Enlaces accesibilidad

Yogur y microorganismos

  • Aitor Sánchez García, dietista-nutricionista, responde a las preguntas de los oyentes
  • Hablamos de yogures, microorganismos, vitamina D y hasta del trasplante de heces

Por
Esto me suena. Las tardes del Ciudadano García - Yogur y microorganismos

Aitor Sánchez García, dietista-nutricionista, y autor del blog Mi dieta cojea, responde a las preguntas de los oyentes de Esto me suena. Las tardes de Ciudadano García en RNE:

  • ¿Mi hija es alérgica al huevo, al pescado, mariscos, frutos secos, no toma leche, ni queso..? ¿Cómo puede compensar su alimentación? No hay ningún alimento imprescindible, pero debería estar atenta a la calidad de la proteína que consume. Sobre todo a algunos micronutrientes como la vitamina D y el calcio. No tiene por que ser un problema, lo imprescindible no son los alimentos, lo importante son los nutrientes. Lo que no consume, lo puede encontrar en la carne o con una correcta combinación de cereales y legumbres. Con el yogur, que contiene calcio, además de otras verduras y legumbres, puede compoensar perfectamente su alimentación.
  • ¿Dónde se encuentra la vitamina D? La vitamina D no es una vitamina esencial; eso quiere decir que la podemos sintetizar en nuestro cuerpo tomando el sol. Últimamente parece ser que se está comprobando que cuando la vitamina D está en déficit hay una predisposición a otras enfermedades como problemas cardiovasculares, depresiones …Por eso, la introducimos con la dieta a través de pescados azules, lacteos y algunos hongos, como las setas maitake y portobello.

  • ¿Es posible hace yogur con otros microorganismos a los que estamos acostumbrados? El yogur no es más que leche fermentada que fabricamos gracias a los microorganismos. Las bacterias ingieren la lactosa de la leche y producen ácido láctico. Esto es lo que pasa por ejemplo si dejamos la leche abierta varias semana en el frigo, le salen coágulos porque las bacterias que hay en el ambiente se han pegado un festín en nuestra ausencia. Sí, se puede hacer coagular la leche con otros microorganismos. Y en este caso, pues las bacterias y levaduras que hay en el flujo vaginal, pueden digerir parcialmente la lactosa y hacer una especie de yogur.
  • ¿Se podría comercializar este producto el día de mañana si esta mujer quisiera hacerse rica? No, no podría. Ni siquiera se podría llamar así, porque para eso tiene que estar hecho con unas bacterias muy concretas, un Streptococus Thermophilus y un Lactobacillus Bulgaricus. Y por supuesto, habría que seguir además la normativa específica, entre otras de higiene, que obviamente en este caso, sabemos que no se cumple.
  • ¿Qué supondría comerlo? ¿Es más saludable o puede resultar peligroso? No debe suponer ningún beneficio extra, el motivo es sencillo. Las bacterias de la vagina no soportan las mismas condiciones que las intestinales, entonces no se van a poder instalar allí y darnos los beneficios que nos daría un yogur. Uno de ellos, es que es probiótico. Eso significa que algunas de esas bacterias que tiene vivas, llegan al intestino y allí producen beneficios para la salud, para la digestión, para la prevención de enfermedades. El peligro dependería de la flora concreta de la mujer, depende de las levaduras y bacterias que tenga en ese momento y podría incluso ser peligroso.
  • ¿Por qué este interés en hacer productos a partir de fluidos del cuerpo humano? ¿Tiene alguna justificación? Probablemente en el caso de la doctora ha sido para llamar un poco la atención. Ya que no tiene un interés especial en la salud. No tiene una justificación, porque como ya he dicho, esos microorganismos no van a producir mejoras en nuestra salud. Por otro lado, la investigación en probióticos es muy interesante. Ya no solo en la salud digestiva, sino en otros campos. Están relacionados con más enfermedades de lo que parece. Recientemente se ha visto como el consumo de probióticos se ha asociado a una menor infección microbiana en candidiasis vaginal o cómo incluso influye en la obesidad. Hablando del aparato digestivo, se han llegado a barajar opciones como el trasplante de heces.
  • ¿Trasplante de heces? ¿En qué se basa? Todo parece indicar que hay una flora intestinal que predispone a la obesidad, y otras que protegen y se asocian a un normopeso o menor inflamación. Esa flora que predispone, empieza a aparecer con una mala alimentación, si tomamos muchos productos refinados o procesados… La administración de antibióticos también notablemente en la flora intestinal. Entonces, si tú comes mal, no sólo puedes engordar por el exceso; sino que además estás favoreciendo a que tu intestino acoja bacterias que el día de mañana favorecerán aún más la obesidad.

Radio

anterior siguiente