Enlaces accesibilidad

Irán culpa a Israel del apagón en las instalaciones nucleares de Natanz y promete venganza

  • El incidente en la planta coincide con las negociaciones para salvar el acuerdo nuclear de 2015
  • Fuentes de Inteligencia estadounidense apuntan a Israel como responsable

Por
Irán califica como 'terrorismo nuclear' el apagón de Natanz y mira a Israel

El Gobierno iraní ha responsabilizado este lunes a Israel del corte de electricidad registrado este domingo en la central nuclear de Natanz, en el centro de Irán, y ha afirmado que "se vengará del régimen sionista" mediante el desarrollo nuclear.

El apagón se registró en una zona de la red de distribución eléctrica de Natanz, una planta de alrededor de 100.000 metros cuadrados construida a ocho metros bajo tierra para evitar ataques. El incidente no causó heridos ni contaminación y ha sido calificado por Teherán como un caso de "terrorismo nuclear".

Las labores en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz están intrínsecamente relacionadas con el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y seis grandes potencias, que ahora corre serio peligro tras la salida unilateral de Estados Unidos y la consiguiente reimposición de sanciones a la república islámica. El incidente coincide con las negociaciones en Viena para salvar dicho acuerdo y levantar las sanciones estadounidenses contra Teherán.

Irán promete venganza

El ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, ha responsabilizado a Israel del corte de electricidad y ha prometido vengarse mediante el desarrollo nuclear. Zarif ha explicado además que Natanz cuenta ahora con centrifugadoras avanzadas que acelerarán el proceso de enriquecimiento de uranio.

"Los sionistas quieren vengarse de nuestros éxitos en el camino de la eliminación de las crueles sanciones, pero nosotros no lo permitiremos y nos vengaremos de los sionistas por estas medidas", ha señalado ante el Parlamento, según ha recogido la agencia estatal IRNA. 

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Said Jatibzadé, ha recalcado que "la respuesta de Irán será vengarse del régimen sionista en el momento y el lugar adecuado" y ha aseverado que hay informaciones que confirman la responsabilidad de Israel en lo sucedido.

"Lo que pasó en Natanz fue terrorismo nuclear contra Irán en territorio iraní. Irán se reserva el derecho a una respuesta bajo el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas", ha asegurado Jatibzadé, quien ha sostenido que Israel buscaba vengarse de la población iraní por su "paciencia y prudencia".

Fuentes de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos citadas por el diario 'The New York Times' han señalado que este domingo se registró una potente explosión que dañó el sistema eléctrico interno y han apuntado a una operación llevada a cabo por Israel. Estados Unidos ha asegurado que no está involucrado en ningún ataque a las instalaciones nucleares de Natanz y confía en que el incidente no afecte a las negociaciones para salvar el acuerdo nuclear con Irán. "No nos ha llegado ninguna señal de que hayan cambiado los planes sobre la asistencia a las conversaciones del miércoles" sobre el programa nuclear iraní, ha detallado la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha señalado este lunes en una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estados Unidos, Lloyd Austin, que nunca permitirá "que Irán obtenga armas nucleares". "Israel continuará defendiéndose de las agresiones y el terrorismo iraní", ha añadido.

De confirmarse, sería el segundo ataque de este tipo en menos de un año contra Natanz, donde en julio de 2020 se produjo una explosión y un incendio en la nave de ensamblaje de centrifugadoras que, según el portavoz de la Organización de la Energía Atómica de Irán (OEAI), Behruz Kamalvandi, fue resultado de un sabotaje. En 2010, Natanz fue objetivo de un ataque informático conjunto de Israel y estados Unidos con el virus Stuxnet, que destruyó más de un millar de centrifugadoras.

Conversaciones en Viena sobre el acuerdo nuclear

El complejo nuclear de Natanz es uno de los sitios supervisados por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en virtud del acuerdo nuclear de 2015, que solo permite a Irán usar centrifugadoras de primera generación IR-1, un límite que el país ha incumplido desde hace tiempo.

El incidente de este domingo coincide con las negociaciones llevadas a cabo en Viena para salvar el acuerdo nuclear de 2015, en las que participa Estados Unidos por primera vez desde su retirada del pacto en 2018. Israel es un firme detractor del pacto y el ministro de Defensa del país, Beny Gantz, afirmó que Israel seguirá "trabajando con Estados Unidos para garantizar que cualquier nuevo acuerdo con Irán evite una escalada nuclear en la región y proteja al Estado de Israel".

Irán ha comenzado a enriquecer uranio al 20% y ha limitado el acceso de los inspectores de la OIEA a sus plantas nucleares, Las conversaciones continúan esta semana y una delegación estadounidense participa en ellas de forma indirecta, mediante intermediarios, ante la negativa de Irán de un diálogo directo.

Crónica Internacional - Estados Unidos e Irán tratan de salvar el acuerdo nuclear - Escuchar ahora

La Unión Europea ha rechazado cualquier intento de socavar las conversaciones en curso sobre el acuerdo nuclear con Irán y ha pedido una aclaración sobre el incidente en la planta de Natanz. "Cualquier intento de socavar las discusiones en curso en Viena debe ser rechazado", ha indicado el portavoz de Exteriores del bloque, Peter Stano, en una rueda de prensa, añadiendo que "las circunstancias del incidente deben aclararse muy rápidamente".

Noticias

anterior siguiente