Enlaces accesibilidad
LIBROS

Ni fútbol, ni política, ni religión: las tres líneas rojas de Puterful

  • Tras petarlo con su libro Me tenéis hasta los cojones, el fenómeno Puterful vuelve con más humor con No tengo el chichi pá farolillos
  • Hablamos con sus fundadores, Diego y Alejandro, sobre los límites del humor, la pandemia, el fútbol, las redes y sus mejores anécdotas
  • Y entendemos porque casi un millón y medio de personas creen en su filosofía

Por
 Puterful
Puterful

Diego Villalba, conocido por muchos como Er Christian, su personaje en redes sociales, y Alejandro Oneto son los fundadores de Puterful, antes conocido como Mr. Puterful. En la actualidad son una empresa que da trabajo a 12 personas en San Fernando (Cádiz), algo que hace cuatro años cuando estaban buscando la fórmula para no tener que irse de su tierra a trabajar fuera, ni de coña se creerían. Y es que todo se ha ido fraguando a base de frases irónicas cargadas de humor en contra de esa filosofía falsa de la felicidad permanente que otros pretenden inculcarnos. "Lo nuestro más que un negocio es una filosofía de vida y nos lo tomamos de esa forma", afirma Alejandro. 

"La marca nace porque nosotros somos un poco así. Por ejemplo, nosotros estamos en un velatorio y de los nervios soltamos una tontería. Unos se ríen y otros no, pero ya está, ahí se queda. Nosotros estamos en ese punto, por eso salió Puterful. Nos dimos cuenta que había un vacío que podíamos llenar con sentido del humor", explica Diego. 

La historia de cómo surgió la marca la han contado mil y una veces. Así que les pregunto: ¿hasta dónde queréis llegar con este proyecto? No lo dudan ni un segundo y contestan: "Desde el principio lo dijimos: en dos años estamos patrocinando equipos de fútbol femeninos y al deporte femenino en general. Es una de las cosas que tenemos ahí pendiente: surferas, chicas en el mundo del skate, del wind… Esa es nuestra idea a largo plazo. El año pasado y este año conseguimos patrocinar al Cádiz Club de fútbol femenino. Estamos muy contentos porque queremos dar más visibilidad al deporte femenino y queremos que la marca se asocie a eso: al apoyo a las mujeres dentro del deporte."

Tengo que reconocer que no me esperaba estar respuesta. Sorprendida trato de saber más sobre esta intención. ¿Y esta motivación de dónde sale?: "Bueno al principio la marca surgió de la broma. Nos daba igual un poco que nos siguiesen hombres o mujeres. Pero nos dimos cuenta de que el contenido funcionaba mucho más con las mujeres. Un poco siguiendo con la broma dijimos: de aquí a nada estamos patrocinando equipos femeninos. Y al final mira…

Más del 90% de su público es femenino

¿Dos hombres adaptándose al cerebro de la mujer? Algo no me cuadra... Ellos se ríen y contestan: "La verdad que cuando sacamos la marca pensamos: esto tiene que se anónimo, nadie puede saber que hay dos hombres haciendo esto. Realmente al principio no lo hicimos pensando en las mujeres, sino pensando en divertirnos nosotros y a la gente. Lo que pasó es que vimos una mayor interacción en ellas y por eso decidimos centrarnos en el público femenino. Por eso el “No tengo el chichi pa' farolillos” y por eso lo ha escrito una mujer.

Indago un poco más y descubro que su nuevo libro, “No tengo el chichi pa' farolillos”, efectivamente lo ha escrito una mujer. En concreto, la también gaditana Rocío Sepúlveda. Diplomada en guion de cine y TV y creadora de un conocido personaje virtual enfocado al mundo docente, cuenta con dos libros más publicados a sus espaldas. "Ella es muy Puterful, muy irónica, muy sarcástica. La vimos perfecta, se lo ofrecimos y ella encantada", asegura Diego.

"Como está la cosa con el tema Covid ahora, creíamos que “No tengo el chichi pa' farolillos” era un título bastante claro con la situación. Además, que lo escriba alguien que está en la edad de nuestros seguidores ha sido muy bueno. Ella es un buen reflejo de lo que está pasando y de cómo expresarlo", cuenta Alejandro sobre la publicación. 

Este libro, igual que los dos anteriores, es una serie de anécdotas, algunas reales y otras ficticias. Historias cortitas para leer un par de camino al curro o a la uni y echarse unas risas.

Puterful VS mensaje motivacionales

Quiero saber qué opinan exactamente sobre su contrario. Entonces les digo: si tuvieséis que elegir la frase motivacional que más rabia os da, ¿cuál sería? "La típica de: si puedes soñarlo, puedes conseguirlo. Vamos siempre en contra de eso. Cuidado porque no solo hace falta soñar una cosa para poder conseguirla. Hay que trabajarla. Te vas a encontrar problemas, y si al final no lo consigues, por lo menos diviértete un poco por el camino", responde Diego desde esa filosofía tan Puterful. 

Alejandro continúa por la misma senda que su compañero: "El libro si te fijas es un poco de autoayuda. Nuestro objetivo es hacerle ver a la gente que todo no es bonito, que también nos pasan cosas malas y también uno se puede divertir cuando le pasan."

Hablando de cosas malas, tengo curiosidad por si se han atrevido a hacer humor con la pandemia. "Antes de que empezara todo en España si que teníamos un cachondeo con el tema de los chinos y tal, pero porque no sabíamos hasta donde iba a llegar la cosa. Cuando lo ves tan lejos, que no sabes las consecuencias, te lo tomas un poco más a cachondeo. Entonces empezamos haciendo bromas, pero después nos vinimos un poco más hacia atrás. Ya luego, durante el confinamiento, hacíamos mensajes más de apoyo porque veíamos la situación en España un poco chunga."

¿Politicamente incorrectos?

Al final han salido airosos de este charco. Me meto en otro, la política. Y pregunto: ¿por qué nunca os metéis en temas políticos? "Tenemos tres leyes básicas que cumplimos siempre: ni los equipos de fútbol, ni la religión, ni la política. En esos charcos no nos metemos. No nos vamos a posicionar ni de un lado, ni del otro, porque al final nos perjudica como marca. No tenemos la necesidad de meternos ahí", subraya Diego.

Diego me cuenta una anécdota referente a esto de la política: "Alguna vez nos hemos mojado. Vamos a incumplir esto porque el 99,9% de los españoles sabe lo que hay. Como lo que nos pasó con el autobús de Hazte Oír. Pero es un recurso fácil. Es jugar a una carta ganadora. Entonces lo soltamos porque sabemos que lo va a petar". 

A raíz de todo esto de lo políticamente incorrecto, me planteo si habrán dudado en publicar alguna frase, o incluso, si habrán reculado en algo. No tienen problema en contestarme: "Hemos dudado e incluso hemos eliminado frases de lo bordes que son a niveles palabrotas y cosas así. Llegamos a la conclusión de que no era necesario ser tan soez para hacer reír y por eso las eliminamos", me dice Diego. 

Alejandro me cuenta otra de sus anécdotas: "Una no sabíamos si subirla o no, pero es que el tema lo pedía. Fue el año pasado con el desentierro de Franco. Coincidió con Halloween y la frase fue: Después dicen que a los españoles no nos gusta Halloween y hasta vamos a desenterrar un muerto. Aquello lo petó y estábamos indecisos de si publicarla o no, por si sentaba mal a alguien. Porque no somos una marca que tira para derechas o para izquierdas. Solo queremos hacer reír a la gente."

Los límites del humor

Ya que hemos entrado en terrenos pantanosos, me atrevo con la pregunta del millón: ¿creéis que en el humor debería haber límites? "Nosotros nos hemos pasado a veces y te ayuda a aprender. Pero luego dices: coño es que soy Puterful. Si no me paso yo, ¿quién lo va a hacer? Siempre nos preguntamos a quién va a molestar y si entra dentro de nuestro círculo de lo aguantable. Muchas veces hacemos cosas que se pueden malinterpretar y somos conscientes, pero tiramos palante. Pasamos un poco de los cuatro ofendidos", me responden.

PLAYZ

anterior siguiente