Enlaces accesibilidad

Juicio 'procés'

La líder de los expertos internacionales declara que les pagó Diplocat pero niega que fueran observadores electorales

Por
La responsable del grupo de expertos internacionales del 'procés' afirma que recibió 8.000 euros de Diplocat

Turno para los llamados 'observadores' internacionales del referéndum del 1-O en el juicio del 'procés'. La directora de uno de los grupos de expertos internacionales que estuvieron presentes en Cataluña el día de la consulta, la neozelandesa Helena Catt, ha reconocido que fueron contratados por Diplocat, que les pagó sus honorarios y los gastos del viaje y la estancia, pero ha negado que su misión fuera la de ser observadores electorales en su declaración como testigo. El exparlamentario regional alemán Bernhard Von Grünberg, por su parte, ha declarado que él estuvo en Cataluña el 1-O por "interés personal" fuera de este grupo y que sufragó él mismo todos sus gastos.

Helena Catt, que ha sido llamada a declarar a propuesta de la Fiscalía, ha explicado que el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña la contrató como directora de un grupo de investigación internacional para hacer un informe sobre el "contexto" de lo que estaba pasando en Cataluña entre julio y octubre de 2017 desde una perspectiva "histórica y social".

"En absoluto [era un amisión electoral]. Llevábamos a cabo un proyecto de investigación (...) El hecho de que presenciáramos el referéndum no hace que nuestro trabajo allí sea una labor de observación electoral", ha insistido la testigo. Una misión electoral implica, según ha argumentado, que se elabore un veredicto final sobre si la votación ha sido justa y el resultado es válido y ha añadido que nadie les pidió que hicieran esa labor.

La directora de uno de los grupos de expertos internacionales que estuvieron presentes en Cataluña el 1-O, Helena Catt, que ha sido llamada a declarar a propuesta de la Fiscalía, ha explicado que el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña la contrató como directora de un grupo de investigación internacional para hacer un informe sobre el "contexto" de lo que estaba pasando en Cataluña entre julio y octubre de 2017 desde una perspectiva "histórica y social". Niega que fuesen contratados como observadores electorales.

Sin embargo, la Fiscalía sostiene que la Generalitat contrató a través de Diplocat observadores internacionales "para legitimar el referéndum", entre ellos, los liderados por la testigo. Este grupo recibió cerca de 114.600 euros en concepto de honorarios y más de 62.700 en gastos de alojamiento, viajes y otros, según el escrito de acusación que recoge otros gastos que demostrarían, el delito de malversación. De hecho, la fiscal Consuelo Madrigal ha dirigido su interrogatorio a intentar demostrar que hicieron labores propias de observadores internacionales y que cobraron por ello.

La directora de uno de los grupos de expertos internacionales que estuvieron presentes en Cataluña el día de la consulta, la neozelandesa Helena Catt, ha reconocido que fueron contratados por Diplocat, que les pagó sus honorarios y los gastos del viaje y la estancia, pero ha negado que su misión fuera la de ser observadores electorales en su declaración como testigo.

Helena Catt ha reconocido que ella cobró 8.000 euros de Diplocat a través de transferencia bancaria y ha sorprendido a las acusaciones cuando ha dicho "no sé lo que ocurrió" el 20 de septiembre de 2017 -el día de la manifestación multitudinaria frente a la Consellería de Economía en contra de los registros y detenciones- a pesar de que ha dicho que estuvo en Cataluña desde el día 4 de ese mes precisamente para dirigir el estudio sobre el "contexto" político y social en Cataluña.

Las defensas han intentado preguntar a la testigo si el informe recogió "vulneraciones de derechos humanos" el día del referéndum, pero el presidente del tribunal, Manuel Marchena, lo ha impedido recordando que ha sido llamada por la Fiscalía en relación al dinero que cobró por su trabajo no por el contenido del mismo. El juez ha pedido que no conviertan a la testigo "en una perito" y que no van a "permitir" que venga alguien a "valorar si se vulneran derechos humanos" porque es algo que tendrá que decidir la Sala.

Un exparlamentario alemán asegura que se costeó él el viaje

Por la mañana, el exparlamentario regional alemán Bernhard Von Grünberg ha asegurado este miércoles que se costeó "íntegramente" los gastos de su estancia en Cataluña esos días como hace con todos sus viajes para mantener la "independencia" y que le consta que otros compañeros hicieron lo mismo.

El testigo, que ha sido propuesto por las defensas y que ha declarado en alemán con traducción consecutiva, ha subrayado también que no percibió ninguna "actitud violenta o agresiva" en los votantes sino una "admirable tranquilidad o contención" a pesar de que existía, en su opinión, una situación de "amenaza" e "intimidación" ante la posibilidad de que las fuerzas de seguridad intervinieran en cualquier momento para impedir las votaciones.

Un exparlamentario alemán niega una "actitud violenta o agresiva" por parte de los ciudadanos el 1-O

Von Grünberg ha insistido en que acudió a Cataluña por su "interés político y personal" para presenciar "sin partidismo" lo que estaba sucediendo en España y ha subrayado que las personas que se desplazaron por el referéndum del 1-O como él "no eran observadores electorales como tal" porque su objetivo no era "validar" la votación en la misma línea que ya defendió el exvicepresidente de Diplocat Alberto Royo en su declaración como testigo cuando insistió en que eran "visitantes internacionales".

El observador del 1-O Von Grundbergm asegura que él se costeó el viaje para mantener su "independencia"

Sobre su relación con Diplocat, el testigo ha asegurado que mantenía un diálogo "constante" con Alberto Royo, pero que la iniciativa de acudir a Cataluña "en ningún momento fue por parte de él". Ha explicado también que durante el 1-O les acompañó una persona de Diplocat, pero que tuvieron libertad para decidir a qué centros acudían.

Von Grünberg ha señalado también que su "impresion" es que la votación fue organizada por la sociedad civil sin medios del Govern y ha relatado que en uno de los colegios vio lesionados por proyectiles de gomas. Ha señalado también que en otro, el Ramón Llull de Barcelona, la Policía rompió las puertas para entrar pero ha reconocido que él llegó después de que ocurrieran estos hechos. 

El interrogatorio del testigo ha dejado algún que otro momento de tensión como cuando la fiscal Consuelo Madrigal le ha preguntado por si se había interesado por otros procesos independentistas en su país como el de Baviera. El presidente de la Sala, Manuel Marchena, ha considerado la pregunta impertinente y le ha dicho que si quería "descalificar" el testimonio del declarante lo podía hacer en su informe final. "Sí, sí, lo quiero descalificar", ha respondido Madrigal.

14 horas - Uno de los observadores del 1-O declara que pagó sus gastos

Al final del interrogatorio, el abogado Andreu Van den Eynden, que defiende a Oriol Junqueras y Raül Romeva, ha hecho la apreciación de que el término alemán "angst" significa "miedo" pero que el traductor no lo había trasladado así al hablar de lo que sintieron los votantes ese día. Este último ha respondido que literalmente es "miedo" pero que él lo había traducido como "intimidación" o "sentirse intimidado" y que creía que estaba en el "rango de oportunidad".

Fe de erratas: ACNUR España ha desmentido que Bernhard Von Grünberg sea vicepresidente de el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Alemania como se ha informado en un primer momento según lo declarado por el testigo en sede judicial y la traducción consecutiva realizada por el traductor alemán-español.

Noticias

anterior siguiente