Enlaces accesibilidad
SERIES

La reacción de los franceses a los tópicos de 'Emily in París': así responden a los clichés de la serie

  • Emily en París, la serie norteamericana que acaba de estrenar Netflix y que está ahora mismo dentro del top 10 de lo más visto en España, es un comedia romántica cargada de clichés
  • Dos franceses, Florence y Raúl, nos dan su más sincera opinión
  • ¿Por qué Emily en París es la serie del momento?

Por
 Emily en París
Emily en París cropper

Emily en París tenía todas las papeletas para triunfar: desde su creador, Darren Star -conocido por exitazos como Sexo en Nueva York Sensación de Vivir-, hasta su protagonista Lilly Collins, sin dejar pasar por alto su fotografía con una ciudad tan bella como París como escenario. Pero al final, lo ha desaprovechado, ¿o quizás no?

Le llueven las críticas, sobre todo de los franceses

¿Qué ha fallado entonces? Todo lo demás. La serie no es más que una historia simplista y cargada de estereotipos sobre los franceses que ha despertado la furia de los gabachos. La crítica francesa especializada se pregunta por qué la serie los odia tanto y por qué los deja quedar en tan mal lugar.

La publicación francesa Premiere, por ejemplo, lo describe así: “En Emily en París aprendemos que los franceses son ‘malos’ (sí, sí), que son flojos y que nunca llegan a tiempo a la oficina; que son coquetos y no están atados a una noción de lealtad; que son sexistas y que, por supuesto, tienen una relación dudosa con el acto de bañarse. Sí, ningún cliché se esparce, ni el más mínimo”.

Pero sin embargo AlloCiné da una versión totalmente contraria: “Tantos franceses enojados por los clichés que expone la serie, cuando nosotros somos los primeros en tener prejuicios de los demás. Relájense, ¡es una serie y no le veo nada de malo! La encontré muy ligera y divertida”.

Llegados a este punto, hemos preguntado por estos clichés a dos franceses que hoy viven en España. Estas han sido las respuestas de Florence, originaria de Burdeos, y Raúl, de París. 

¿La impuntualidad es común en los franceses?

Florence: Son menos puntales los españoles, bastante menos. Es verdad que nosotros nos damos nuestros 15 minutos de cortesía. Esto para los americanos es ser muy impuntual. Pero he trabajado con empresas españolas donde la gente llegaba con más de media hora de retraso y ni se disculpaban. Eso en Francia, en el ámbito laboral, está muy mal visto. Entonces depende... Para un americano somos impuntuales, pero para un español no.

Raúl: No creo que sea una característica particular nuestra. Los hay que somos impuntuales, pero hay muchos que no los son.

¿Os gusta odiarlo y criticarlo todo?

F: Definitivamente nos encanta quejarnos. Lo tenemos como una forma de entablar conversaciones con extraños. Así creamos empatía. La queja es nuestro deporte nacional. A nivel social es muy normal. En culturas como la americana la gente no se queja. Porque queda muy mal decir que la sociedad o el trabajo está fatal. En Francia es muy común quejarse para crear empatía con la persona que tienes enfrente. Y sí, somos muy críticos. Desde pequeños nos han inculcado el interrogarlo todo, el debatirlo todo. Con el Covid, por ejemplo, tenemos un debate público constante y abierto sobre lo que está haciendo el estado. Criticamos hasta a los epidemiólogos. Tenemos una tradición de debate desde la propia educación, porque queremos rehacer el mundo. Creo que esto es bueno, porque no nos conformamos con lo que tenemos. Es algo muy francés y estamos orgullosos.

R: En la región de París si es bastante así. La gente es un poco "especialita". Cuando hablo con mis amigos de mis amigos en Francia, pues suele ser: "este ha dicho esto de mí, el otro ha dicho no se que…" Así que sí, la región de París es bastante criticona.

Las despedidas a la francesa (marcharse sin decir ni mu), ¿lo hacéis mucho?

F: Bueno sí pero no. Es común si estás en una fiesta con mucha gente, que si te quieres ir, te vas y punto. No tienes que avisar a todo el mundo. Pero si te invitan unos cuantos amigos a cenar, no nos vamos sin avisar, obviamente.

R: Yo no. De hecho, yo lo conozco más como hacer un Batman. Me parece que en España lo hacéis bastante más. En Francia no se hace tanto, al menos que yo sepa.

¿El mal humor de los parisinos hacia las personas que no dominan su lengua es real?

F: El mal humor de lo parisinos es real en general. París es una ciudad sobrepoblada, donde se vive en pisos pequeños, la vida es dura y con mucho contrate entre riqueza y pobreza, por lo que hay mucha tensión. Y por otra parte, para los franceses en general es muy importante su lengua. A los extranjeros que viven en Francia se les exige saber bien el francés. Lo primero que te dicen es si vas a vivir aquí: aprende a hablar bien francés. Es muy difícil encontrar trabajo si no hablas francés y es complicado que te respeten. No sirve con que solo hables inglés.

Los franceses, ¿les gusta menos trabajar?

F: Cuando eres empleado, la gente se va a su hora. Si es a las 6, es a las 6. No se regala ni un minuto a la empresa. Las horas son debidas. En cuanto a exigencia de trabajo, creo que hay más exigencia en Francia que en España. En España veo que mucha gente calienta la silla y ya. En Francia hay una conciencia muy aguda de que tu trabajo vale y tu tiempo también. Los españoles flipaban con que los franceses estaban cerrando el ordenador a las seis menos cinco. Pero es un tema de cultura laboral y de derechos.

R: ¿Comparado con quién? Trabajamos menos horas y nos pagan más, porque hemos luchado mucho por nuestros derechos. Salimos mucho a la calle. Somos muy revolucionarios. Por ejemplo, antes teníamos que trabajar 42 horas todos y hemos conseguido reducirlo a 35 horas semanales. Si trabajas más, las horas extras te las tienen que pagar mucho más. Trabajamos menos, pero en Francia hay justo el estereotipo contrario. Los franceses creen que los españoles estáis siempre echando la siesta o tomando cañas. Aunque yo sé que esto no es así. Pero son estereotipos, claro.

¿Le dan más importancia los franceses a la elegancia y al refinamiento?

F: Yo creo que sí. Hay cultura de la belleza igual que en Italia. También se ve en la arquitectura, en la historia… Si que se ve que la elegancia y el refinamiento es importante para nosotros.

A Lily también le pediríamos ropa prestada. #EmilyEnParís ��@lilyjcollins

Una publicación compartida de  Netflix España (@netflixes) el 

R: Si. A mí me lo han dicho muchas veces. En plan: "¡qué fino eres! ¡qué educado! ¡qué refinado!" Me lo han hecho notar. Porque además nos gusta el buen vino, la buena comida… Vamos que nos gusta lo bueno. Eso sí es verdad.

¿Son los parisinos bordes con los extranjeros?

F: Los parisinos son bordes en general. Pero creo que hay demasiadas expectativas de los extranjeros hacia París. Por ejemplo, lo japos, que están como: “ay, París, París”. Luego, cuando llegan y ven la realidad, se van con el bajón. Porque Paris es una ciudad sucia, con mucha violencia y que no es tan romántica como la pintan en las pelis. ¿Qué son bordes? Pues sí, porque en París hay demasiados turistas. Pero luego es donde más acogida hay a los extranjeros. Dentro de la UE creo que es donde hay más gente de todos los países, junto con Londres. Es una ciudad con mucho color, muy multi racial y multi cultural. Por lo que no creo que los parisinos sean bordes con los extranjeros.

R: Yo soy de París y no me considero borde, aunque es algo que no me gusta de allí porque creo que lo somos. Pero no con los extranjeros, somos bordes en general. Si alguien te pregunta algo; le respondes seco o le dices: “no tengo tiempo”. En España la gente es más cariñosa, más agradable y más social que nosotros. Los de París, exagerando, si te caes al suelo, la gente te pasa por encima porque llega tarde al trabajo y no tiene tiempo de pararse.

¿Cuánto de bon vivants sois los franceses?

F: Es verdad que nos gusta comer en dos horas, es verdad que nos gustan los buenos vinos... Pero creo que esto no solo ocurre en Francia. También sucede en España, en Portugal, en Italia… Pero si que hay un gusto por el buen vivir, en el sentido de disponer de más tiempo, de currar menos.

R: Si que lo somos. Nos gusta vivir bien. Nos gustan las buenas copas, los sitios chulos…Por ejemplo, aquí he conocido el botellón y he bebido Negrita. Eso en Francia solo lo usamos para hacer crepes. A nosotros no nos importa pagar más caro algo, si es bueno. Aquí en cambio creo que se tira más al precio más bajo.

En Emily en París pintan a los franceses como amantes apasionados, ¿es esa fama real?

F: Hay de todo. Aunque es cierto que nosotros llamamos a los crímenes de género, crímenes de pasión y son los menos castigados por la ley. Esto es lo peor. Pero no creo que seamos los grandes ligones de Europa. Nosotros decimos eso de los italianos, por ejemplo.

R: Pues no sé. A mí chicas españolas si que me lo han dicho. Si creo que nos gusta mucho besar y somos muy apasionados. Pero eso lo tienen que decir más las españolas que han estado conmigo.

También hacen ver que todo francés tiene una o varias amantes, ¿son los franceses más infieles que el resto?

F: Creo que en Francia siempre hemos sido más avanzados en este tema. Nosotros teníamos el libertinaje, se puede ver en la literatura. Pero en realidad creo que somos menos hipócritas. Un día leía sobre la infidelidad en pareja y en las estadísticas España se llevaba la palma. Pero en Francia no hay tanto respeto hacia la pareja y al matrimonio porque no hay tanto peso de la Iglesia. No somos tan cristianos. Por ejemplo, si en un bar ves a una persona que te gusta y la ves con un chico o chica. Si tu a esa persona la consideras abierta, tu puedes ir. Es decir, el flirteo y el piropo son algo común en Francia. Pero si es común que alguien tontee contigo delante de tu pareja, si ven que estás abierto a ello. Mi chico, que es español, al principio le sorprendía mucho que los chicos en una fiesta se me acercasen a bailar con él delante. Y él decir: “pero si es mi chica…” Esto ocurre en Francia tanto en chicas como en chicos. Por lo que creo que la fama de infieles viene por ahí. Hay mucha gente que se divorcia por infidelidades y otra mucha gente que no. Es decir, muchos piensan: ¿para que divorciarnos si nos llevamos bien? La gente asume que la monogamia no es posible durante 30 años seguidos con una pareja. Que la infidelidad puede ocurrir y que no es una razón para romper un matrimonio. Nos han inculcado desde jóvenes que el compromiso no tiene nada que ver con la parte sexual de la relación humana o la parte emocional. Entonces yo creo que es más un tema de apertura y de hablar de ello o no. Seguramente en Francia se tenga más libertad para hablar de estos temas.

R: LOL (jajaja) Yo siendo francés he tenido una pareja durante muchos años y he sido fiel. Ahora, de soltero, si he tenido varios rollos. Pero siendo soltero. Hay franceses que son infieles, claro, pero como los españoles. Osea no creo que sea una regla nuestra, incluso diría que se da más en España porque se sale mucho más. Si es verdad que cuando un francés llega a España, se desmelena.

En ocasiones la serie deja caer que muchos franceses son bastante clasistas, ¿cuál es tu opinión?

F: Si y no. Somos clasistas a nivel socio cultural. En el sentido de que para nosotros se respeta más a un artista, a un intelectual o a un médico que a un obrero. Pero no por el tema del dinero sino por el tema de la cultura. Por ejemplo, nosotros consideramos que el rico que no es culto, es una persona despreciable. Porque tiene dinero pero no se ha formado intelectualmente. Somos clasistas de la no cultura. En España en cambio ser un intelectual a veces es hasta algo peyorativo. Para nosotros es súper positivo. En esto, nos parecemos mucho a los ingleses.  

R: Yo tengo amigos de todas las clases sociales. Amigos que no pueden ir a restaurantes y otros amigos que pueden ir a un restaurante bastante caro todos los fin de semanas. Yo me adapto y voy a cualquier sitio. Tengo amigos de diferentes orígenes sociales y no va a ser más amigo por tener más o menos dinero. Por eso yo diría que en general no somos clasistas.

Por otra parte, la serie muestra la sociedad francesa como liberal a la vez que muy machista. ¿Qué te parece a ti?

F: Creo que si hay machismo. Los chicos son más agresivos a la hora de piropear a las chicas por la calle o en una fiesta, sin ir más lejos, te pueden poner la mano donde no deben. En París hay barrios donde es mejor que no lleves una minifalda. Ni puedes volver sola a las 3 de la mañana tranquila. En Madrid creo que esto si se puede hacer. Porque Paris es una ciudad agresiva donde hay más violencia y más individualismo. Pero en cuanto a oportunidades laborales y derechos, creo que en Francia hemos avanzado más. Las mujeres llegamos a subir escalones más fácilmente que en España. Podemos llegar a puestos más altos, más facilmente. Pero también creo que sigue habiendo machismos en todos lados aunque en diferentes formas.

R: Liberales si que somos. El no tener pareja es una forma de vida muy común en Francia. Supongo que en parte por eso de que nos gusta la buena vida. Y lo de machista yo diría que no. A mí me choca mucho más el machismo que hay aquí. Creo que hay 1.000 veces más machismo en España que en Francia. De hecho, aquí es un problema bastante grande. Yo he tenido casos de amigos españoles que les han dejado sus parejas y que no lo aceptan. Y yo decir, “pero si no quiere estar contigo…” Y él contestar: “Pero es que yo la quiero”. O amigos míos que yo les he dicho: “¡pero que manera de reaccionar!”. Osea que para mí la sociedad española es muchísimo más machista que la francesa.

PLAYZ

anterior siguiente