Enlaces accesibilidad
Cómic

Un rejuvenecido Corto Maltés vive nuevas aventuras en el siglo XXI

  • Martin Quenehen y Bastien Vivès actualizan el mítico personaje de Hugo Pratt 
  • Más noticias sobre cómic en 'El Cómic en RTVE.es'

Por
Imagen promocional de 'Corto Maltés: Océano Negro'

En 2015 dos españoles, Juan Díaz Canales (Blacksad) y Rubén Pellejero (Dieter Lumpen), asumieron el reto de continuar las aventuras de Corto Maltés, el mítico personaje de Hugo Pratt que para muchos simboliza la aventura. Y gracias al éxito de sus tres álbumes (Bajo el sol de medianocheEquatoria y El día de Tarowean), otros nuevos autores podrán ofrecernos sus propias visiones del marinero, empezando por el guionista Martin Quenehen y el enfant terrible del cómic francés actual, el guionista y dibujante Bastien Vivés (El gusto del cloro, Polina, Last Man), que publican Corto Maltés. Océano Negro (norma Editorial).

Viñetas de 'Corto Maltés: Océano Negro'

Quenehen y Vivès ya colaboraron en el cómic Catorce de julio (Diábolo edidiones), y ahora nos ofrecen una versión modernizada de Corto, al que traen al Siglo XXI (recordemos que el original nació en 1887, vivía sus aventuras en las tres primeras décadas del Siglo XX y desaparecía en la Guerra Civil española), para convertirlo en un pirata moderno.

Otros de los cambios más destacables son que el personaje rejuvenece físicamente y ya no lleva su habitual uniforme ni su gorra de marinero (que ha cambiado por una gorra normal).

En palabras de la editora Patricia Zanotti: "Océano Negro está completamente desvinculado de la serie que realizan Canales y Pellejero, que integra y prolonga las aventuras de Corto Maltés, y cuyo cuarto título está previsto para la próxima primavera. En Océano Negro Corto se sale de la biografía trazada por Pratt".

Página de 'Corto Maltés: Océano Negro'

Un trepidante thriller

Océano Negro es, por tanto, una aventura al margen de la continuidad oficial de Corto Maltés, gracias a lo que sus autores pueden tomarse muchas licencias artísticas. Pero hay que reconocer que, pese a los cambios, reconocemos inmediatamente a este joven aventurero como el mítico personaje de Pratt, ya que mantiene su esencia y parte de esa melancolía con la que nos conquistó.

Un cómic que mezcla las convenciones clásicas de las aventuras de corto con el ritmo de los mejores thrillers de acción y suspense actuales, porque, aunque sea una historia de aventuras, también tiene mucho de policíaco, de serie negraCasi una película en viñetas en la que destacan los dibujos de Bastién Vivès, con un trazo más detallista y menos esquematizado que en sus últimos trabajos. Y donde el autor demuestra su manejo de la caracterización de personajes, de las escenas de acción y de los grises.

Siempre es interesante sacar a los personajes de su época y ambiente, pero en el caso de Corto Maltés, que representaba a los últimos exploradores que recorrieron el mundo en el primer tercio del Siglo XX, el desafío es mayor, y los resultados son geniales. 

Página a color de 'Corto Maltés: Océano Negro'

Corto presenciará la caía de las Torres Gemelas

Los cómics de Corto, tanto los de Pratt como los de Canales-Pellejero, reflejaban grandes acontecimientos históricos y en este Océano Negro, el personaje presenciará la caída de las Torres Gemelas. Un atentado del que acaban de cumplirse 20 años y que cambiaría la historia. También aparece algún personaje real como Colin Powel, exsecretario de Estado norteamericano.

Océano Negro comienza con nuestro protagonista ejerciendo de pirata. Cuando sus violentos compañeros, a los que apenas conoce, intentan matar a un anciano, Corto lo salvará, dando comienzo a una trepidante aventura, a lo Indiana Jones, que le llevará por varios países (como Japón, Perú o España), en busca de una calavera de oro que Garcilaso de la Vega menciona en sus Comentarios Reales de los Incas (1609).

Página de 'Corto Maltés: Océano Negro'

Las mujeres fuertes, como es habitual en la vida del personaje de Pratt, tienen un gran peso en la historia. Ellas serán las que empujen a Corto en esa búsqueda de la calavera por todo el mundo. Un tesoro que, como suele suceder en las historias de Corto, no sabremos si es real hasta la última página.

Por el camino Corto también se encontrará a su némesis, pero fiel compañero de aventuras, Rasputín. Y ya os digo que la versión de este personaje, que nos regalan Quenehen y Vivès, os enamorará.

En fin, un cómic lleno de sorpresas, pero que mantiene el espíritu aventurero de uno de los grandes personajes del cómic mundial. Lo único que lamentaríamos es que esta fantástica renovación del personaje, por parte de Quenehen y Vivès, se quede en una anécdota, porque nos ha encantado.

Portada de 'Corto Maltés: Océano Negro'

Noticias

anterior siguiente