Enlaces accesibilidad

Las siete novias y media de Carlos Alcántara

Por

El año 1983 está siendo muy agitado para Carlos. A la relación con Nuka, hay que sumar el reencuentro con Julia en Sagrillas y la proposición 'indecente' de Emilia, la mujer de El Rana. Son las últimas de una larga lista de conquistas que han convertido al 'heredero' de los Alcántara en un auténtico donjuán. ¿Cuál es la relación que más le ha marcado? Al final de esta página puedes votar por tu favorita en nuestra encuesta.

1. Mayka, el amor infantil

Le sacaba una cabeza, pero a Carlitos no le importaba: Mayka tenía diez años cuando se conocieron, dos más que él. Era la chica de sus sueños y, para impresionarla, formó un grupo musical (Los Genaros) y hasta quiso ser torero. Pero Mayka no se lo puso nada fácil y, más de una vez, le dio algún tortazo. Eran otros tiempos.

A Carlitos eso de que los toreros 'ganen mucha tralla" le ha encantado, y por si no había tenido bastante con sus caprichos de ser moro o gitano, ahora quería ser torero.

2. Julia, el primer desengaño

Dicen que el pasado siempre vuelve y, en el caso de Carlos, el pasado tiene nombre de mujer. Julia fue más que un simple romance de verano. Fue su primer amor y también su primer desengaño. "Nunca te olvidaré", prometió ella cuando le dio calabazas. Y resultó ser cierto: años después, Carlos será el detonante para que Julia cancele su boda. Como dice el refrán: "donde hubo fuego siempre quedan rescoldos".

Cuéntame cómo pasó - Carlos y Julia, pasión bajo la lluvia

3. Karina, la mejor amiga

Se conocen desde que eran pequeños. Juntos compartieron juegos, travesuras y más de un secreto. Karina fue durante años el gran amor de Carlos. Con ella perdió la virginidad y su relación parecía destinada a durar para siempre. Aunque el noviazgo terminó, siguen siendo grandes amigos. Los eternos mejores amigos. Comparen piso con y Karina se ha convertido su mejor apoyo. Incluso le ayuda a escribir relatos eróticos... ¿Volverán a estar juntos algún día...?

Carlos y Karina

4. Arancha, la pija

Carlos encontró a Arancha cuando su relación con Karina no atravesaba su mejor momento. Desde el principio, el pequeño de los Alcántara se sintió atraído por esta chica de 'familia bien' que, a espaldas de sus padres, se mostraba provocadora y deshinibida. Con el tiempo, la 'tentación rubia' se convierte en un quebradero de cabeza para Carlos, que acaba envuelto en un triángulo amoroso con Felipe. Al final, Arancha elige a su amigo, aunque, cuando a Carlos le encierran por su culpa en la cárcel, mediará para conseguir su libertad. Lástima que tuviera que verle al borde de la muerte para decidirse a contar la verdad.

Mientras Herminia reza en la cama, Arancha y Carlos comparten una noche muy romántica en la habitación de al lado. Aprovechando la intimidad del momento, Carlos le dice Arancha lo que siente por ella.

5. Lola, la prima 'guiri'

Hija de un primo lejano de Antonio que emigró a Inglaterra, Lola traerá de cabeza a Carlos por su tendencia al exhibicionismo. Despreocupada, liberal y aficionada al top-less, el 'heredero' no tardará en sucumbir a los encantos de la inglesa.

Carlos lleva a su "medio prima" Lola a La Pedriza para pasar un agradable día en la montaña. Poco a poco Carlos se siente atraído por la inglesa y ahora, con la sierra madrileña como escenario, no puede frenar sus ansias de besarla.

6. Cristina, la heavy

"Yo estoy aquí porque me caí de un quinto piso". Así conoció Carlos a Cristina, en una terapia de grupo. Una chica dura, de Entrevías, que toca en una banda de rock. Entre ellos surge una extraña complicidad que acaba en romance. Pero la personalidad de Cristina es impulsiva, temeraria y esconde una gran fragilidad. Demasiado 'heavy', hasta para Carlos.

Cuéntame cómo pasó - T15 - Capítulo 259: Cinco ataques de pánico y una balada heavy metal

7. Lucía, terapia de choque

Carlos está traumatizado por su estancia en la cárcel. El navajazo de un preso le ha dejado secuelas difíciles de borrar. Aconsejado por Karina, decide ponerse en manos de una psicóloga. Lo que empieza como una relación médico-paciente acaba en tensión sexual (casi) resuelta.

La psicóloga se sincera con Carlos y le confiesa la atracción que sintió por él desde el primer momento en que le vio entrar en la consulta.

8. Nuka, la bohemia

Lo suyo fue amor a primera vista. Él, tras la barra del Fly. Ella, tras el objetivo de su cámara. Cuando se encontraron, Carlos cayó rendido a los pies de Nuka. Su sensualidad y su halo de misterio le vuelven loco. Gracias a ella, Carlos descubre un nuevo mundo, el ambiente de la Movida más sofisticada. Pero esa enigmática personalidad que tanto le atrae también le desconcierta. Carlos está enamorado y ya sabe lo que es sufrir por Nuka. Veremos cómo acaba la cosa...

Carlos se enrolla con Nuka