Enlaces accesibilidad
Saber Vivir

Cuáles son las mejores fuentes de calcio

  • Es uno de los minerales más importantes que necesitamos incorporar en la dieta
  • Nos ayuda a mantener los huesos sanos y prevenir la osteoporosis, entre otras muchas cosas
  • Más consejos de salud y nutrición en nuestra web

Por
Alimentos ricos en calcio

Todos sabemos que el calcio interviene en el desarrollo de huesos y dientes fuertes pero, ¿sabías que también es clave en procesos como la transmisión de señales nerviosas, la secreción de hormonas, la actividad muscular o la coagulación de la sangre? Una dieta que incorpore este mineral tan importante en las cantidades apropiadas nos puede ayudar a prevenir muchos problemas de salud. Entonces, ¿cuáles son las mejores fuentes de calcio?

Los lácteos

Seguramente el primer grupo alimentario que te ha venido a la cabeza es el de los lácteos. Porque desde niños teníamos que tomar leche a diario para “mantener nuestros huesos fuertes”. Y es cierto que no solo suponen un aporte muy importante de calcio sino que además somos capaces de asimilarlo en gran cantidad. Pero, ¿qué pasa entonces con la gente que no puede o no quiere incorporar la tradicional leche de vaca a su dieta?

Existen alternativas, como la leche sin lactosa, una gran opción si te provoca digestiones pesadas, o incluso aquella que procede de otros animales, como la leche de cabra, cada vez más consumida porque aunque tiene más grasa, resulta más digestiva y tiene menos lactosa que otras.

En cualquier caso, es cierto que los lácteos son alimentos con grandes propiedades que nos interesa incorporar regularmente a nuestra dieta (pero recuerda, mejor buscar siempre opciones sin azúcar), aunque no son los únicos que nos aportan ese calcio que tanto necesitamos.

Los vegetales, las legumbres, los frutos secos...

El calcio proviene de la tierra y pasa a los animales productores de leche a través de los pastos de los que se alimentan. Por eso también lo encontramos en muchos vegetales que habitualmente consumimos las personas, como la coliflor, el brócoli o el kale, en frutos secos como la almendra (ya hemos hablado de las propiedades de este tipo de alimentos aquí), en legumbres como la soja o en las semillas de sésamo. Pero también está presente en otros alimentos como el pescado azul, las algas o el marisco.

En definitiva, es muy interesante consumir lácteos por sus aportes nutricionales pero en la variedad está el gusto. Así que te recomendamos complementar lo que tomas habitualmente con otros alimentos de los que te hemos mencionado.