Enlaces accesibilidad

Aquellos maravillosos videojuegos de los 80

  • Se publica el libro 1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro, de Enrique Segura Alcalde
  • "La explosión creativa, artística y popular de los videojuegos en la década de los 80 no tiene parangón", asegura su autor

Por
El videojuego de Robocop fue unon de los mejores de los años 80

En lo que llevamos de siglo XXI probablemente la década que más ha influído en la cultura popular sea de los años 80, sobre todo en el cine y la televisión, pero también en otros campos como los videojuegos. Pero... ¿Hasta dónde nos influye la nostalgia? ¿Qué tenían de especial esos primitivos videojuegos de los años 80 para que todavía se siga hablando de ellos e incluso versionándolos...? ¡Casi 40 años después!. Esas son algunas de las preguntas que contesta Enrique Segura Alcalde en el libro 1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro (Dolmen editorial), que se pondrá a la venta el 1 de octubre.

"Estoy convencido, después de haber vivido cuatro décadas de esta industria aún joven (en comparación con otras como el cine o el cómic), de que la explosión creativa, artística y popular que experimentaron los videojuegos en la década de los 80 no tiene parangón -asegura enrique-. Si bien es cierto que en décadas posteriores asistimos a una revolución espectacular dentro de este mundillo (muy especialmente con la llegada de Sony y su imbatible PlayStation), es innegable que a día de hoy seguimos hablando de los mismos juegos míticos que lo empezaron todo y seguimos teniendo la imperiosa necesidad de volver a ellos de manera recurrente. Por algo será. No es simple nostalgia, es el reconocimiento de una verdad incuestionable: ya no se hacen juegos como los de antes".

Destacar que se trata de un libro solidario, ya que todos los derechos de autor de la obra irán destinados para la lucha contra el cáncer. "Sinceramente y desde la más profunda modestia, considero que el mundo ya está bastante mal como para no hacer nada por intentar mejorarlo -asegura Enrique-. Es una cuestión de responsabilidad, más que nada. Soy un humilde funcionario que se gana la vida de forma honrada como profesor de instituto, soy plenamente feliz con lo que gano y con lo que tengo, y no voy a cobrar dinero por este libro ni por ninguno que escriba en el futuro: para mí es una afición y no compito con nadie ni pretendo quitarle el puesto a nadie, yo juego en otra liga más modesta. Digamos que es una causa por la que me siento plenamente concienciado y por la que creo que merece mucho la pena luchar".

Páginas de '1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro'

Un recorrido cronológico

Enrique nos comenta omo ha estructurado el libro: "La idea esencial es ir haciendo un recorrido cronológico (siempre desde el recuerdo y el cariño, y de manera absolutamente personal) por la historia de los videojuegos en nuestro país, aunque poco a poco y a raíz de la llegada de las primeras consolas de Sega y de Nintendo asistimos a la progresiva implantación de un mercado más o menos homogéneo a nivel global. Dicho recorrido histórico pasa por revisar las principales plataformas de entretenimiento electrónico que fueron llegando en rápida sucesión, desde las primeras maquinitas Game & Watch, pasando por el reinado del ZX Spectrum y sus “hermanos” (el MSX, Amstrad y Commodore) hasta llegar, como digo, a la invasión de las consolas, esas nuevas y revolucionarias máquinas que lo cambiaron todo, primero en 8 bits y poco después en 16 bits".

"Realmente y visto con la perspectiva que ofrece el paso del tiempo y de los años, fue una década realmente intensa que dio para mucho -añade Enrique-. En cuanto a la estructura del libro es muy sencilla y a la vez muy amena, porque se trata de 20 capítulos perfectamente compartimentados, que si bien se pueden leer de forma independiente y auto conclusiva sin ningún problema, al leerlos de forma consecutiva se va trazando una guía y un hilo conductor sutil pero casi imperceptible que nos va llevando hasta el final de nuestro viaje, que en esta ocasión no es otro que los primeros años de la siguiente década, la de los 90".

Páginas de '1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro'

Ha entrevistado a 35 personalidades de los videojuegos

Para elaborar este interesante libro, Enrique ha entrevistado a 35 personalidades de la industria del videojuego en sus distintas ramas: comunicación, desarrollo, programación y divulgación.

Sobre dichos invitados, Enrique asegura que: "Me resulta difícil destacar a unos pocos por encima del resto, porque he tenido la gran suerte de estar respaldado por un auténtico ejército de 35 invitados de lujo (se dice pronto). Gente absolutamente influyente y leyendas vivas dentro de sus respectivos sectores (periodismo, desarrollo, programación, YouTubers, divulgadores, etc.) que además me han demostrado que como personas son aún más grandes que como personajes públicos".

"Por citar solamente algunos de los más conocidos, no puedo dejar de agradecer las colaboraciones de John Tones, Marcos García “The Elf”, Andrés Samudio, la gente de El Mundo del Spectrum, Tuber Viejuner o Locomalito y Gryzor87. Todos son genios y figuras, los que he mencionado aquí y todos los demás que conforman ese equipazo espectacular por el que ya merece mucho la pena hacerse con el libro".

Preguntamos a enrique que ha descubierto sobre los videojuegos hablando con estos referentes: "Pues te diré que dos cosas principalmente: lo primero, muchísimas cosas curiosas y datos eruditos que desconocía por completo, y lo segundo y más importante si cabe, que la verdadera grandeza de una persona pública no está en su número de suscriptores y seguidores, sino en su humildad y accesibilidad: todos accedieron a participar en mi libro sabiendo que era por una causa solidaria y que no cobrarían ni un céntimo. Eso merece todo mi respeto y mi más profundo agradecimiento".

Portada y contraportada de '1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro'

Videojuegos que perduran

Pero... ¿Qué videojuegos quedan de aquella época? o ¿qué estructuras de videojuegos seguimos usando?  "Pues te diría que absolutamente todos -asegura enrique-. No solo quedan en nuestra memoria y en nuestro corazón de manera indeleble gracias a la nostalgia, es más bien que la industria actual sigue viviendo en muchas ocasiones de las rentas y de su glorioso pasado. Como digo en el capítulo 17 del libro, hay toda una galería de personajes legendarios de videojuegos retro que están necesitando volver del banquillo de los suplentes para salvar a la industria. Fíjate hasta qué punto siguen siendo actuales y plenamente funcionales todos aquellos viejos videojuegos".

"En cuanto a las estructuras, esquemas, mecánicas y plataformas que seguimos usando de aquella década absolutamente irrepetible, pues te diría también que todas, gracias al revival de la afición por la retro informática y la constante reivindicación que se lleva haciendo desde hace muchos años de todo aquél enorme legado cultural, ya sea mediante la emulación o el mercado de segunda mano" -añade Enrique-.

En los 80 empiezaron también las conexiones de los videojuegos con el cine... ¿Cómo era su relación en aquella época? y ¿Hasta qué punto se han influido después mutuamente? "Siempre he dicho que son dos lenguajes narrativos muy compatibles y que se retroalimentan de forma constante -asegura Enrique-, a veces se prestan elementos de uno a otro y han llegado a formar una especie de matrimonio de conveniencia, una suerte de extraña pareja, que ya lleva dando frutos en una u otra dirección desde hace casi cuatro décadas".

"En los 80 nace efectivamente el fenómeno de “el juego de la película”, del cual podríamos citar en mi humilde opinión a Robocop como el caso más notable y logrado de simbiosis perfecta entre cine y videojuegos, y vemos cómo dicha asociación entre dos formas de expresión artística se prolonga hasta nuestros días, en los que parece que la tendencia comienza a invertirse: ahora es Hollywood quien empieza a vivir en muchas ocasiones de los videojuegos, asitiendo al fenómeno inverso, el de “la película del videojuego”. Realmente es difícil decidir quién le debe más a quién, creo que en todo caso son dos artes perfectamente compatibles y muy disfrutables".

Página de '1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro'

Los 10 mejores videojuegos de la época

Seguro que cada aficionado tiene su juego preferido de esta época. Y Enrique no es una excepción: "Citaría 11, porque para mí la década empezó un poco antes, en 1980:

-1980: Pac-Man es sin duda el mejor de este prometedor inicio de una década única. El mítico “Comecocos” sigue siendo una bomba de adicción y un género fresco y original cuarenta años después de su salida al mercado. Volver a jugarlo de vez en cuando es una necesidad vital.

-1981: Donkey Kong de Nintendo es mi favorito destacado de este año. La primera aventura de Mario (aún no se llamaba así) le puso en la difícil situación de esquivar los barriles que un enorme mono enfurecido le iba arrojando desde la parte de arriba de la pantalla, al que debíamos derribar de su plataforma a base de saltar y saltar desafiando a la muerte intentando llegar lo más alto posible. Imitado y versioneado hasta la saciedad pero nunca superado. Toda una leyenda.

-1982: Q*Bert es una rareza que a veces olvidamos de forma algo injusta. Su perspectiva isométrica y su legendario nivel de dificultad nos hacen jurar en arameo cada vez que nos matan intentando descender de esas complicadas torres hechas de cubos. Jugarlo y no volverse loco es todo un reto.

-1983: Mario Bros, también de Nintendo, nos pone (esta vez sí) en el papel del mítico Mario en su primera aventura bajo ese nombre, en un tipo de juego de plataformas basado en la habilidad en el salto y la recolección de objetos que lleva ya casi cuarenta años repitiendo mecánicas y esquemas de las que nunca nos cansaremos.

-1984: Tetris. Si no lo has jugado es porque no has estado en el planeta Tierra en los últimos cuarenta años. Muchos lo asocian a la recreativa que salió unos años más tarde, pero como dato anecdótico, Tetris ya existía en 1984 y era plenamente funcional en su Rusia natal, obra de la mente privilegiada de Alexei Pazitnov.

-1985: Ghosts’n Goblins. Llegamos al meridiano de la década con un juego anticipado a su época en muchos aspectos: jugabilidad a prueba de bombas, mezcla de habilidad con ensayo y error, dificultad de leyenda y una imagen para el recuerdo: Sir Arthur combatiendo en calzoncillos a legiones de no muertos en un cementerio. Inolvidable.

-1986: Arkanoid. El género del “machaca ladrillos” alcanza la perfección. Su nombre debería aparecer en los diccionarios junto al significado de adicción, es perfectamente jugable y disfrutable en cualquiera de sus decenas de conversiones, debido a que el concepto original ya era genial y perfecto aprovechar el rebote de una pelota para ir destruyendo poco a poco todos los ladrillos de un muro multicolor. Imprescindible.

-1987: Street Fighter. Años antes de que su conocidísima secuela sacudiera al mundo entero, la saga Street Fighter ya apuntó maneras con esta su primera entrega para recreativas, aún a día de hoy uno de los mejores y más venerados juegos de lucha uno contra otro en 2D. Mítico y genial.

-1988: Robocop. Posiblemente, el mejor juego que jamás se haya hecho inspirado en una licencia cinematográfica. Todo era genial y brillante: la película original de Verhoeven, la máquina recreativa de Data East, las conversiones domésticas, el diseño del protagonista…Puro arte pop elevado a su máxima expresión. Sigue siendo increíblemente actual y muy adictivo. Magistral.

-1989: Final Fight. El género del beat’em up o “yo contra el barrio” llevado a su punto más álgido. El mejor juego cooperativo de peleas contra macarras llegó justo a tiempo de despedir la década y dejar preparado el terreno de cultivo para lo que vino la década siguiente.

-1990: F-Zero. Para cederle el testigo a una nueva década, un juego original para consola doméstica (Super Nintendo) ocupa por vez primera el galardón de mejor juego del año desbancando incluso a las máquinas recreativas del 90. Carreras de coches futuristas que sirvieron para dar una importante vuelta de tuerca a un género que parecía explotado y agotado. Encabezó toda una revolución en la década siguiente…"

Página de '1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro' cropper

E.T. El Extraterrestre: El peor videojuego de la historia

En cuanto a los peores videojuegos, Enrique asegura que: "Es indudable que también hubo mucha broza en aquellos años, muchas veces por lo primitiva que resultaba la técnica existente, otras veces por pura y simple desgana. Mi enorme cariño por esa época me hace mucho más difícil pensar en juegos que verdaderamente fueran malos, pero sí que te podría citar algunos juegos que por lo menos a mí me decepcionaron bastante: Masters del Universo, el juego de la película de imagen real fue una auténtica estafa (lo pongo a parir en el libro), E.T. El Extraterrestre está considerado de manera unánime como el peor videojuego de la historia, por algo será. Uchi Mata para el Spectrum era posiblemente el peor juego de lucha que he tenido la desgracia de probar en plataforma alguna, el Kung Fu Master que salió para el Spectrum era directamente injugable y daba risa, no tenía nada de la jugabilidad de la máquina recreativa original. Y por cerrar esta selección de penurias, también te diría que prácticamente cualquier adaptación para ordenadores de 8 bits de las máquinas recreativas más potentes de la época acababan resultando en una decepción casi fraudulenta, y es que la distancia tecnológica era algunas veces insalvable en aquellos días".

Página de '1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro'

Los videojuegos españoles de la epoca

¿Quñe pasaba mientras en la industria española de los videojuegos? "Gran pregunta -asegura enrique-. Se han escritos ríos de tinta sobre este tema. Pues para ser sincero creo que, teniendo en cuenta la escasez de medios y de infraestructura que había en aquella incipiente industria del videojuego en nuestro país, las cosas se hicieron bastante bien. Quizá no tanto como a muchos les gusta presumir de vez en cuando, pero sí que desde luego se hizo un trabajo digno de admiración, qué duda cabe".

"Títulos destacables hay cientos, pero por sintetizar y resumir me quedaría con tres grandes producciones patrias que para mí marcaron a varias generaciones de jugadores en nuestro país: Sir Fred, Emilio Butragueño Fútbol y La Abadía del Crímen. De este último hasta se llegó a editar una serie de sellos conmemorativos de edición limitada, que es algo que no ocurre todos los días".

"Aquí en España cuando nos ponemos serios y hacemos las cosas bien, no tenemos rival -continúa Enrique-. Eso sí, decidir si aquí se hicieron mejores o peores juegos que en Inglaterra o en otros países me parece, además de injusto, un poco carente de sentido. Una cosa sí que me gustaría añadir: si hubo alguien que hizo dar un salto cuántico a la industria del videojuego en España fue sin duda mi admirado y querido amigo Paco Pastor, fundador de Erbe Software y posteriormente presidente de Sega España desde 1990 hasta el 95. Suya fue la idea de rebajar el precio de los juegos de casi 2.000 pesetas a 875. Parece algo intrascendente hoy en día pero realmente supuso el día y la noche en aquella época".

Página de '1980-1990. La década dorada de los videojuegos retro'

El futuro de los videojuegos

En cuanto al futuro de los videojuegos, preguntamos a Enrique si llegarána pnernos un chip en la cabeza para poder jugar. !¡Ja ja ja ja!...Lo del chip en la cabeza me ha encantado…A mí por lo menos te aseguro que no les voy a dejar que me lo pongan. Ahora en serio, algo de realidad sí que tiene esta pregunta, y es que si algo ha quedado demostrado es que la industria actual padece una crisis aguda de originalidad, ya está todo inventado y hoy en día parece que lo que más vende son las remasterizaciones y los remakes de juegos clásicos. Quizá la revolución que veremos de aquí a unos años pase por nuevas formas de control, nuevas sensaciones y nuevas formas de jugar (esperemos que no mediante implantes de chips cerebrales), porque lo que parece evidente es que en cuanto a ideas y géneros lo mejor ya lo hemos visto en décadas anteriores…"

En cuanto a sus proyectos, Enrique asegura qe ya ha escrito la continuación de este libro: "Efectivamente, de hecho ya hay otro libro que terminé en Febrero (antes incluso de empezar éste) y que está en poder de Dolmen Editorial para lanzarlo cuando lo crean conveniente: Arcade Classics Collection, una especie de hermano espiritual de este mismo libro, pero exclusivamente centrado en máquinas recreativas y en analizar todo aquel mundillo tan venerado y recordado de las salas de arcades. Y por otra parte, ya estoy trabajando en el segundo volumen de este 1980-1990, que lleva por título provisional 1990-2000: La década de la revolución en los videojuegos, y es que si la década de los 80 fue interesante, la de los 90 no se quedó atrás. Espero y confío en que este primer volumen de la obra funcione bien y que el año que viene podamos estar hablando de su segunda parte…"

Noticias

anterior siguiente