Enlaces accesibilidad

Muere María Mérida, leyenda de la música folclórica de Canarias

  • La "dama de la canción canaria" ha fallecido a los 96 años en Tenerife
  • En los 50, el periódico The New York Times la situó entre las cuatro mejores voces del mundo

Por
María Mérida en una imagen de su último proyecto, 'El Bolero de María'

La cantante herreña María Mérida ha fallecido a los 96 años en Tenerife, ha informado este martes el Gobierno de Canarias, que la califica de "leyenda de la música folclórica canaria".

Premio Canarias y una de las voces "más queridas de nuestra tierra", la voz de María Mérida -quien popularizó la canción "Palmero sube a la palma"- se apagó hoy, ha lamentado el viceconsejero de Cultura del Gobierno regional, Juan Márquez.

El viceconsejero ha apuntado que María Mérida "nos seguirá emocionando con su legado" y con unas folías "que hoy sonarán por nuestra herreña universal".

María Mérida, la artista herreña más internacional, ha fallecido en su domicilio de la villa de Candelaria, en la isla de Tenerife, donde residía desde hacía varios años.

Ganó su primer concurso de folías con tan solo 12 años

Conocida como la dama de la canción canaria, nació en Valverde el 5 de junio de 1925 y pronto cautivó al público con su hermosa voz, que le llevó a ganar su primer concurso de folías con tan solo 12 años.

En su adolescencia se trasladó a Santa Cruz de Tenerife, lugar donde amplió su aprendizaje en torno al folclore canario para posteriormente viajar a Madrid, donde obtuvo grandes éxitos y coincidió con artistas como Lola Flores, Marujita Díaz y Ava Gardner.

De manera simultánea colaboró con Radio Madrid, Radio Intercontinental y Radio Nacional de España, donde trabajó siete años en un programa para emigrantes españoles que se emitía en toda América Latina, reconfortándoles con las melodías de su tierra allá donde estuvieran.

Durante su estancia en la capital de España fundó el Hogar Canario, además de ser la primera mujer isleña que grabó un disco con el que popularizó la canción "Palmero sube a la palma".

Para todos los públicos
Puntos de interés
  • 00:01:25 PARRANDA CHEDEY / SENTIMIENTO HECHO CANTO
  • 00:08:16 TORSTEN WINKEL / CAMINO VERDE
  • 00:14:21 GRUPO BENTAYGA / CAMPESINO DE MI TIERRA
  • 00:21:28 DOMINGO RODRIGUEZ "EL COLORAO" Y PATRICIO DE LEON / TODO CAMBIA
  • 00:29:26 ALBERTO MENDEZ ("EL NARANJA") Y TORSTEN WINKEL / ARRORRO
  • 00:35:56 ALBERTO MENDEZ "EL NARANJA" / MALAGUE¿AS
  • 00:42:11 DOMINGO RODRIGUEZ "EL COLORAO" Y JUAN CARLOS PEREZ / FOLIAS
  • 00:49:58 PARRANDA CHEDEY / GAROE
  • 00:55:42 PATRICIO DE LEON / VERDAD QUE TU ME QUIERES
  • 01:02:43 GRUPO BENTAYGA / BENTAYGA
  • 01:07:56 TORSTEN WINKEL Y ALBERTO MENDEZ "EL NARANJA" / FULGIDA LUNA
  • 01:14:00 PARRANDA CHEDEY / SANTA CRUZ
  • 01:17:38 DOMINGO RODRIGUEZ "EL COLORADO" Y PARRANDA CHEDEY / ISA
Transcripción completa

Un corazón herreño late con júbilo abrazando a sus paisanos

con una folía que guarda entre sus brazos.

Habiendo recorrido el mundo desde la isla del Meridiano,

aquella gaviota que alegraba la vida de los pescadores canarios,

un manantial de sueños que se convirtieron en versos

conquistando al mundo, el pueblo chino, americano o australiano.

María Mérida que celebra los 90 abrazando a sus paisanos

con una folía que guarda entre sus brazos.

Que empiece Tenderete.

Que tenderete, que tenderete, que tenderete, ay Meria, se armó,

nunca se vio una parranda mejor que la nuestra de Teno a Teror.

Que tenderete, que tenderete, que tenderete, ay Meria, se armó,

nunca se vio una parranda mejor que la nuestra de Teno a Teror.

Tu voz al mundo cantando que son siete tus islas.

Que las arrullan los mares, que las arrullan las brisas.

Ay, gaviota de estos mares...

...que nostalgia es tu llanto...

...voz profunda de barranco...

...sentimiento hecho canto.

María Mérida, María, tu voz al mundo cantando.

Ay, tu sentida folía y tu arrorró de los campos.

María Mérida, María, en la fiesta hay romería...

...eres plegaria al cantar.

Mantilla blanca blusa calada, suena el timple se oyen isas...

...es María, es María, suave risa de estas islas.

Tajaraste, tanganillo, malagueñas...

...malagueñas, seguidillas.

Va María, va María voz al mundo mensajera.

Son tus brazos como dragos, son tus islas estas islas.

Ay gaviota de estos mares...

...que nostalgia es tu llanto...

...voz profunda de barranco...

...sentimiento hecho canto.

Muy buenas a todos y gracias por acompañarnos

una semana más en Tenderete.

Hoy con una de las grandes damas de la canción canaria,

la herreña María Mérida, que hoy comparte Tenderete

con todos nosotros y con un gran elenco de músicos y cantadores

que han compartido escenarios en distintos momentos

de su trayectoria musical

y que han querido sumarse a este Tenderete.

Poco a poco les presentaremos.

Primero me gustaría saludar a Doña María. Muy buenas.

Estoy muy emocionada,

porque no me habían escrito una canción así, dedicada a mí.

¿No le habían escrito?

Sí, alguna cosa.

Gracias a mi amigo Santiago del Rosario,

que escribió esta canción tan bonita.

Yo soy la madrina del grupo, de la Parranda Achedey.

Nos queremos muchísimo.

Esta noche me encuentro muy feliz rodeada de la gente que quiero,

de los que vienen a acompañarme.

No tengo palabras para agradecerles

que hayan venido.

Para el público, mi corazón para todos.

Muchas gracias.

También están aquí mis hijos, está Mara y mi sobrino.

Y mi venta y ha querido, que estado 20 años con ellos.

Yo soy de las que repito.

Y mi queridísimo Domingo y su acompañante.

Nos queremos tanto. A todos, Perico, Fabiola.

Los iremos escuchando.

Para todos mi agradecimiento eterno.

Hoy vamos a celebrar los 90 años de María Mérida,

90 años recién cumplidos, que se dice pronto,

y lo estupenda y guapísima que ella está.

Espérate.

Vamos a asistir a un hecho insólito.

Vamos a escuchar juntas a madre e hija.

María Mérida y su hija mayte cruz Mérida,

cantando una mítica canción, "Camino verde",

donde van a estar acompañadas por Torsten Winkel,

músico alemán con un enorme reconocimiento,

afincado en el Hierro, disfrutando y trabajando.

Y también Alberto Méndez en el bajo.

Escuchamos "Camino verde".

Hoy he vuelto a pasar por aquel camino verde...

...que por el valle se pierde en su triste soledad.

Hoy he vuelto a rezar a la puerta de la ermita...

...y pedí a mi virgencita que yo te vuelva a encontrar.

Por el camino verde...

...camino verde que va a la ermita.

Desde que tú te fuiste lloran de pena las margaritas.

La fuente se ha secado, las azucenas están marchitas.

Por el camino verde...

...camino verde que va a la ermita.

Hoy he vuelto a pasar por aquel camino verde...

...que por el valle se pierde toda mi felicidad.

Hoy he vuelto a grabar nuestros nombres en la encina.

He subido a la colina y allí me he puesto a llorar

Por el camino verde...

...camino verde que va a la ermita.

Desde que tú te fuiste lloran de pena las margaritas.

La fuente se ha secado las azucenas están marchitas.

Por el camino verde...

...camino verde que va a la ermita.

Camino,...

...camino verde.

Le decía Fabiola a Mayte, preciosa.

Y así ha sido la interpretación que han hecho madre e hija,

María Mérida y Mayte, de "Camino verde",

una canción de siempre, donde les acompañaba Torsten,

este músico alemán que me comentaba

que sus amigos en La Laguna,

de broma le suelen decir que es torstenderete.

Hacen esa unión y él no pensaba que un día iba a tocar aquí.

Agradecemos que esté también con nosotros,

disfrutando de este tenderete, el cónsul de Alemania

en el Archipiélago canario, Peter Smith.

Gracias por estar con nosotros, acompañando a María Mérida,

una de las grandes embajadoras de Canarias en el mundo,

en los cinco continentes.

Vamos a una historia muy bonita.

María Mérida y Carmelo Socas, con Los Chincanayros,

se encontraron en Venezuela hace algunas décadas,

año 79 contaban ellos.

Carmelo y su grupo aprendieron de María Mérida

la canción que van a hacer a continuación:

"Campesino de mi tierra".

Campesino de mi tierra honrado y trabajador...

...que riegas con tu sudor todo el oro que se encierra...

...en las campiñas en flor.

Tras los bueyes y el arado bajo el sol del mediodía...

...alegre y esperanzado vas cantando unas folías.

Qué más puedo desear...

...al contemplar mi barbecho.

Al contemplar.

Al contemplar mi barbecho...

...con mi guitarra en el pecho...

...y en mis labios un cantar.

Con mi guitarra en el pecho y en mis labios un cantar.

Qué más puedo desear al contemplar mi barbecho.

Lindas mariposas de alegres colores

cantos de mi tierra pájaros cantores.

Estas son las cosas de la tierra mía...

...tierra de cantares, tierra de armonías.

Al despertar la alborada el sol muestra su esplendor...

...y embellece la enramada de exuberante verdor.

Se oye allá en la lejanía con el susurro del viento...

...la copla de la folía del campesino contento.

A la puerta de mi choza que es santuario y es altar.

Es santuario.

Es santuario y es altar...

Mi corazón se alboroza llevo el trigo a madurar.

Mi corazón se alboroza llevo el trigo a madurar.

A la puerta de mi choza que es santuario y es altar.

Verdes son mis campos cubiertos de flores...

...y en los pastizales cantan ruiseñores.

Con su plumaje y su algarabía...

...llenan el paisaje de la tierra mía.

De la tierra mía.

Esta canción la escribió torres romero,

un locutor estuvo muchísimos años en Santa Cruz

y que nos encontramos en Venezuela, y Pepito Pérez,

un canario que vino a morir a su tierra.

Es una maravilla.

Muchísimas gracias.

Enternecedora imagen, sin duda, ver a Carmelo Socas y María Mérida

compartir esta pieza, con el grupo Bentayga.

Cuántas actuaciones compartió María Mérida con el grupo.

20 años y pico.

Esos son años.

Siempre con mis amigos, los de siempre.

Todos los que me quieran.

La queremos todos, Doña María.

Me gusta quedarme con mi gente mucho tiempo.

Cuando los conozco y los quiero, no quiero separarme de ellos.

Qué bonito.

Sé que ella está emocionada hoy viviendo este Tenderete,

pero más se va a emocionar cuando escuche a su hija Mayte

con una de las canciones más hermosas que se hayan escrito.

Sobre todo por el mensaje, palabras de esperanza,

de que mañana todo será diferente.

"Todo cambia" con la voz de Mayte Cruz Mérida.

Cambia lo superficial, cambia también lo profundo.

Cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo.

Cambia el clima con los años, cambia el pastor su rebaño.

Y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño.

Cambia el más fino brillante, de mano en mano su brillo.

Cambia el nido el pajarillo, cambia el sentir un amante.

Cambia el rumbo el caminante aunque esto le cause daño.

Y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia el sol en su carrera, cuando la noche subsiste.

Cambia la planta y se viste de verde en la primavera.

Cambia el pelaje la fiera, cambia el cabello el anciano.

Y así como todo cambia que yo cambie no es extraño.

Pero no cambia mi amor por más lejos que me encuentre...

...ni el recuerdo ni el dolor De mi pueblo y de mi gente.

Lo que cambió ayer tendrá que cambiar mañana...

...así como cambio yo en esta tierra lejana.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Pero no cambia mi amor por más lejos que me encuentre...

...ni el recuerdo ni el dolor De mi pueblo y de mi gente.

Y lo que cambió ayer tendrá que cambiar mañana...

...así como cambio yo en esta tierra lejana.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Cambia, todo cambia.

Gracias.

"Todo cambia" con Mayte Cruz.

También veíamos como se incorporaban

Domingo Rodríguez "el Colorao", Juan Carlos Pérez Brito,

Patricio de León.

Músicos que también han querido estar presentes en este Tenderete.

Y más amigos como es el caso de Pedro González Lino,

Perico. Muy buenas.

Buenas noches.

Coja usted el micrófono.

Aquí estoy.

Perico, no sé si recuerdas la primera vez que coincidiste

con María Mérida.

Ya hace décadas de esto.

Hace más o menos sobre 50 años.

Fue en Madrid, en una emisión de TVE,

que no sé si recordará María, que nos presentaba Antolín García.

Un presentador famoso de aquella época.

¿En Madrid, Perico?

En Madrid.

Estaba presente el esposo, que en paz descanse, de María.

Al que recuerdo con mucho cariño también.

Y desde esa fecha me sigue María y yo la sigo a ella,

¿verdad María?

Somos grandes amigos.

Vamos a desvelar una cosa importante.

¿Quién es mayor de los dos?

Ya empezamos.

Yo soy mayor, yo soy mayor.

No me importa decirlo.

Nunca he ocultado la edad, siempre digo la verdad.

Soy mayor que tú.

Yo le dije a Raúl que no le decía la edad,

pero le decía el año en que nací.

Hay muchos que no pasan de los 80, se quedan ahí.

Pero como los conozco sé que tienen más.

Nos hemos visto juntos tantos años,

pero yo soy la única que cumplo.

Tú eres más joven.

Y estoy muy feliz de que estén todos aquí. No tengo palabras.

Yo también soy feliz viéndote y escuchando tu voz

que ha quedado inalterada a través de los años.

Y nos deleita a todos.

Perico, luego te vamos a escuchar,

pero hoy también es un momento histórico

porque coincides con algunos de los primeros tendereteros.

De los que empezaron en blanco y negro.

Juan Valerón, Quelo Montesdeoca, Pacuco y María.

Yo empecé en negro, negro.

Negro, negro, estaba aquello.

Era precioso.

Es un honor y un placer encontrarme esta noche.

Con Nanino Cutillas, cuantas horas.

Lo extrañamos mucho, sí, es verdad.

Qué bonitos tenderetes.

Estamos celebrando que seguimos adelante con Tenderete,

43 años con todos ustedes.

Y más amigos que tenemos hoy.

El caso de Luisa Machado y Alberto Méndez,

al que antes ya escuchábamos, con el bajo.

Ambos con una trayectoria importante en la música.

Les vamos a escuchar con este "Arrorró".

Arrorró mi niño chico.

Arrorró mi niño chico mira que te viene el coco.

Si mi niño se durmiera.

Si mi niño se durmiera yo le daba un regalito.

(SUSPIRA)

Mira al cielo mi angelito.

Las estrellas te acompañan, las campanas son las notas.

Si algún día te acordaras...

...de un susurro entre las noches sabrás que tu madre estaba.

Duérmete niño chiquito que tu madre no está aquí.

Que fue a misa San Antonio

Y lueguito ha de venir.

Arrorró.

Si mi niño se durmiera yo le diera grandes regalos.

Un San Antonio bendito...

...y una Virgen del Rosario.

Arrorró.

Arrorró, ro ro mi niño, mi niño arrorró.

Arrorró, ro ro mi niño, mi niño arrorró, ro ro.

Si mi niño se durmiera Yo le diera un regalito.

Una piedrita de azúcar envuelta en un papelito.

Aquí hemos tenido estas dos versiones de arrorró.

La tradicional con María Mérida,

acompañada por Domingo Rodríguez "el Colorao"

y Juan Carlos Pérez Brito.

Y una algo más moderna, con arreglos,

en la voz de Luisa Machado y el bajo de Alberto Méndez.

Es una maravilla.

Es una maravilla, como dice Doña María.

Tenderete, como saben ustedes, está en las redes sociales,

en facebook, creciendo y sumando nuevos amigos.

Aunque ustedes no lo crean, María Mérida con 90 años,

también tiene su perfil en facebook.

También sumando muchos amigos.

Y un teléfono de esos nuevos.

Y tiene un teléfono de los nuevos, un smartphone.

No doy una con él.

Volvemos con Luisa Machado y Alberto Méndez.

Pero antes déjenme que mande un saludo

a Isabel Hernández, uruguaya, que nos acompaña hoy.

Muchísimas gracias y que disfrute de Tenderete

como haremos todos con estas "Malagueñas"

con Luisa y Alberto.

Es tan grande mi fortuna...

...tan nobles mis sentimientos...

...que hoy lloro de alegría...

...de abrazar fuerte a María...

...vivir de cerca el momento...

...ella es voz, fuerza, es divina.

Todo lo que tú me digas...

...me lo puedo ya creer...

...pues por tu encanto y valía...

...y el poder de tus folías...

...ole quien te dio el nacer.

"Malagueñas" dedicadas a María Mérida,

con la voz de Luisa Machado y el bajo de Alberto Méndez.

¿Me toca a mí?

Y no se quería emocionar.

Es imposible.

Cuando hay amor de verdad.

Pero no importa porque es bonito desahogarse a veces.

Estoy muy feliz, doy las gracias a todos estos compañeros

que han venido y que saben que aunque tengo muchos años,

pueden contar conmigo cuando me necesiten.

Doña María, ya que Luisa en la copla decía:

ole quien le dio la vida, ¿usted cómo empezó a cantar?

Tenía cuatro años.

Me vestían con papeles de esos con que forraban las macetas.

Mi madre me ponía guapa, porque yo de pequeña era guapa.

Yo no lo dudo.

Yo salía a cantar en El Hierro y me tiraban duros de plata.

Para que te enteres.

Mi Padre tocaba la guitarra Rita muy bien,

porque estuvo en Cuba quince años y yo hoy a las folías

y al punto cubano.

Ahí empecé a amar las folías.

Para mí la folía es como una oración.

Me gustan todas las canciones canarias, pero la folía me mata,

me mata. Tiene un sentimiento.

Le doy las gracias a Luisa de todo corazón,

muchísimas gracias.

Yo también hago letritas, ya te haré una.

Si me permites, quiero decir que estoy muy feliz

porque tengo aquí a mi familia, mi hijo ahí enfrente.

Mara, a la que quiero muchísimo que es su señora,

mi sobrino y mi hija que canta hoy aquí.

Les doy las gracias porque es la primera vez

que ella canta en Tenderete y para mí es una felicidad muy grande.

¿Qué más se puede pedir?

¿Qué más se puede pedir?

Hoy tenemos muchos amigos aquí.

También hay representantes de la casa de El Hierro.

Son amigos de Tenderete en facebook.

Si usted aún no es nuestro amigo, tiene que entrar en la página

y pinchar en Me gusta.

Así se enteran de todas las novedades,

de las fotos de María Mérida que se está haciendo hoy.

Está guapísima. La pueden poner de salvapantallas.

La semana que viene vuelve.

¿Qué escuchamos ahora?

Eso lo sabes tú.

Tú me dices lo que sea, que yo lo canto.

¿Usted se canta unas folías?

¿Ahora van las folías?

Si usted quiere, sí.

¿No iba Bentayga ahora?

Voy a cambiar el programa.

Vamos a pedirle a Domingo Rodríguez "el Colorao"

y Juan Carlos Pérez Brito que se echen unas folías.

Perfecto.

Animamos a Perico a que se estrene,

y también a Fabiola Socas, otra de las figuras de esta tierra.

¿Le parece bien a usted?

Me parece fenomenal.

Pues venga, "Folías".

Tanto has amado tus islas María y con tanta fe.

Con tanta fe.

María y con tanta fe que pusiste al mundo en pie...

...con un cantar de folía.

Que pusiste al mundo en pie

reina, con una folía.

Tanto, tanto has amado tus islas María...

...María y con tanta fe.

Toda copla, toda copla debe ser...

...ay, el noble...

...el noble sentir del alma.

Por eso son las folías...

...la voz del alma canaria.

Por eso son, por eso son las folías...

...la voz del alma canaria, canaria.

Añorada tierra mía...

...parcela del corazón...

...ay parcela...

...parcela del corazón.

Te cantaré noche y día...

...hasta que muera mi voz.

Te cantaré noche y día...

...hasta que muera mi voz.

Añorada tierra mía...

...parcela del corazón.

Muchísimas gracias.

Somos unos privilegiados por ser testigos,

partícipes de este momento.

Estas folías que han cantado Perico Lino, Fabiola Socas

y María Mérida, acompañados por uno de los magos del timple,

uno de los mejores intérpretes de nuestro querido instrumento

Domingo Rodríguez "el Colorao" y uno de los maestros de guitarra

del Archipiélago, Juan Carlos Pérez Brito.

Pareja inseparable, pareja de hecho.

De verdad es que toca, madre mía.

Todos los que están aquí son maravillosos,

pero en el timple tiene algo.

Sobre todo para las canciones canarias.

Es algo que él tiene escondido que a mí me pone los pelos de punta

cada vez que le oigo.

Y a su acompañante y todo lo que están aquí,

mi Bentayga y mis niños.

Ella no se olvida de nadie.

Quiere dejar a todo el mundo contento.

Una de las canciones que María Mérida

dedicó a su isla de nacimiento, El Hierro, se llama Garoé.

El árbol al que los aborígenes consideraban sagrado.

Ella se inspiró, escribió unos versos y este fue el resultado,

"Garoé", que vamos a escuchar con él acompañamiento musical

de la parranda Chedey.

Garoé, Garoé, ay mi dulce Garoé.

Símbolo de mis Canarias...

...santuario fuiste de El Hierro.

Árbol santo, árbol querido...

...alma fuiste de mi pueblo.

Fue tanto el amor que diste y a tantos amamantaste...

...que hoy tu pueblo te venera por tanta sed que saciaste.

Un día de primavera un guanche se enamoró...

...de una hermosa bimbache que en el árbol se encontró.

Bajaban todos los días a beber agua a la fuente...

...jurándose amor eterno, jurando siempre quererse.

El guanche se fue a otra isla y a la bimbache olvidó...

...y ella con voz dolorida de esta manera cantó.

Ay Garoé, Garoé...

...dime dónde está mi amado dime porque se me fue...

...dime porque me ha olvidado.

Y el Garoé contestaba no llores dulce doncella...

...que él ya pronto va a volver..

y en este árbol bendito él te volverá a querer.

Ay Garoé, Garoé...

...dime dónde está mi amado dime porque se me fue...

...dime porque me ha olvidado.

Y el Garoé contestaba no llores dulce doncella...

...que él ya pronto va a volver..

...y en este árbol bendito él te volverá a querer.

Y el Garoé contestaba no llores dulce doncella...

...que él ya pronto va a volver..

...y en este árbol bendito él te volverá a querer.

Y bajo aquel til hermoso se volvieron a encontrar...

...y el árbol santo reía...

...mientras el agua corría plena de felicidad.

Garoé, Garoé, Garoé, Garoé.

Ya ven la magia que tenía aquel árbol que aquí todos empezamos

a cantar la canción.

Casi nadie la conocía.

Para que usted vea.

María Mérida, que ha recibido numerosos reconocimientos

a lo largo de su trayectoria en la música.

Quizás de los más importantes el Premio Canarias,

a principios de la década pasada.

También hija predilecta de El Hierro.

Muchas calles en el archipiélago tienen su nombre.

Sé que para ella el mayor reconocimiento

es el cariño y el aplauso del público.

A todos los que la han acompañado a lo largo de su carrera,

ella quiere dedicarles una obra de su amiga María Victoria,

la novia de México: "Verdad que tú me quieres".

Para todos los que han estado a su lado durante estos años,

esta canción con María Mérida.

Dicen que tú me odias...

...que no quieres saber de mí.

No, no puede ser, mentira.

Me lo dicen por verme sufrir.

Verdad, verdad que tú me quieres.

Verdad que en esta vida...

...ni tú ni yo podemos dejarnos de amar.

Verdad mi cielo santo...

...que tú te morirías...

...si yo por un capricho...

...te llego a olvidar.

De mí ya ni se diga...

...lo mucho que he llorado...

...porque un amor sin lágrimas...

...no creó ese amor.

Verdad, verdad mi cielo santo...

...que tú te morirías...

...si yo por un capricho...

...te llego a olvidar.

De mí ya ni se diga...

...lo mucho que he llorado...

...porque un amor sin lágrimas...

...no creó ese amor.

Verdad, verdad que tú me quieres.

Verdad que en esta vida...

...ni tú ni yo podemos dejarnos de amar.

Mi amor.

Gracias.

Qué maravilla poder disfrutar hoy de María Mérida.

Vaya voz que conserva.

Es un milagro dicen por ahí.

El otorrino que me trata alguna vez me dice

que no lo entiende.

Está un poco raro como diciendo ¿qué le pasará?,

¿por qué sigue cantando? Es un misterio.

Yo sé que el de arriba es el único que me ayuda y que me deja la voz

para que siga cantando.

Nada más, no hay misterio.

Doña María, cuéntenos cómo ha sido

eso de cantar el pasodoble Islas Canarias en China,

Japón, Australia. ¿Cómo lo reciben ellos?

En China, lo tengo que contar.

Estábamos con Plácido Domingo y con 10.000 espectadores diarios.

Yo cantaba mi pasodoble Islas Canarias

y vinieron de televisión a escoger de entre las distintas canciones,

dos temas.

Como es lógico eligieron a Plácido Domingo.

Pero luego me cogieron a mí.

Nos vieron 180 millones de chinos.

180 millones de chinos.

He llevado yo mi pasodoble y lo han visto en China

180 millones de chinos, más los 10.000

que entraban todos los días.

No miento.

Y en Japón otro tanto, que he estado dos veces en Japón

y en Australia también.

A lo mejor entendían el pasodoble islas canarias.

Yo no sé si es que los movía a todos, con las guitarras tocando.

Que me escogió el Sr. que vino.

Les quiero mucho porque entienden bastante de música.

Nos querían mucho allí.

Estuvimos 15 días con Plácido Domingo.

Cualquiera no llena con esa voz.

Doña María, queremos escucharla con esos muchachos,

ese grupo de jóvenes, el grupo Bentayga.

Si me permiten quiere decir que la canción que voy a cantar

es una maravilla.

Siempre cantamos al Nublo y la canción es preciosa,

pero esta canción que hizo un hombre sencillo

yo le veo una música tan hermosa que con todo mi amor

se la voy a cantar y se llama Bentayga,

igual que se llama el grupo.

Bentayga,...

...piedra que guardas recuerdo de historia...

...belleza encumbrada glosa de poetas.

Vigía,...

...vigía constante de mi isla hermosa,...

...corazón radiante de sin par belleza.

Las flores,...

...las flores se acercan y besan tu base.

Olor de retama perfuma tu aliento.

Arrorró de pino cruzando los valles...

...que en suave murmullo...

...acarician tu frente.

Bentayga, roca den mi isla amada...

...tú eres un portento entre las rocas.

Encanta al contemplarte con ansia,...

...y al verte, Canarias...

...pulsa un latir en la copla.

Encanta al contemplarte con ansia...

...y al verte, Canarias...

...pulsa un latir en la copla.

Bentayga, Bentayga.

Gracias, gracias.

Hermosa canción que hemos escuchado

con María Mérida con sus amigos de Bentayga,

grupo con el que compartió 20 años como nos decía ella antes.

O más.

O más.

Ya por desgracia faltan algunos.

Mi querido Machado, Juan.

Pero son una maravilla de personas y tocadores.

Después de escuchar esta pieza,

quiero recordarles algo importante.

Sí quieren volver a ver este programa,

tienen que tomar nota de la dirección que están viendo.

Ahí pueden encontrar todos los programas

que se han emitido.

Como sé que éste va a dejar huella y van a querer recordar

el paso de María Mérida y de todos estos amigos

por el programa, ya lo saben, ahí tienen la dirección.

A María no la vamos a dejar descansar,

porque ya están Torsten y Alberto preparados para acompañarla

con "Fúlgida luna".

Fúlgida luna del mes de enero,...

...la más intensa de eterna luz,...

..a la sublime mujer que quiero..

...llévale a ella un mensaje tú.

Ella es trigueña de negros ojos..

...de talle esbelto, de suave piel...

...de dientes blancos y labios rojos.

La más hermosa trigueña es.

Búscala y dile que ni un momento...

...desde que el alba nos separó..

...no se me aparta del pensamiento...

...ni se me borra del corazón.

Fúlgida luna del mes de enero,...

...dile a mi amante lo que sufrí,...

...que no me olvide porque la quiero,...

...que me perdone si la ofendí.

Que me perdone si la ofendí.

Me decía Torsten que una de las cosas que más le sorprendía

de María Mérida era esa capacidad que tiene para adaptarse al ritmo,

al estilo, a lo tradicional, lo moderno, lo vanguardista.

Pues ya ven con 90 años, ella se adapta a cualquier cosa.

Todo lo que sea música, la respeto y sí puedo cantarla,

la canto.

Porque la música está para eso, para darla al público,

para que la conozca bien, para que se oiga en todos los lugares.

De manera que yo siempre si me dicen a cantar,

pues a cantar.

Lo importante es llevar al público las canciones.

¿Verdad que sí, mis niños?

¿Es verdad o no?

Cantar.

Que sea de una isla u otra, que vayan cogiendo la música,

que vayan cogiendo los estilos y dejen a la gente

que cante libremente lo que quiere.

Porque la música, los instrumentos, están para eso,

para tocarlos y dar alegría al público.

Y ellos también aprenden cosas nuevas,

que tienen derecho a eso porque para eso han estudiado.

No importa que sean de una isla u otra.

Aprender y tocar, abierto todo.

De esta manera, con las palabras de Doña María,

llegamos al final de Tenderete.

Muchísimas gracias a todos los que han participado en este programa,

gracias de corazón a todos.

Doña María.

Santa Cruz.

Ahora cantamos "Ay Santa Cruz".

Y ustedes cantan conmigo.

Todos cantamos con Doña María.

Vayan haciendo Ahhhh.

Y ustedes ya saben, gracias por estar ahí.

Queremos que sigan con nosotros en Tve. Adiós, cuídense mucho.

Fabiola mi niña, todos.

Todos a cantar conmigo.

Vamos allá.

Arriba mis niños.

Qué lindo está Santa Cruz,...

...cuando va muriendo el día,...

...cruza el aire una folía...

...allá por el horizonte;...

...las parras de Tacoronte.

El Teide sobre la bruma,...

...y un cielo azul que perfuma...

...los tamarindos del norte.

¡Ay, Santa Cruz!

Flor del jardín tinerfeño,...

...despertar de un bello sueño...

...que no se puede olvidar.

¡Ay, Santa Cruz!

Mi tierra morena y brava,...

...y el Valle de La Orotava,...

...que tiñe de verde el mar.

Cuando la tarde se va...

...con cadencia de palmeras,...

...hay un guanche que me espera,...

...suspirando en Las Mimosas,...

...y las estrellas, celosas,...

...parpadean su agonía,...

...mientras su boca y la mía...

...se besan bajo las rosas.

¡Ay, Santa Cruz!

Flor del jardín tinerfeño,...

...despertar de un bello sueño...

...que no se puede olvidar.

¡Ay, Santa Cruz!

Mi tierra morena y brava,...

...y el Valle de La Orotava,...

...que tiñe de verde el mar.

¡Santa Cruz!

Por Santo Domingo vienen por Santo Domingo van...

...todas las niñas a misa a ver al sacristán.

A ver al sacristán (bis)

Por Santo Domingo vienen por Santo Domingo van.

Al cielo quisiera ir...

...con las alas de mi alma.

Al cielo quisiera ir...

...con las alas de mi alma.

Para escribir en el cielo...

...este nombre, Gran Canaria.

Para escribir en el cielo...

...María tú eres canaria.

Tus ojos morena, me matan a mí...

...y yo sin tus ojos no puedo vivir.

No puedo, no puedo vivir.

Tus ojos morena, me matan a mí.

En medio de la vendimia a los ojos...

...a los ojos nos miramos.

En medio de la vendimia a los ojos...

...a los ojos nos miramos.

Y cortando los racimos en los labios...

...en los labios nos besamos.

En los labios nos besamos y miramos...

...a los ojos nos miramos.

La machorra del cura de Tacoronte...

...no hay un macho en la isla que se la monte.

Que se la monte niña, que se la monte.

La machorra del cura de Tacoronte.

Ibas tú María, elegante...

...entre todas las hermosas.

Ibas tú María, elegante...

...entre todas las hermosas.

Que brillas como el diamante...

...entre las piedras preciosas.

Entre las piedras preciosas...

...ibas tú María, elegante.

Por las cuerdas que toca mi timple...

...va la sangre de los parranderos...

...se derrama por los arrecifes...

...y bautiza su caja el sereno.

Por las cuerdas que toca mi timple...

...va la sangre de los parranderos...

...se derrama por los arrecifes...

...y bautiza su caja el sereno.

Suena timplillo querido...

...mi camellito sonoro.

Suena timplillo querido...

...mi camellito...

...mi camellito sonoro.

Ven conmigo a la parranda porque me encuentro...

...porque me encuentro muy solo.

Porque me encuentro muy solo, mi camellito...

...mi camellito sonoro.

Ay sorongo, ay sorongo, ay sorongo...

...que lo que mi madre me hace me pongo...

...mi madre me hizo una camisita...

...que no me tapaba ni la barriguita...

...ni tampoco el ombligo redondo.

¡Ay sorongo, ay sorongo ay sorongo!

Canario soy yo canto así...

...viva la tierra donde nací,...

...donde nací, donde nací.

Canario soy, yo canto así.

Tenderete - 05/07/15 - María Mérida celebra sus 90 años en "Tenderete".

"Una de las cuatro mejores voces del mundo"

Pasó una larga temporada en Hollywood, donde congenió especialmente con actores como Danny Kaye, Gilbert Roland y Ruth Roman, pero entre sus amistades también figuraban cantantes como Amália Rodrigues, María Dolores Pradera y Victoria de los Ángeles.

En la década de los años 50 del siglo XX el periódico "The New York Times" la situó entre las cuatro mejores voces del mundo, mientras que "Le Figaro" la denominó la "Edith Piaf canaria".

En 1988 se incorporó a los elencos de la Antología de la Zarzuela que dirigía el fallecido José Tamayo, y los mejores teatros de los cinco continentes han sido testigos del arte de María Mérida, que a lo largo de sus más de 80 años de carrera musical compartió escenario con un selecto grupo de artistas mundialmente reconocidos como Alfredo Kraus, Plácido Domingo y Monserrat Caballé.

DÍA DE CANARIAS-María Mérida, cantante (El Hierro) - Escuchar ahora

La artista natural de Valverde ha colaborado asimismo con el Cabildo de El Hierro en la divulgación de la música popular canaria y de hecho, desde 2007 ha formado parte del Bimbache Jazz y Raíces/Bimbache openART Festival, un proyecto dirigido por el guitarrista alemán Torsten de Winkel y recomendado por el Centro Unesco de Canarias.

Como parte de ese proyecto, María Mérida cantó una versión del poema "Convivencia" de Agustín Millares Sall acompañada por músicos integrantes de los grupos de Herbie Hancock, Pat Metheny, Joss Stone y John McLaughlin.

Gran divulgadora del patrimonio musical canario, Hija Predilecta de El Hierro, a lo largo de su extensa trayectoria recibió un gran número de premios y honores, entre los que destacan el Premio Canarias en la categoría de Cultura Popular, la Orden Islas Canarias, el Premio Taburiente de la Fundación Diario de Avisos y el Premio de Honor de los Coros y Danzas de España.

Noticias

anterior siguiente
-->