Enlaces accesibilidad

Entrevista

St. Pedro: "Yo era el tóxico, era el malo pa ella, pero al final la vida te pone en su sitio"

  • "En La Voz juegan con tu cabeza y tus emociones. Lo que me pasó a mí fue porque Juanes quiso", aclara Pedro sobre su paso por el talent y de su posterior carrera musical
  • El tinerfeño nos cuenta cómo está siendo su vida ahora que está en Miami y todos los proyectos que tiene entre manos

Por
St Pedro
St Pedro

Esta es la historia de Pedro Hernández Herrera, 24 años, original de Tenerife y que decidió ponerse St. Pedro para que la gente se preguntase precisamente el porqué de su nombre artístico. Es consciente de que su paso por La Voz le ha servido para estar donde está ahora, en Miami haciendo lo que él quería: música. Pero también es muy crítico con un formato que desde su punto de vista vende humo a los participantes. Lo deja muy claro con la siguiente frase: "Lo que me pasó a mí fue porque Juanes quiso."

A Juanes, su coach en La Voz, le estará eternamente agradecido por creer en él y por presentarle a Rebeca, su actual manager. Ella también le fue de frente en su momento: "Vamos a apostar por ti, pero vamos a empezar desde el subsuelo", así lo cuenta Pedro. Con él hablamos de cómo está siendo su periplo en busca de esas ansiadas oportunidades. Y en lo puramente musical, de su último lanzamiento: "Malapami". Después de esta charla nos quedamos con muchas cosas, pero la más nítida es que el chico tiene ambición y ganas de luchar por hacerse su hueco dentro de la industria. Así que preparaos porque llega Saint Pedro.

Tu nombre artístico me llama muchísimo la atención, ¿tiene que ver con algo religioso en tu vida?

Con Saint Pedro hago una referencia a esa dualidad entre los dos mundos, que no sea tanto como católico puro sino que se pueda interpretar como quiera la gente. Me lo puse en realidad para que la gente se preguntase eso, para crear la duda de qué significa. El significado es la dualidad y el contraste entre una institución súper arcaica, como es la iglesia, con lo que yo hago y lo que digo en mis letras que es justo lo contrario. Quiero innovar dentro del género y hacer muchos géneros a la vez. Hacer música diferente a lo que esperarías por mi nombre.

Vemos que desde pequeño has estado muy vinculado a la música, pero ¿quién te metió el bicho dentro?

Yo creo que lo traigo de serie ya. Tuve el apoyo de mi papá que me consiguió todo lo que necesitaba para desarrollarme. Me decía: ¿quieres una Play? Pues aprende a tocar esta canción de arriba abajo con el piano y te la compro. Eso fue lo que me metió la ambición en la cabeza, el saber que podía conseguir cosas con la música.

Ahora te has ido a Miami, ¿consideras que desde España es más difícil triunfar?

Cada artista es diferente. Pero para mí las oportunidades estaban aquí. En España es muy complicado crecer, a no ser que estés ya en ciertos círculos y mis círculos ahora están aquí. Se puede ver como que tengo medio camino hecho, que no es así para nada porque el camino es inmenso, pero se pueden conseguir muchas más cosas aquí en mi caso.

¿Cómo fue ese medio camino?

Cuando acabé La Voz, lo que hablé con Rebeca (su manager actual) y con Juanes fue: mira queremos trabajar contigo, pero tenemos que empezar desde abajo, desde el subsuelo. Yo me esperaba cualquier cosa porque no sabía nada sobre cómo funcionaba la industria. Estaba en blanco. Entonces cuando me dijeron te vas a venir a Miami, fue como venga vamos. Pero desde que me lo ofrecieron hasta que me fui, pasó un año en el que estuve en Tenerife. Yo me lo tomé como una sala de espera. Tuve mi proceso para asimilarlo. Aunque luego cuando llegas aquí no es nada como yo me lo imaginaba. Entonces empieza de nuevo el proceso.

¿Cómo es el día a día de alguien que empieza dentro de la industria en Miami?

Pues lo que yo noto de diferencia, para empezar, es que en Tenerife yo ya tenía un camino guiado que seguir. Aquí no. Aquí tú eres el que dices que es lo que puedes hacer en un día o en una mañana. El mundo se te hace 20 veces más grande nada más pasar una semana aquí. Porque te das cuenta de los saltos, de cantidad de gente, coches, distancias…Te das cuenta de lo bueno y lo malo que tenía de donde tú eres. La verdad es que al día mínimo tengo un par de cosas que hacer. En las islas tenía que buscar cosas que hacer y aquí tengo que buscar momentos para no hacer nada. Para empezar a trabajar aquí el proyecto y el producto, teníamos que ver para donde íbamos a tirar musicalmente. Todavía no estamos 100% claros porque nos gusta tener a la gente un poco descolocada.

Con la Covid-19 y demás no tiene que ser nada fácil, ¿te sientes a veces solo allí?

Claro que hay un choque. Lo que pasa es que yo estoy bien rodeado. Mi mamá no deja que pase mucho tiempo extrañándola. Teniendo Whatsapp y Face Time no hay problema. Aunque claro que se echa de menos. Se echa de menos la comida, el aire, la playa… Pero estamos acá por algo. Así es como yo me lo tomo. Cuanto más tiempo aquí, más voy a poder hacer lo que me de la gana después.

Con “Malapamí” hablas de las relaciones tóxicas, ¿te has visto muchas veces en una de estas?

Yo era él tóxico, era el malo para ella. Pero uno aprende y la vida le da sus coñazos para ponerlo a uno en su sitio también.

Lo comparas con una droga, esa relación física adictiva en la que ya no hay nada más. ¿Crees que eso se puede sostener o es imposible de mantener una relación puramente sexual por mucho tiempo?

Depende de la persona. Hay gente con la que puedes tener un tipo de relación así años y hay gente con la que al par de meses empieza a demandar otras cosas o bien tú empiezas a pedir otras cosas.

¿Existen los "follamigos" de verdad para ti?

A mí personalmente no me ha pasado. Nunca he tenido "follamigas" por mucho tiempo. Siempre acaba escalando a algo más.

Con el tema pandemia, ¿cómo ves ahora el amor?, ¿es mucho más difícil desintoxicarse de alguien ahora?

Te lo puedes tomar de dos formas: en plan no puedo hacer nada o te lo puedes tomar como tengo un ordenador y tengo un teléfono con el que puedo ser un emprendedor online o buscarme la vida por otros lados. Yo creo que si estás en una situación tóxica como “Malapamí”, busca que hacer. O sea ocúpate, crece tú como persona y no te centres en depender de otra gente para crecer o para sentirte bien. Y si estás en una situación como la de “Phone Sex”, venga vacílatelo. Porque también te puedes comprar juguetes para jugar a distancia, tienes Skype, Face Time… Cómprate un proyector para ver a tu pareja en gigante, yo que sé... ¡Sé creativo!

¿Por qué María Antonella?, ¿Cómo es trabajar con ella?

Fue porque la propuso alguien del equipo. Necesitábamos un perfil de alguien que fuese capaz de transmitir muchísima sexualidad solamente con la expresión. Me gustaba como ella manejaba sus redes porque no habla de lo típico de lo que hablan las demás actrices porno. Ella habla de cómo la profesión afecta a la mujer, habla de los gajes del oficio. Yo con ella quería dar un poco de visibilidad a esa industria y quitar un poco de tabú sobre lo que es el sexo cuando es una mujer la que habla de ello. Queríamos darle una vuelta al tema.

Sabemos que tienes mucha relación con Juanes, tu coach en La Voz. ¿Cuál ha sido su último mensaje?

El es más bien un mentor de los que se mantienen en la distancia y yo tampoco soy muy pesado. No va conmigo. Cuando yo necesito consejo se que le puedo hablar y me contesta rápido. Por ejemplo, la guitarra que tengo aquí ahora fue porque le pregunté: Juanes necesito consejo para comprarme una guitarra. Y él me dijo toma, tengo una aquí para ti. Yo en plan: mira que guay que Juanes me ha regalado una guitarra. Y aquí gente que me quiere mucho, entre risas, me dijo no ves que para él es muchísimo más fácil darte una que acompañarte por ahí a comprarla.

¿Crees que los talent shows dejan muchos juguetes rotos por el camino sobre todo cuando eres muy joven?

Sí, la productoras lo plantea mal el programa en sí mismo. Porque detrás de él no hay un proyecto musical. Por ejemplo con los ganadores, ¿qué le pasó al disco de Alba (la ganadora de mi edición)? Nada, absolutamente nada. Durante el programa se la pasan vendiéndote la moto para que tú estés motivado los 30 segundos que tienes que cantar ahí. No sé, como que juegan con tu cabeza y tus emociones. Si no estás preparado, te puede sentar mal. Saben a ciencia cierta que no va a pasar. Lo que me pasó a mí fue porque Juanes quiso. Aún con la oportunidad que es salir en una cadena con la audiencia de Telecinco, ellos se aseguran en los contratos de que los únicos que puedan sacar provecho de ti sean ellos. Porque firmas un contrato de compromiso de 6 meses. En esos 6 meses si no haces nada, la gente se olvida de ti.

¿Crees que el discurso musical sigue centrado en 4 nombres? 

Siempre suenan los mismos nombres porque son los nombres de la gente que más trabaja.

Y finalmente, ¿hacia dónde quieres que vaya tu música?

Vamos a ir sacando single a single, buscando poco a poco colaboraciones e ir ganando visibilidad poco a poco. Hacer buena música, ese quiero que sea mi sello más que el estilo que voy a hacer. Da igual si hago un perreo o una balaba, que sea una buena canción.

PLAYZ

anterior siguiente