puntos de encuentro.

A media mañana se produce la unión de la comitiva, la Captura del Oso y la partida hacia el otro extremo del pueblo, límite con el barrio de Santián perteneciente a la junta de San Martín de Quevedo, donde se pide guerra o paz. A continuación, se regresa a la campa y es allí donde se leen coplas que recogen lo acontecido desde el nivel más internacional al local.

Posteriormente se produce el parto de la Preñá, que representa el nacimiento del nuevo año. Esto es una especia de augurio ya que, si el alumbramiento es complicado, el año también lo será. Más tarde, en la plaza de la Iglesia se da muerte al Oso comenzando a continuación el recorrido por los bares y tabernas del pueblo.