Enlaces accesibilidad
TECNOLOGÍA

¿Y si nos cierran el grifo de las suscripciones compartidas a las plataformas?

  • ¿Qué pasaría si nos eliminan la posibilidad de compartir nuestra contraseña con otros usuarios?
  • Hablamos con Rubén Sánchez, secretario de FACUA-Consumidores en Acción

Por
netflix
netflix Getty Images/iStockphoto cropper

Estos días saltaba a los medios una noticia que a más de uno nos tiene inquietos: Netflix está estudiando la forma de impedir las contraseñas compartidas entre usuarios no convivientes. Siendo sinceros, esto es algo que nos preocupa. Porque a día de hoy, ¿quién no comparte una cuenta con un colega o con un familiar con el que no vive?

Puede que alguno/a ya haya leído la siguiente frase al conectarse a su cuenta de Netflix: "Si no vives con el propietario de esta cuenta, necesitas tu propia cuenta para seguir viendo.” De momento es solo una mera advertencia con una sencilla solución; a los usuarios se les pide verificar su cuenta mediante la introducción de un código enviado por sms o email. Algo fácil de solventar, pues bastaría con mandar un whatsapp a tu familiar o amigo para que te de el código demandado. 

¿Vendrá acompañado de futuras medidas más fuertes?

Siendo Netflix la plataforma más vista en nuestro país, con más de 4 millones y medio de suscriptores (el triple que su competidores directos Amazon Prime y Disney +), ¿qué necesidad tiene de tomar estas medidas? Si se ponen serios y lo aplican, ¿llevará esto a una huida de sus consumidores a otras plataformas? O mejor dicho: ¿la avaricia rompe el saco? Quizás ocurra todo lo contrario y el usuario llegue a concienciarse de que debe pagar por los contenidos que consume. Entramos en materia con Rubén Sánchez, secretario general de FACUA-Consumidores en Acción, para que nos de su punto de vista profesional acerca de esto. 

P: ¿Se puede multar al usuario por compartir una cuenta?

R: No, multar no. Sencillamente lo que haría la plataforma sería cortar el servicio a determinados terminales que estén conectándose en otras cuentas desde su televisión, móvil o ordenador.

P: ¿Tendrían las plataformas mecanismos legales para controlar esto?

R: Más que legales, técnicos. Podrían controlar, por ejemplo, que la IP desde la que se está conectando un terminal no es la misma que la IP habitual y vincularla a una conexión fija, aunque si hablamos de conexiones móviles sería otra historia. Es complejo, pero posiblemente las operadoras del sector tengan la capacidad de determinar por la IP si la ubicación puede ser ajena a la de la familia que ha contratado el servicio. Imagina que estás contratando en Madrid y de repente te encuentras con que uno de los usuarios lo hace desde Barcelona de manera habitual. Si es frecuente, la plataforma podría determinar que es un domicilio distinto y debería establecer una comunicación con el usuario planteándole que ha detectado eso de forma anómala, dándole pie al usuario a que replique. Porque imagínate que es tu segunda residencia, tu vivienda vacacional y que estás un largo periodo en ella porque estás de vacaciones, ahí no debería plantearse el corte. Por eso debería haber una notificación previa al usuario.

P: Este es solo una pequeña medida que ha tomado Netflix y que los usuarios podrán saltarse fácilmente. Pero si luego toman medidas más severas, ¿podría suponer esto el principio del fin de las suscripciones compartidas?

R: Los usuarios podrían saltárselo con los protocolos esos de certificación vía sms. Pero si vamos a una vía más dura, donde Netflix utilizara un procedimiento de detección de IPs y de la ubicación geográfica de estas, para determinar que una conexión habitualmente se está realizando en un lugar distinto a la del contrato, pues ahí sí que podría dar pie al corte.

P: Mucho se ha hablado sobre los impuestos que paga o que no paga Netflix. La empresa, en 2019, registró una facturación en España de 26,5 millones de euros, pagando únicamente 478.000 euros a Hacienda. ¿Estarían incumpliendo ellos alguna ley en este caso? ¿O se trata solo de una cuestión ética?

R: No entro en valoraciones porque no controlo. Nosotros partimos de la base de que todas las plataformas deberían estar tributando en España, y que las legislaciones a nivel comunitario y estatal deberían contemplar protocolos por lo cuales se pudiera forzar a las compañías y multinacionales a pagar impuestos siempre en España y no utilizar los trucos fiscales, que no necesariamente son ilegales, para no hacerlo.

P: En conclusión…

R: La clave es que sea una medida garantista, en la que si se decide que solo los miembros de una misma unidad familiar o vivienda van a utilizar el servicio, hubiera garantías para que no se pueda plantear que si un usuario habitualmente ve Netflix, por ejemplo, en su lugar de estudio, se le acabara cortando el servicio. En otro caso, un usuario que se vaya de vacaciones durante un mes entero o que tenga una segunda residencia a la que va casi todos los fines de semana también se le debería garantizar el uso del servicio. Mientras sea garantista, pues no habría problema. ¿Cómo sería el protocolo de mecanismo garantista? ¿Netflix requeriría al usuario algún tipo de documentación a acreditación de segunda residencia o vivienda vacacional? Pudiera ser. Habría que estudiar caso a caso, lógicamente todavía no hemos entrado en esa fase tan compleja.